Educación Basada En Competencias

Por pei.ac01. En 2012-12-17 11:03:00 -0800
Educación Basada En Competencias
Joaquina Ocampo Ensuastigue
ASESOR: Ma. Amparo Miranda
Alumna de Maestría En Ciencias de la educación de la Universidad Bancaria de México.
RESUMEN
La evaluación con base en competencia, se orienta a evaluar las competencias en los estudiantes teniendo como referencia el desempeño de estos ante las actividades y problemas del contexto profesional, social, esta forma de evaluar toma como referencia evidencias e indicadores, buscando determinar el nivel de desarrollo de tales competencias. La educación es muy importante, y siempre se buscan métodos de enseñanza, de aprendizaje y la forma de evaluar, ya que depende de la evaluación la acreditación de las materias. El objetivo de este trabajo es describir el proceso para la formación de los futuros profesionistas.
PALABRAS CLAVE. Educación, Enseñanza, Competencias, Evaluación.

INTRODUCCIÓN
El presente trabajo llamado Educación basada en Competencias se centra en los resultados obtenidos en el aprendizaje y sus implicaciones de forma integral principalmente en el estudiante de nivel universitario.
En las instituciones de educación superior, las evaluaciones por competencias han desplazado a la forma tradicional de evaluación, dándoles a los alumnos más oportunidad para desarrollar capacidades o aptitudes para el mejor desarrollo académico, ya que en un futuro lo van a reflejar en el trabajo y en su vida personal.
La evaluación de los logros de aprendizaje dependen en gran medida del método de enseñanza utilizado para impartir o introducir los conocimientos necesarios a los educandos, ya que de ahí se parte para obtener los parámetros para dichas evaluaciones.
Los mecanismos de evaluación son muy complicados, por lo tanto constantemente se buscan nuevas formas o métodos para evaluar, lo importante es saber que son las competencias y que tienen que hacer los alumnos para alcanzar a desarrollarlas y obtener una calificación óptima para avanzar al siguiente semestre.
Sabemos que la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación son procesos inseparables que, si bien podemos organizarlos en momentos diferentes, adquieren un significado cuando interactúan entre ellos. La enseñanza y la evaluación pretenden proyectar situaciones concebidas específicamente para favorecer el aprendizaje: quitan barreras a través de diferentes procesos, entre el alumnado y los saberes académicos, artísticos, científicos y sociales que han de formarlos. Este trabajo trata de estos procesos o mecanismos que, respondiendo a unas intenciones educativas, se tienen que basar en criterios para realizar las acciones que permitan la adquisición pertinente y significativa de competencias. En los parágrafos que siguen, estableceremos una línea divisoria entre enseñanza, aprendizaje y evaluación pero, aun así, hay que entender que esta división es artificial y se hace para organizar el trabajo realizado y establecer parámetros.
OBJETIVO
El objetivo es analizar la evaluación por competencias y tener en cuenta cuales habilidades se requieren para aplicar este método, es primordial saber que habilidades se pueden desarrollar para cimentar en los alumnos las habilidades necesarias para trabajar y obtener dichas herramientas, además de fomentar la responsabilidad en lo que realicen. También conocer el nivel de estudio y las capacidades que desarrolla cada estudiante al igual que su seguridad personal, ya que es de gran importancia darles un seguimiento para para saber que el alumno es capaz de sortear los retos que se les presenten en el futuro. Además fomentar el gusto por el estudio y fomentar la responsabilidad en cada estudiante para trabajar.
PREGUNTA DE INVESTIGACIÓN:
¿Por medio de la evaluación por competencias es posible que el estudiante alcance un mayor desempeño en su estudio y posteriormente se vea reflejado en su trabajo?
Existe la posibilidad de fomentar la responsabilidad en el estudiante mediante competencias para un mejor desempeño en el estudio para terminar satisfactoriamente su carrera y posteriormente como profesionista. Qué impacto tienen los parámetros de evaluación por competencias en alumnos que han sido evaluados con los métodos tradicionales.
La evaluación de competencias y por competencias es un proceso de retroalimentación, y certificación de los aprendizajes de los estudiantes de acuerdo con las competencias de referencia, mediante el análisis del desempeño de las personas en tareas y problemas pertinentes. Esto tiene como consecuencia importantes cambios en la evaluación tradicional, pues en este nuevo enfoque de evaluación los estudiantes deben tener mucha claridad del para qué, para quién, por qué y cómo es la evaluación, o si no está no va a tener el la significación necesaria para contribuir a formar profesionales idóneos. Es así como la evaluación debe plantearse mediante tareas y problemas lo más reales posibles, que impliquen un reto para los estudiantes.
EDUCACIÓN BASADA EN COMPETENCIAS
A finales de los años ochentas hay la necesidad de actualizar el sistemas de calificaciones profesionales en todos los niveles del ámbito educativo, la finalidad de esta actualización es incrementar la preparación de los profesionistas en el mercado internacional del trabajo mediante una forma integra de acreditación de forma estándar y universal. En este contexto entran las competencias, por medio de este concepto se forman profesionistas capaces y competentes en sus trabajos
El concepto original de competencias fue introducido por Leonard Mertens (1974), reflexionando sobre las exigencias del mercado de trabajo. Mertens considera las competencias como herramientas que ayudan a las personas a sobrevivir en un mundo de complejidad creciente y cambios acelerados.
COMPETENCIAS BÁSICAS
El programa Definition and Selection of Competencies(DeSeCo, 2003) impulsado por la OCDE define las competencias básicas o clave como aquellas que contribuyen al despliegue de una vida personal exitosa y al buen funcionamiento de la sociedad, porque son relevantes para las distintas esferas de la vida e importantes para todos los individuos. Como puede observarse el punto de la definición, o el sentido del valor que se le atribuye a un determinado conocimiento, habilidad, o capacidad ejecutiva, para que ésta sea una competencia clave, está tanto en que dicha competencia añade valor al individuo cuanto que de ello se espera un valor añadido para la colectividad y a la sociedad.
Si tomamos como referencia la definición de competencia básica que se desprende del otro documento que está sirviendo como referencia para la innovación educativa: la declaración del Parlamento Europeo y del Consejo (2006/962/CE), encontramos que se trata de una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto. Las competencias clave son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo (L394/13).
PISA (Programa para la Evaluación Estudiantil Internacional) destaca la importancia de aplicar lo aprendido en el mundo real evitando limitarse a la posesión del conocimiento que puedan suministrar asignaturas desconectadas entre sí.
En 2002 se da a conocer su propuesta de competencias en el proyecto denominado DeSeCo (Definición y Selección de Competencias)
EVALUACIÓN
La evaluación ha sido definida y conceptualizada de diversas formas. Así, Tyler2 definió la evaluación como una constante comparación de los resultados de aprendizaje de los alumnos con los objetivos previamente determinados en la programación de la enseñanza.
Scriven3, definió la evaluación, de la siguiente manera: La evaluación es una estimación o constatación del valor de la enseñanza, considerada no solo en sus resultados, sino también en su proceso de desarrollo: La evaluación sumativa se centra en el estudio de los resultados, mientras que la evaluación formativa constituye una estimación de la realización de la enseñanza y contiene en sí el importante valor de poder servir para su perfeccionamiento al facilitar la toma de decisiones durante la realización del proceso didáctico.
Cronbach4 definió la evaluación como la búsqueda de información y su comunicación a quienes han de tomar decisiones sobre la enseñanza
McDonald5 considera que la evaluación deber ser holística, es decir, tome en consideración todos los posibles componentes de la enseñanza: procesos, resultados, contexto. Así mismo considera que la enseñanza adquiere unas determinadas características distintas en cada situación, “por lo que es necesario acercarse desde una perspectiva ecológica y contextual de la evaluación misma”.
Stufflebeam6 señala que la evaluación “es el proceso de identificar, obtener y proporcionar información útil y descriptiva acerca del valor y el mérito de las metas, la planificación, la realización y el impacto de un programa determinado, con el fin de servir de guía para la toma de decisiones, solucionar los problemas de responsabilidad y promover la comprensión de los fenómenos implicados”.
ACREDITACIÓN DE ASIGNATURAS Y CURSOS
El proceso de evaluación es base primordial para mejorar las diferentes áreas educativas, existen normas en cada institución que fundamentan este tipo de evaluación dentro del ámbito educativo. Tenemos la Ley general de educación (Sección 4, artículo 29, 30 y 31), referente a la necesidad de realizar evaluaciones.
La acreditación de una asignatura es la forma en la cual se confirma que el estudiante posee las competencias que están definidas en una asignatura o programa de estudio y que son necesarias para el desarrollo del perfil de egreso.
La evaluación de las competencias es un proceso integral, permanente, sistemático y objetivo. Por lo tanto nos permite conocer las condiciones iniciales del aprendizaje, averiguar la forma en que los objetivos del aprendizaje están siendo alcanzados; además de designar, medir y determinar el grado de aprendizaje alcanzado en cada competencia específica con el fin de asignar calificaciones.
2Tyler, R.W. Principios básicos del currículo. Troquel. Buenos Aires, 1.973
3Scriven, M.The methodology of evaluation.En Stake, R. E. Aera Monograph series curriculum evaluation.Randa Mc Nally, Chicago, 1.967

El estudiante puede acreditar una asignatura en las siguientes oportunidades: curso ordinario y curso de repetición, y tiene los siguientes momentos para evaluar una competencia: Evaluación de primera oportunidad y Evaluación de segunda oportunidad.
También dependiendo de su desempeño están los cursos o los semestres que deben cursar y a los que tiene derecho un alumno y estos son los siguientes
Curso ordinario: Es en el que una asignatura se cursa por primera vez.
1. Evaluación de primera oportunidad: Es la evaluación sumativa que se realiza por primera ocasión ya sea en el curso ordinario o de repetición, durante el periodo planeado y señalado por el docente.
2. Evaluación de segunda oportunidad: Es la evaluación sumativa de complementación, que cumple con la integración de las evidencias no presentadas o incompletas en la evaluación de primera oportunidad y se realiza al finalizar el curso
Curso de repetición: Se efectúa cuando el estudiante no acreditó la asignatura en el curso ordinario y se lleva a cabo con las mismas oportunidades mencionadas en el párrafo anterior. Debe cursarse de manera obligatoria en el período posterior al que no acreditó la asignatura, siempre y cuando éste se oferte. Si el estudiante no acredita una asignatura en curso de repetición, tendrá derecho a cursarla por única vez en un curso especial.
El curso global: Se efectúa cuando el estudiante solicita cursar una asignatura y le permite acreditar sin asistir regularmente, convirtiéndose en un estudiante autodidacta. Se podrá solicitar el curso global de una asignatura no acreditada en el curso ordinario, inmediatamente del período semestral, siempre y cuando ésta se oferte, considerándose como curso de repetición.
El curso especial: Este se efectúa cuando el estudiante no acreditó la asignatura en curso de repetición y solo tendrá derecho a la evaluación de primera oportunidad. Sólo se podrá presentar curso especial en el siguiente período semestral o en verano, siempre y cuando éste se oferte. Si el estudiante no acredita la asignatura en el curso especial será dado de baja definitiva de los Institutos Tecnológicos dependientes de la Dirección General de Educación Superior Tecnológica.
LA ESCALA DE VALORACIÓN
La escala de valoración es de:
0 (cero) a 100 (cien) en cualquier oportunidad de evaluación y la valoración mínima de acreditación de una asignatura es de 70 (setenta).
En cualquiera de los siguientes cursos; ordinario y repetición, si en la evaluación de segunda oportunidad de una asignatura no se aprueba el 100% de las competencias específicas, se asentará la calificación de la asignatura como NA es decir no alcanza las competencias para acreditar que corresponde con la NO ACREDITACIÓN de la asignatura.
En el curso especial, si en la evaluación de primera oportunidad de una asignatura no se aprueba el 100% de las competencias específicas, se asentará la calificación de la asignatura como NA.
El nivel de desempeño de una competencia de un estudiante se establece con la valoración del docente de acuerdo a los indicadores del alcance de las evidencias previstas y tiene una valoración numérica entera para una Competencia alcanzada entre 70 y 100.

DESEMPEÑO NIVEL DE DESEMPEÑO VALORACIÓN
NUMÉRICA


C O M P E T E N C I A
A L C A N Z A D A Excelente 95 - 100
Notable 85 - 94
Bueno 75 - 84
Suficiente 70 - 74
COMPETENCIA NO
ALCANZADA Desempeño
Insuficiente NA
(Competencia no alcanzada)
TABLA 1. ESCALA DE VALORACIÓN.
El término competencia tiene una diversidad de interpretaciones conceptuales y se utiliza con múltiples significados y con diversos sentidos para abordar actividades relativas a la formación de recursos humanos empresas, a la capacitación de personal y, más ampliamente, a la formación profesional formal desde el nivel básico hasta el de licenciatura.
El término tiene múltiples fuentes teóricas (psicología, lingüística, sociología, filosofía, educación para el trabajo), ha evolucionado desde el enfoque centrado en la tarea y el enfoque centrado en el perfil hasta un enfoque holístico y complejo favorecido en el diseño de la formación profesional, desde el concepto de competencia laboral al concepto de competencia profesional integral.
La competencia ha sido definida desde diversos enfoques y autores:
a. Posee competencia profesional quien dispone de los conocimientos, destrezas y aptitudes necesarios para ejercer una profesión, puede resolver los problemas profesionales de forma autónoma y flexible, y está capacitado para colaborar en su entorno profesional y en la organización del trabajo. (Bunk, 1994).
b. La combinación dinámica de atributos con respecto al conocimiento y su aplicación, a las actitudes y responsabilidades que describen los resultados del aprendizaje de un determinado programa, o cómo los estudiantes serán capaces de desenvolverse al final del proceso educativo (Tuning, 2000).
c. Es la aptitud de un individuo para desempeñar una misma función productiva en diferentes contextos y con base en los requerimientos de calidad esperados por el sector productivo. Esta aptitud se logra con la adquisición y desarrollo de conocimientos, habilidades y capacidades que son expresados en el saber, el hacer y el saber hacer. (Mertens, 2000).
d. Un saber hacer con conciencia. Es un saber en acción. Un saber cuyo sentido inmediato no es “describir” la realidad, sino “modificarla”; no definir actitudes que permiten desempeñarse eficientemente en su área profesional, así como adaptarse a nuevas situaciones.
De ser necesario, transmitir sus conocimientos, habilidades y actitudes a áreas profesionales vinculadas; de manera integral para desarrollar funciones y situaciones de trabajo en el nivel requerido por el empleo e incluye la anticipación de problemas y la posibilidad de participar activamente en la mejora de su trabajo y de su actividad (Ceneval, 2004)
e. Un saber el qué, pero también un saber cómo. Las competencias son propiedades de las personas en permanente modificación que deben resolver problemas concretos en situaciones de trabajo con importantes márgenes de incertidumbre y complejidad técnica. (Larrain y González, 2003).
f. Conceptualmente, una competencia es un conjunto de conocimientos, características conductuales, destrezas, habilidades para la auto-observación y el autocontrol, y otros atributos, que correctamente combinados, frente a una situación de trabajo, predicen un desempeño óptimo (ICFES, 2005)
g. La “competencia profesional” se describe como la idoneidad para realizar una tarea o desempeñar un puesto de trabajo eficazmente por poseer las calificaciones requeridas para ello (OIT, 1993).
Las competencias tienen las siguientes características:
 La competencia contiene un conjunto de conocimientos, procedimientos y actitudes, organizados e integrados, en el cual individuo ha de saber hacer y saber estar en el lugar adecuado para el ejercicio profesional. Saber actuar con eficacia en situaciones profesionales.
 Poseer capacidades no significa ser competente recursos. Pero son requeridas.
 La experiencia es parte de un proceso de adquisición de competencias y atribuye a las mismas un carácter dinámico.
La competencia es una expresión concreta de los recursos en el que el alumno las adquiere y las pone en práctica al llevar a cabo una actividad, ya que pone en práctica los conocimientos adquiridos con anterioridad. Las competencias se adquieren y se desarrollan continuamente, es parte del ser humano, lo importante es el uso que se haga de ellas. La competencia profesional no reside en los conocimientos y las capacidades que pueden ponerse en práctica sino en la movilización de esos recursos. Los saberes no Constituyen la competencia sino que aumentan o disminuyen las oportunidades de ser competentes.
Tobón expone en (2005), el enfoque de competencias puede llevarse a cabo desde cualquiera de los modelos pedagógicos existentes, o también desde una integración de ellos.
LAS EVIDENCIAS
La formación profesional es un procedo que se logra con el aprendizaje, el cual implica lograr avances. El proceso de formación implica lograr avances y cualificación en el terreno de la sensibilidad, la autonomía, la inteligencia y la solidaridad, esferas estas que remiten a las dimensiones cognitivas, actitudinales y procedimentales de las acciones que se realizan como parte del desempeño. Esos avances sólo pueden ser constatados a partir de evidencias, es decir de pruebas que debe ir aportando el estudiante para demostrar que esos avances se están dando niveladamente como parte de su tránsito hacia el logro de mayores niveles de competencia, si las dimensiones del accionar son cognitivas, actitudinales y procedimentales, entonces se requieren evidencias de cada una de esa dimensiones; de ahí que se aluda a evidencias de desempeño, de conocimiento y de producto. Aunque algunos autores prefieren aludir a evidencias de saber, más que de conocimiento y aluden que el saber es más abarcador, ya que insta a que “se tengan en cuenta las habilidades cognoscitivas y de metacognición”, (Tobón,2006), es decir habilidades implicadas con las destrezas intelectuales y con las estrategias de autogobierno a las que alude Gagné.( 1987). Señalan además que la clasificación de evidencias de desempeño debían ser denominadas como evidencias del hacer, porque ello le confiere mayor especificidad, ya que en el desempeño están tanto el hacer, como el ser y el conocer, a lo que unen el hecho de que la clasificación triádica que denomina a las evidencias en “de desempeño, de conocimiento y de producto” tiende a dejar fuera a las evidencias de actitud.
EN LA PRÁCTICA
Las competencias son un enfoque para la educación y no pretenden ser una representación ideal de todo el proceso educativo, determinando cómo debe ser el proceso instructivo, el proceso desarrollador, ya que cada docente utilizamos diferentes estrategias didácticas. En lo personal para mí, las competencias son muy importantes y que los alumnos alcancen estas competencias ya que depende la acreditación de cada alumno e incluye la integración de los conocimientos, los procesos cognoscitivos, las destrezas, las habilidades, los valores y las actitudes en el desempeño ante actividades y problemas.
La enseñanza junto con la evaluación trabajan en conjunto y son acompañadas en este proceso con el aprendizaje, durante este proceso los encargados de evaluar son los docentes que se encuentran frente al grupo.
El proceso de evaluación en lo personal es base primordial para mejorar las diferentes áreas educativas, existen normas en cada institución que fundamentan este tipo de evaluación dentro del ámbito educativo, dentro de mi practica como docente lo fundamento desde una concepción constructivista, por lo tanto para evaluar a un alumno debemos tener bases para llevar a cabo este proceso, es decir debemos tomar en cuenta que es integral la educación y engloba varios aspectos, en las cuales usamos restricciones para definir los alcances del aprendizaje.
En mi opinión, lo más valioso de estas rectificaciones está en el llamado de atención que se hace a no dejar fuera aspectos importantes que deben formar parte de lo que debe ir aportando el alumno durante su proceso de formación para demostrar que se está desarrollando su competencia, además pensamos que el carácter regulador de las actitudes incide en que estén presentes cuando estemos construyendo las evidencias de conocimiento, de desempeño y de producto, Al hacer las planeaciones tomo en cuenta todos los aspectos.



CONCLUSIONES
El presente documento marca una diferencia concreta de acuerdo a los resultados obtenidos con esta forma de evaluar ya que las competencias es un término utilizado dentro del ámbito educativo, pero influye mucho la forma de enseñar de cada docente, ya que se cuenta con una serie de parámetros para la enseñanza, las cuales van a influir en el aprendizaje de cada educando.
La forma de evaluar por competencias es muy compleja, ya que es muy importante que los alumnos cumplan con todo lo que marcan los parámetros de la institución. En el ámbito de las competencias profesionales, la idea de la construcción de competencias de forma intencionada a través del proceso de enseñanza aprendizaje ha estado determinada por el vínculo cada vez más estrecho entre la sociedad y la universidad, y son el resultado de las demandas en los trabajos a los cuales los alumnos se incorporan al concluir su licenciatura y da inicio en los proceso de formación y de investigación. La competencia en educación nos marca todo un conjunto de conocimientos, procedimientos y actitudes combinados, coordinados e integrados, en el sentido que el individuo ha de saber hacer y saber estar. Tanto para la adquisición de la competencia, como la demostración de que la ha adquirido, y constituyen un logro práctico, ya que se prepara a los alumnos para tener un mejor futuro, para que su desempeño lo lleve a triunfar y a adaptarse a cualquier situación por muy problemática que esta sea, es decir la competencia profesional exige un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, valores y virtudes que garantizan la bondad y eficiencia de un ejercicio profesional responsable y excelente, ya que son capacidades asociadas a la realización eficaz de tareas determinadas de tipo profesional, porque nuestros alumnos deben estar preparados para integrarse a la sociedad laboral, y según el puesto que tengan deben demostrar lo adquirido, se les hace dice que los conocimientos adquiridos son base para enfrentarse al mundo laboral y que de ellos depende estar actualizados que no se termina de adquirir conocimientos y que constantemente deben adquirir competencias.
La diferencia entre la competencia laboral y la competencia profesional es la capacidad de enfrentar y resolver con éxito situaciones inciertas, nuevas e irregulares en la vida laboral, ya que el alumno en la escuela afronta los retos, pero no esta solo se encuentra acompañado por alumnos y primordialmente por el docente que lo guía, le enseña y lo prepara, en la vida laboral los afronta solo, pero si adquirió las competencias suficientes es capaz de salir adelante sin contratiempos.
La competencia profesional como expresión didáctica deben expresar alto grado de adquisición, tiene diferentes aspectos; es una característica subyacente a un individuo, básica y relativamente permanente de su personalidad, es capaz de predecir su conducta, está causalmente relacionada con un desempeño superior o efectivo en alguna actividad ya que las adquiere y las pone en práctica y se mide de acuerdo con un criterio específico ya establecido.
Tenemos herramientas fáciles, sencillas para utilizarlas en el aprendizaje y les ayuda para adquirir las competencias una de ellas son los mapas mentales. Para introducir las evaluaciones dan fechas específicas, por lo tanto se cubre la planeación en tiempo y forma, pero depende de cada docente el avance de las asignaturas.
En la práctica como docente las evaluaciones por competencia ayudan a los alumnos a acreditar las materias, ya que tienen más oportunidad de pasar al siguiente semestre, ya que se les da más oportunidades para alcanzar las competencias requeridas de acuerdo al plan de estudio. Si no cumplen con todos los parámetros indicados al inicio del semestre, se les da la oportunidad de poder entregar todas las competencias que les faltaron, ya que ellos no tienen derecho a presentar un examen extraordinario, ellos directamente tienen que recursar la materia, esto hace que a veces haya deserción de la carrera, ya que es difícil para algunos volver a repetir la materia, ya que la tienen que tomar en diferentes horarios y no en su turno, pero también tienen que ver si se abre la materia o si hay lugar en el siguiente semestre, a veces están llenos los grupos y no se pueden inscribir, entonces la evaluación por competencia marca que tienen otra oportunidad para alcanzar dichas competencias y así poder acreditar las materias, es difícil porque automáticamente cambian los parámetros de evaluación.

Para mí las evaluaciones por competencias cambio inclusive la forma de enseñanza, ya que se le debe impulsar al educando a desempeñarse como futuro profesionista con todas las herramientas de aprendizaje que hay y a buscar más por su cuenta, se les hace responsables de lo que realizan tanto dentro como fuera de la escuela. Se les prepara para que sean competitivos en la escuela, pero principalmente en el futuro desempeño como profesionistas, y que puedan competir en todos loa ámbitos, ya que el ser competitivo conlleva a prepararse íntegramente como persona adulta.
Cada alumno es responsable de sus trabajos y ellos entregan el día que se les indica, para adquirir una calificación según la competencia de la que se trate. Se nos menciona que las competencias de aptitud no se toman mucho en cuenta, pero para mi son muy importantes, por lo consiguiente las tomo en cuenta junto con las de desempeño y producto, ya que la actitud que tomen en su práctica como estudiantes, es probable que la tomen en su vida profesional.
La responsabilidad de evaluar es tener presente el aprendizaje de cada alumno, pero también tener presente que los alumnos son moldeables y que trabajan de acuerdo a como se les marque, y que uno como docente tenemos la responsabilidad de ayudar a su formación como futuros profesionistas y que tenemos que tener bien claro que son las competencias, cómo evaluar por competencias y la responsabilidad de ellos para alcanzar esas competencias que les van a devolver una calificación. Ya sea favorable o no. Y que de ellos depende acreditar.


REFERENCIAS
Águila, Cabrera, Vistremundo, “El concepto calidad en la educación universitaria. Clave para el logro de la competitividad institucional”, Revista Iberoamericana de Educación, núm. 35/5, 25-03-2005, www.rieoei.org/deloslectores/880Aguila.PDF
Bautista, García Vera, Antonio, Las nuevas tecnologías en la capacitación docente, Madrid, 1997, Visor.
Blanco, Prieto, Francisco, Evaluación educativa, Salamanca, 1990, Cervantes.
Cano, Elena, “La evaluación por competencias en la educación superior”, Profesorado. Revista de currículum y formación del profesorado, 12, 3 (2008).pdf
Casanova, María Antonieta, La evaluación educativa, México, 1998, Biblioteca para la actualización del maestro, SEP.
Díaz Barriga, Arceo, Ángel, Didáctica y Currículum, México, 1999, Nuevomar.
Frade, Rubio, Laura, Inteligencia educativa, México, 2008, Inteligencia Educativa.
Frola, Ruiz, Patricia, Competencias docentes para la evaluación, México, 2008, Trillas.
López, Frías, Blanca y Elisa María Hinojosa Kleen, Evaluación del aprendizaje. Alternativas y nuevosdesarrollos, México, 2001, Trillas.
Perrenoud, Phillipe, Construir competencias desde la escuela, Santiago de Chile, 2002, Océano.
Sacristán, José, Gimeno, Educación basada en competencias. ¿Qué hay de nuevo? Madrid, 2003, Morata.
Santos, Guerra, Miguel Ángel, Evaluar es comprender, Buenos Aires, 1998, Magisterio del Río de la Plata.
Sarramona, Jaume, Factores e indicadores de calidad en la educación, Barcelona, 2004, Octaedro.
Coraggio, J.L. (1994). “Pedagogía Crítica: Eje de desarrollo de la enseñanza superior”. Buenos Aires. Ed. Universidad Nacional General Sarmiento.
Díaz Osorio, J. (2005). “Formación y educación en el contexto de la Fundación Universitaria Luis Amigó”. Medellín. Ed. Fundación Universitaria. Medellín.
Gimeno Sacristán, J. (1992). “Teoría de la enseñanza y desarrollo del currículo”. Buenos Aires. Editorial Iberoamericana.
Guerrero Serón, A. (2003). “Enseñanza y sociedad: el conocimiento sociológico de la educación”. Madrid. Ed Siglo XXI.
Landsheere, G de. (1986). “Diccionario de la Evaluación y de la Investigación educativa”. Barcelona. Ed. Oikos-Tau.
Pozo, J. y Otros. (2006). “Formas de pensar la enseñanza y el aprendizaje”. Barcelona. Ed. Graó.
Stake, R. (2006). “Evaluación comprensiva y evaluación basada en estándares”. Ed. Graó. Barcelona.
ZarzarCharur, C (comp.). (1996). “Formación de profesores universitarios. Análisis y evaluación de experiencias”. México D.F. Ed. SEP Nueva Imagen.