Trauma psicosocial

Imagen de clbustos

Trauma Psicosocial

Bustos, María de los Angeles

2005


Trauma Psicosocial

Durante el transcurso de la historia, las distintas sociedades se han visto influenciadas por diversos hechos que de alguna forma las modifican, benefician o afectan y marcan por el resto de su existencia.

Algunos de esos hechos pueden ser completamente negativos y separadores, llegan a dividir aquellas sociedades en grupos específicos, pudiendo llegar al punto de transformarles en profundos rivales. Sin duda estos hechos van acompañados de un profundo sentimiento que no solo afecta a la sociedad como conjunto, sino que también afecta a cada elemento que la compone, en este caso las distintas personas que participan en ella.

Latinoamérica y los diversos países o sociedades que la componen no se han visto exentos de estos hechos y sus respectivas influencias, que en este caso llamaremos hechos perturbadores.

Estos hechos perturbadores cuando afectan a una sociedad, generan un cambio negativo en ella, tanto la sociedad como sus elementos se ven afectados por éstos, y de todo esto nace, lo que hace mucho tiempo un sacerdote y psicólogo salvadoreño (Ignacio Martín-Baró) llamó, trauma psicosocial.

En primer lugar lapalabra trauma es un término que se refiere a las lesiones que dejan un efecto relativamente permanente, una herida que deja huella.

En el caso de la psicología, suele hablarse de trauma para referirse a una vivencia o experiencia que afecta de tal manera a la persona que la deja marcada, deja en ella un residuo permamente, que a su vez, le es completamente desfavorable.

Ignacio Martín-Baró formuló el concepto de trauma psicosocial, aludiendo a las relaciones perturbadas por la guerra que, en esos momentos, tenía lugar en el Salvador y cómo éstas afectaban a cada individuo. En otras palabras, el trauma psicosocial se refiere al importante impacto que tiene el hecho pertubador, en este caso la guerra, sobre la sociedad y como este se cristaliza en cada persona, porque hay que aclarar que este trauma no produce un efecto uniforme o común a toda la sociedad, sino que este efecto dependerá de la vivencia particular de cada individuo. Por otro lado, se trata de un trauma acumulado producto de una secuencia traumática y que este hecho perturbador del que se habla, no sólo actúa como causa sino que también como elemento permanente de esta patología (trauma).

Para ampliarlo a todas las sociedades, se puede definir el trauma psicosocial como algún proceso histórico que puede haber dejado afectada a toda una población, la traumatiza, en el sentido de que sus relaciones sociales se encuentran perturbadas, lo que se expresa en procesos psicosociales que tienden a la instauración de la desconfianza, la rigidez, el escepticismo y la violencia como forma de resolución de conflictos.

Cabe mencionar, dos aspectos que deben tenerse en cuenta al momento de referirse respecto al trauma psicosocial: primero, que la herida que afecta a cada persona ha sido producida en conjunto, o sea, socialmente, por lo tanto sus raíces no se encuentran en un solo individuo sino que en su sociedad; segundo, que su sustento lo encuentra en la relación entre en individuo y la sociedad a través de diversas mediaciones institucionales, grupales y incluso individuales.

I. Martín-Baró reconoce 3 ejes, desde los cuales se pueden reconocer los síntomas o causas de una sociedad que padece un trauma psicosocial: en primer lugar está la violencia, que orienta los mejores recursos de cada contendiente a la destrucción de su rival; la polarización social, que corresponde al desplazamiento de los grupos hacia extremos opuestos, con el consiguiente endurecimiento de sus respectivas posiciones ideológicas y la presión sobre las diversas instancias sociales para que los otros se adhieran a su posición y por último la mentira institucional, que va desde la desnaturalización del objeto hasta el ocultamiento ideológico de la realidad social.

Con el fin de ejemplificar cada uno de estos ejes se puede mencionar la película argentina llamada "La historia oficial" donde se trata de mostrar a escala, por medio de la historia de una familia, la realidad macrosocial (respecto al conflicto interno que tuvieron) de ese país y como los 3 ejes representados pueden dar claras muestras del trauma psicosocial que los afecta.

La película nos relata la historia de una familia en la cual una pareja tiene una niña adoptada, familia en la cual sólo el padre conoce la procedencia de su hija, mientras que la historia central gira en la curiosidad que incitan ciertos hechos y los posteriores descubrimientos que va haciendo su madre respecto al origen de su niña.

Esta historia nos describe un ambiente tras un conflicto nacional, donde hay toda clase de odios, misterios, penas, desapariciones, etc.

Esa madre, casada con un hombre opuesto a todas esas personas que eran contrarias a su régimen, comienza a indagar acerca de la procedencia de su hija llegando a sorpresivas y dolorosas conclusiones, viendo que su vida, que por muchos años consideró normal y libre de secretos, era tan solo una burbuja de cristal donde vivió sorda, ciega y muda por mucho tiempo, descubrió que su hija, era realmente hija de una pareja de "detenidos desaparecidos" (totalmente contrario a lo que apoyaba su marido) y que su marido, lamentablemente, siempre le había escondido toda la verdad. Esta madre tuvo que enfrentar su propio miedo y distinguir lo que era complacer a su marido o aliviar su conciencia, en otras palabras enfrentar la verdad.

La violencia está bien ejemplificada en una situación de la película, ocurre cuando la madre ya sabiendo toda la verdad, enfrenta a su marido y éste no pudiendo contenerse la golpea ferozmente, defendiendo su propia ideología, tanta era su rabia que el descontrol se apoderó de su persona, ni siquiera viendo que era su mujer, la persona a quien había elegido para amar eternamente, sino que estaba tan cegado por este pensamiento que, supuestamente, llegó a verla como su más temido rival y orientó su fuerza para destruirla porque amenazaba con destruir su "realidad".

La polarización social se vislumbra en esta historia, cuando esta señora se siente completamente desorientada al momento de sentirse obligada a elegir entre apoyar la posición de su esposo o enfrentarse a su realidad y apoyar, o más bien ayudar, a la supuesta abuela verdadera de su hija en el desastroso encuentro que ambos tuvieron en su casa. Tal como ha dicho Elizabeth Lira en uno de sus textos, en estos casos una persona siente que no se puede dar el lujo de ser neutral, y eso es lo que le pasa a esta señora, quien se siente obligada a asumir en uno de los dos bandos, se siente presionada, ya sea por su conciencia o por su sentimiento de obligación, y eso puede ser lo que la aflije profundamente.

Respecto de la mentira institucional se puede ver cuando las personas opositoras le negaban a esta señora la verdadera información respecto al verdadero origen de su hija, por ejemplo en la escena cuando esta persona va a la iglesia a buscar el apoyo y ayuda del sacerdote, éste le niega todo y prácticamente la manda a su casa diciéndole que se olvide de la historia y que viva con lo que tiene, le dificultan el paso a la verdad. Como también hay una escena cuando ella le pregunta por primera vez a su marido acerca del origen de su hija, éste se enoja un poco y también evade el tema diciendo que no se preocupe por esas cosas y que siga con su vida tal como está. Esas personas no querían que ella supiera que su hija era hija de desaparecidos, claro ejemplo del ocultamiento de la verdad.

Como se dijo anteriormente esto no alude directamente a la realidad total de Argentina, pero sí trata de reflejar, en una forma de maqueta o espejo, como el problema afectaba las relaciones sociales, en este caso la familia y cómo este a través de los 3 ejes podía ser analizado.

Buscando el concepto de trauma psicosocial y sus efectos en otras sociedades, aparace inmediatamente (a juicio de la autora) en la realidad chilena, donde durante la década de los 70 se dio lugar, más bien comienzo, de lo que sería un trauma psicosocial, a partir de lo que se llamó "el golpe de estado", incluyendo su antes y su después.

Este suceso, analizado por la psicóloga chilena Elizabeth Lira, tiene un largo trasfondo que viene desde tiempos inimaginables. Ella nos habla acerca de la forma en que se constituyó la sociedad y sus leyes, como también las bases donde se asentó la realidad de este país.

Se mencionan las masacres que tuvieron lugar en el país a lo largo de la historia, teniendo un efecto aterrorizador no solo sobre la sociedad y sus individuos, sino que también sobre las organizaciones y su capacidad de convocatoria, al utilizar la matanza como forma de acabar con los conflictos.

El golpe militar fue un suceso más que se valió de éstos métodos, mediante coerción y amenaza, porque se sabía que la mejor garantía para la estabilidad del sistema social y político era utilizar ese miedo a la transgresión de las normas.

Uno de los ejes puede apreciarse claramente en la realidad chilena, de antes y de hoy, aunque se puede decir que eso ya está cambiando lentamente, es el de la mentira institucional, en Chile no se hablaba del tema, ni de muertes, represiones o torturas, sino que cada persona de este país, al menos la mayoría, eran ciegas, sordas y mudas ante los hechos, porque todo estaba prohibido. El silencio pasó a ser algo característico de los chilenos porque nadie se atrevía a mencionar lo que estaba pasando, porque hacerlo estaba prohibido y si se hacía sería sancionado, y se sabía que la pena por eso no era leve, sino que odía significar la muerte. Además se utilizó la amenaza como instrumento político pero fue negada sistemáticamente por quiénes la utilizaban, era un método invisible pero sí muy efectivo, porque podía provocar tal nivel de sometimiento que nadie más lo mencionaba como también lo negaban.

Por otro lado tenemos la polarización social que fue parte característica de ese período, aquí nuevamente surge lo que mencionaba E. Lira respecto a que nadie podía darse el lujo de ser neutral, porque si lo hacía por cualquiera de los dos lados se le atribuía el contrario, la gente era de izquierda o era de derecha, no existían puntos medios. Como se pudo ver en el video "Fernando ha vuelto", se mostraban imágenes en las que diversas personas durante esa época opinaban y se podía ver la rabia extrema que sentían ya sea los derecha y los de izquierda, se olvidó el concepto de hermandad y que básicamente todos los seres humanos son iguales, con plena facultad de opinión y que merecen los mismos derechos. Eran dos ideologías enfocadas en disminuir al bando contrario, uno de los dos tenía que ganar, ambos grupos eran los malos o los buenos, dependiendo de donde se viera.

Y ya en último lugar pero lo que salta a la vista facilmente es el eje que corresponde a la violencia, en Chile se vio que la tortura y los enfrentamientos entre grupos dominaron el ambiente de ese tiempo, como mencionaba E.Lira, las campañas del terror por parte del sector pinochetista y sus simpatizantes, que trataban de atemorizar a la gente a fines de los 80 para que no se diera lugar a un cambio político, aludiendo a la inestabilidad y atribuyendo esa propia violencia al grupo contrario que no había hecho nada. También, hay que tener en cuenta que hasta el día de hoy se pueden suscitar peleas enardecidas entre amigos o familiares cuando se trata el tema, en que cada uno defienda sus distintas visiones. No se acostumbra a tratar el tema en calma y bajo un diálogo abierto y comprensivo, que sea capaz de autoanalizarse y de aceptar la posición del otro.

Se puede apreciar facilmente que durante este período y tal vez hasta el día de hoy se siga sufriendo un trauma psicosocial, porque hay elementos característicos aparte de los ejes que permiten reconocerlo, ya sea por el miedo que las personas tenían a la aniquilación, la pérdida de la autonomía del yo, el desamparo, pérdida de la integridad personal, el debilitamiento de la personalidad, etc; E. Lira habla de las investigaciones que hace unos años se hicieron respecto del sentimiento de las personas tras el régimen militar y se pudo ver todas esas variables, y que seguían afectando a las personas.

Concluyendo esta pequeña revisión, se puede decir que es deber de cada gobierno y principalmente de la psicología el encarar estas realidades, fomentando siempre la primacía de la verdad por sobre todas las cosas, buscando la manera de eliminar o disminuir el miedo tras la amenaza, buscar una manera de intervención psicológica para así solucionar el problema y buscar evitar que algo así pase otra vez, el efecto devastador que tiene un hecho perturbador y su posterior trauma psisocial.

Hay que velar porque todo esto se lleve a cabo, porque mientras no se produzca un cambio significativo en las relaciones sociales el tratamiento de las consecuencias de este trauma seguirá siendo incompleto.

Bibliografía

Martín-Baró, I. (1989) . La violencia política y la guerra como causas del trauma psicosocial en El Salvador. Revista de psicología de El Salvador. 9 , 1

Morales, G. (1997) . Subjetividad, psicología social y problemas sociales. Revista de psicología/ Universidad de Chile. 6 , 1

Lira, E. (1991) . Psicología de la amenaza política y del miedo. ILAS/CESOC : Santiago.

Película: "La historia oficial"(1985). Director: Luis Puenzo

Imagen de Germán Morales

Estimada María Angélica

Estimada María Angélica Bustos,
El texto de psicología del miedo está mal citado.
Las autoras son Elizabeth Lira & María Isabel Castillo.
Saludos cordiales,
Germán Morales

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
If you have a Gravatar account, used to display your avatar.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img> <h2> <h3>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato