consultorio psicologico

  • Conductas protectoras para prevenir el abuso sexual infantil

    CONDUCTAS PROTECTORAS PARA PREVENIR EL ABUSO SEXUAL INFANTIL Se entiende por abuso sexual infantil como cualquier actividad sexual con un menor, incluye el contacto sexual acompañado con la fuerza o amenazas, y cualquier contacto sexual entre un adulto y un niño, con independencia de que haya engaño o de que la victima comprenda la naturaleza de la actividad. El contacto sexual entre un adolescente y un niño más pequeño también puede considerarse como tal cuando exista una diferencia significativa de edad (cinco años o más). La actividad sexual puede incluir penetración, tocamientos o actos sexuales que no incluyen contacto como el voyeurismo. Anna Salter lo define como “un niño que se involucra en contactos sexuales con adultos o niños mayores, entre tres a cinco años, debido a su ignorancia, confusión, manipulación o temor o dependencia psicológica, por lo tanto, no debe ser rotulado como participante”. Por otro lado, Cohen (1971) encontró cuatro tipos de violadores: 1. El violador por desplazamiento de la agresión, que utiliza la violación para expresar su cólera y dañar a su víctima, a menudo su esposa o novia. 2. El violador compensatorio que satisface mediante la agresión las necesidades sexuales que no logra resolver por métodos normalizados. 3. El violador de difusión sexual y agresiva, que sería un agresor sádico a quien excita el sufrimiento de sus víctimas. 4. El violador impulsivo, que no planifica la violación, sino carente de freno, actúa ante la ocasión que se le ofrece con motivo de otras acciones, como el robo. Si bien es cierto que el abuso sexual infantil no se puede prevenir completamente, pero lo que señala las investigaciones es que un niño informado sexualmente tiene seis veces menos posibilidades de ser abusado en comparación con aquel niño que no recibió información.

  • Cuando existen diferencias significativas de edad en la pareja

    CUANDO EXISTEN DIFERENCIAS SIGNIFICATIVAS DE EDAD EN LA PAREJA Las diferencias significativas de edad entre dos miembros en la pareja pueden ocasionar dificultades en sus relaciones. Si su pareja es cuatro o cinco años mayor o más joven, eso no representa mayor diferencia. En cambio, si entre usted y su pareja hay una diferencia de edades entre diez años o más puede provocar dificultades. Ahora reconoceremos como esas diferencias pueden afectar de una u otra manera la relación: ¿Qué sucede cuando Ud. es mayor de edad que su pareja? 1. Puede sentirse impaciente con su pareja, es decir puede sentirse que pierde la paciencia ante su grado de inmadurez y falta de experiencia en la vida. Mientras usted ya ha aprendido a pedir lo que necesita y a hacerse cargo de su propia vida, no es fácil observar a su pareja se tambalea al enfrentarse a las mismas responsabilidades que usted ya ha pasado. 2. Tiene la tendencia de actuar como madre o padre en la relación. Cuando se tiene diez, veinte o treinta años más, es muy probable tienda a ofrecer permanentemente consejo, corregir y dirigir. Empieza a actuar como papa o mama frente a un hijo, mientras que la otra parte responde como lo haría un adolescente rebelde, lo que pueda originar una relación no saludable en base a peleas, discusiones, pugna por tener la razón. 3. Tiene mayor éxito financiero que su pareja. La superioridad financiera puede generar tensión entre ambos, quizás sienta resentimiento por ser el que aporta más, o quizás tenga la impresión de que debería usted tomar las decisiones sobre que gastar porque tiene mayores ingresos. 4. Puede sentir el deseo de controlar a su pareja, algunos miembros por el hecho de tener más dinero, más éxito y experiencia, experimentara la tentación de sentirse superior al otro miembro de la pareja. ¿Qué sucede cuando Ud. es menor de edad que su pareja?