La Prepubertad, según Remplein.

Imagen de clbustos

En los hombres se expresa en una fase unitaria correspondiente a la segunda edad de la obstinación, la cual es un conjunto de formas de comportamiento en el trato social negativas, caracterizadas por la indiferencia al hogar, la insubordinación a la autoridad y el mal genio. En los hombres se expresa en formas agresivas, constituyendo la edad del pavo, que dura 2 o tres años; en las mujeres, se muestra como aislamiento que da origen a la fase negativa, que dura entre 6 meses a un año.

En la prepubertad se producen variadas transformaciones corporales. Los signos de la maduración comienzan a presentarse en las niñas a los diez años y medio con el crecimiento de los pezones, el redondeamiento de las caderas y el nacimiento del vello pubiano y axilar; en los hombres, los cambios comienzan a los 11 años con el agrandamiento de los testículos, el alargamiento del escroto y del miembro viril y la aparición de vello en los genitales. El principal signo del segundo cambio configuracional es el gran crecimiento en altura (8-10 cm. por año), que se produce asincrónicamente - se lleva a cabo primero en las extremidades - lo que lleva a la disarmonía pubescente: tronco corto y estrecho, junto a piernas muy largas, manos y pies muy grandes y rasgos faciales toscos. Concomitante a la disarmonía externa encontramos la disarmonía motora.

El prepúber presenta una gran labilidad en su comportamiento, que fluctúa entre los polos de una gran actividad y de la pereza. El rendimiento general, tanto en lo académico como en lo físico, experimenta un importante deterioro. Es característico el afán de experiencias (exploraciones, aventuras, viajes), que si no es satisfecho, es reemplazado por el fantasear. Al terminarse los estímulos, el prepúber cae fácilmente en el aburrimiento. La dirección de los impulsos no está muy determinada, por lo que la actividad se diluye en variadas activades: de vez en cuando, la acumulación de tensiones puede provocar violentas acciones en corto-circuito

Esta es una fase de desintegración psicológica, donde la disarmonía íntima es producto del choque de las tendencias del pubescente(introspección) con las del niño mayor(extraversión).

En las funciones de orientación encontramos el paso del pensar intuitivo concreto al abstracto conceptual y del uso de la memoria mecánica al de la memoria lógica discursiva, que exige la comprensión de los contenidos aprendidos.

El impulso sexual se diferencia del resto de la vida psíquica y cobra independencia que rompe la estructura psíquica del niño. Este impulso se manifiesta de una más abierta y más centrada en lo genital en los varones, en tanto en las mujeres su presencia es más difusa y atada a la ternura; esta propiedad difusa del impulso sexual en la mujer la hace más vulnerable a caer en el extravío sexual si tiene experiencias desfavorables.

El conocimiento sobre el tema sexual puede provocar desasosiego en el joven, que tenderá a aislarse. La educación sexual deberá realizarse de manera paulatina, abarcando la integridad del ser humano y de forma individual.

La inseguridad con respecto al objeto del impulso sexual hace caer a los jóvenes en la masturbación o en la homosexualidad, que si son enfocadas por los educadores con el criterio adecuado, constituián sólo una fase pasajera dentro del desarrollo.

Entre las motivaciones más importantes de esta etapa encontramos el afán de poder, de renombre y de crítica, todos ellos intentos por suplir la pobreza interior y sobresalir por sobre el resto; el afán de independencia, que generalmente se realiza en contra de la casa paterna y el afán fluctuante por la compañía y por el aislamiento, de acuerdo a las condiciones fluctuantes del ánimo.

Los sexos se separan a esta edad. Las mujeres tienden a aislarse, en tanto los hombres se juntan para el juego, viviendo lejos de los adultos, con reglas propias de solidaridad y regulaciones definidas.

El suicidio se produce con peculiar cuantía en la prepubertad, como producto de una constitución psíquica débil o como efecto de la falta de confianza en las relaciones familiares del joven,

Los extravío más frecuentes en esta edad son en el hombre, el robo, y en la mujer, el de tipo sexual.

El sentimiento se presenta muy excitable y lábil, por lo que está etapa es caracterizada como emocional. El estado de ánimo es oscilante, se presenta una alta disposición al miedo y una alta reactividad a los estímulos.

La atención se dirige hacia sí mismo, y la autovaloración oscila entre el narcisismo y el complejo de inferioridad.

Se produce un cambio en los valores; se desmorona el mundo de los valores infantiles - indeferenciado y dependiente de la autoridad -,para dar paso a la consciencia personal.

Segunda versión

Para comenzar, Remplein plantea que la prepubertad es la edad de la obstinación y del segundo cambio configuracional. Esta etapa se presenta en los hombres como un período unidireccional, en cambio en las mujeres, se destacan 2 subetapas. La primera se caracteriza por rasgos positivos (de la última infancia) y la segunda, por rasgos negativos (acercamiento de la pubertad). En la mujer se produce mutabilidad del actuar, se torna sumisa, inquieta, sensible. Estos aspectos negativos dan nombre a la "fase negativa" Sobre las transformaciones corporales de la pubertad, se producen variaciones que tendrán incidencia en la adquisición de madurez. Se producen las diferencias físicas entre sexos, así como crecimiento en la altura, en el que se pueden obtener hasta 8 o 10 cm. por año. Este crecimiento conlleva una disarmonía pubescente, debido a la alteración de las proporciones corporales. Pero se debe destacar que las disarmonías que se producen, afectan a los jóvenes en diferentes intensidades, dependiendo por ejemplo del sexo y de la diferencia constitucional. Esta es una fase de transformación y desfiguración. A su vez, esta disarmonía corporal se traduce en una disarmonía de la configuración motora, tanto de la conducta inconsciente como de la consciente; se da un desequilibrio en los gestos, una descomposición de los movimientos. Tropiezan con sus propias piernas, no saben dónde colocar sus manos. En el hombre comienza el cambio de voz. Característica de esta etapa es la alternancia entre polaridades, por ejemplo: travesuras-relajamiento, osadía-timidez, etc. Se produce un desarme de la conducta, una desorganización de la actividad, de las fuerzas. Se presenta una tendencia al comportamiento negativo y extremo, por lo que se ha designado a esta etapa "edad de la obstinación". Los hombres se inclinan a la irritabilidad y las mujeres a la falta de iniciativa y negativismo. La inestabilidad, negativismo y laxitud llevan a una baja preocupante en el rendimiento escolar y hacia la familia. Los jóvenes tienden a una mayor fatiga psicofísica. Se debe evitar el exceso de trabajo en esta edad; ya que además, el niño presenta una labilidad neurovegetativa. Se produce una desintegración y transformación psicológicas, ya que el joven debe aprender a lidiar con dos tendencias: la de niño mayor y la de pubescente. Se acrecienta la importancia del despertar sexual. Se contraponen una activa extraversión y una introversión pasiva. El desequilibrio interior que se produce, no se da de la misma forma en todos los jóvenes, dependiendo de los tipos constitucionales armónicos, del medio ambiente, etc. Es una fase de cambio en la estructura psíquica. Se da una transformación del pensar intuitivo concreto en pensar abstracto; una mayor facultad de abstracción. Se abre el mundo de lo posible, se relaja la facultad de concentración. Se desarrolla el pensar técnico-constructivo como una forma particular de talento técnico, además de la memoria lógico-discursiva. Existe un gran desarrollo de las representaciones y de la memoria intuitiva; se presentan fenómenos eidéticos en un alto porcentaje de éstos jóvenes. Encontramos muy a menudo la conducta del fantaseo, cuyos resultados son celosamente guardados por sus creadores. La fantasía permite la fácil satisfacción suplente de los deseos frustrados, ya que la realidad le exige mucho o no le permite realizar ciertas acciones. Sobre los impulsos, se presenta una inquietud instintiva, no se sabe lo que se quiere y se da una avidez de experiencia además de una inclinación a la exageración y un aburrimiento extremo. En el caso del impulso sexual (el cual es denominado "fuerza demoníaca" por Remplein), se desarrolla la líbido y un deseo indiferenciado de placer. Se presentan apetito e interés sexual. En el hombre, el impulso se da de manera más cruda que en la mujer, en la cual el deseo sexual no es frecuente(¿); y que por lo demás, tiende a unir lo sexual con necesidades anímicas y vivencias psíquicas. El o la joven rechaza al sexo opuesto, pero al mismo tiempo siente una tremenda curiosidad hacia él.. Con relación a la iniciación sexual, se impone miedo y consternación ante la responsabilidad. La iniciación sería necesaria para ayudar al joven a "encontrar su camino". Debe ser paulatina y profunda, remarcando la importancia del amor en lo sexual. Dado que la tensión psíquica llega a su límite, se desahogaría mediante la masturbación, la cual más allá de esta edad es condenada como inmoral (¿), lo cual daría paso a sentimientos de culpabilidad por parte de quien la practica. Sobre la homosexualidad, que en este texto es tomada como una desviación, una conducta sin amor ni sentimientos entre quienes la practican, el educador puede tener un papel de "encaminador". En el prepúber se desarrolla un afán de emancipación y libertad de los padres; se presentan conflictos serios en el seno familiar, si es que este existe. Cada sexo reacciona de diferente forma a este punto. Debe presentarse una educación mediadora, perseverante y coherente. Existe una gran discrepancia entre el mundo exterior y el interior del joven; Contradictoriamente se producen afanes de convivencia, compañía y de una introversión pasiva con tendencia al aislamiento. Los jóvenes intentan hacerse ver y valer. Si los padres o la persona a cargo del joven pierde el control sobre éste, el joven puede caer en extremos como huídas, crimen, vagabundeo suicidio, extravíos, asesinatos, etc. El joven comienza a interesarse en actividades como el coleccionismo, la cual realiza rigurosamente. Se desarrolla un "querer" sin directriz, expresado en una mayor voluntad de acción. Se presenta una propensión al miedo, el cual se disfraza de arrogancia y osadía. Aumenta la predisposición a las emociones y a la obstinación; la sensibilidad, vulnerabilidad e irritabilidad. La vergüenza está relacionada con acciones que se consideran "prohibidas e inmorales"; afectando principalmente a las mujeres, por lo cual "debe fomentarse el sentimiento de pudor". Se desintegra el mundo valorativo infantil para dar paso al de la madurez, por lo tanto se toman las normas valóricas aplicadas por los adultos. Los valores serían subjetivos y lábiles en esta etapa. Comienza a aparecer la conciencia personal. En relación al sentimiento religioso, se tiende a desarrollar uno personal, ya que la incomprensión por parte de los padres, asumida por el joven, lo llevaría a acercarse a Dios.

Imagen de li

hola, estoy buscando estos

hola, estoy buscando estos terminos segun la adolescencia, que significa: Moratoria psicosexual, maduracion, e invasion del espacio adolescente.

me podrian ayudar con esto es que me urge y no logro encontrar estos terminos por ningun lado.

Gracias.

Imagen de Mi pagina web

Me parece un post genial ...

Me parece un post genial ... ya no queda de esto por la red....
Un saludo

Imagen de Mi web

Enhorabuena por el post

Enhorabuena por el post

Imagen de maria_SE

Buen artículo! Gracias

Buen artículo! Gracias Siempre es bueno leer sobre sexualidad e informarse.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
If you have a Gravatar account, used to display your avatar.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img> <h2> <h3>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato