La infidelidad

Por psicoterapia. En 2011-07-11 08:33:22 -0700
Categorías:
LA INFIDELIDAD


En Latinoamérica el índice de infidelidad ha aumentado no solo en el hombre sino también en mujeres. En encuestas realizadas por ejemplo en Argentina, de cada diez hombres argentinos, cinco engañan o han engañado alguna vez a su pareja. En las mujeres argentinas, es levemente inferior, cuatro de cada diez mujeres tienen o tuvieron alguna vez una relación alterna. En las consultas de terapia de parejas es muy frecuente encontrar estos casos.

Cuando ocurre la infidelidad en una relación de pareja se genera la crisis. No siempre el equilibrio se mantiene sino que circunstancias como la rutina, el sentirse no querido(a) sino mas bien descalificado o ignorado, la perdida de trabajo, el desarrollo profesional desigual, el desvió de atención, los hijos, la competencia pueden generar estos problemas.

Cuando deciden reconciliarse

Este es el caso de Matías quien mantiene un matrimonio de 5 años, sin hijos.

- Te llamo para pedirte por favor que me perdones. No por la infidelidad, de eso podemos seguir hablando cuando quieras. Quiero que me perdones el poder no haberme dado cuenta de con quien estaba, el haberte hecho pasar esos malos momentos que no te merecías. De verdad Andrea perdóname.
- No quiero seguir reprochándote de esto Matías, pero solo por el amor que te tengo y sin ningún interés quiero que me digas la verdad. Supongo ya no tienes ninguna relación con ella ¿verdad?
- En absoluto, Andrea. Como te comente alguna vez, esa relación no tenía ningún significado para mí. Lo lamento mucho, estoy arrepentido de todo corazón y te quiero preguntar si ¿hay algo que pueda hacer para compensar ese mal trago?
- (En ese momento, no quise hacer pasar ese halago para mi dañado ego).
- Pues si- respondí.
- Podrías invitarme a cenar en aquel restaurant en Chorrillos cerca al mar ,que fuimos este verano pasado.
- Claro que sí. Entonces hare la reserva y paso a recogerte.


En los casos de infidelidad, uno de los miembros queda en una mejor situación que el otro y es previsible que el futuro dependa del manejo que ambos consiguen hacer este desequilibrio.
El futuro de la relación va a depender en muchos casos que la parte afectada pueda recibir un trato amoroso y respetuoso por parte del otro.


Lo cierto, es que la parte afectada pueden tomar decisiones que pueden conducir a producir una nueva crisis, a tomarse la revancha, de castigar al otro con tal de reparar su autoestima dañada. Al respecto Hillman, J(1975) refiere lo siguiente “Darse cuenta del hecho de que uno se está traicionando a sí mismo es algo extraño, es como ponerse en contra de uno mismo por la forma de comportarse, actuar en contra de nuestra voluntad y de nuestros valores. Cuando se rompe una amistad, una relación, un matrimonio, una aventura o un psicoanálisis, de pronto sale lo más desagradable y ruin, y nos encontramos comportándonos de la manera más ciega y sórdida y atribuimos al otro, incluso justificamos nuestras acciones con un sistema de valores que no es el nuestro”.

El trabajo será entonces de acercarse, dialogar, en sincerarse mutuamente y a ahondar en lo que sucede en el fondo de la relación en vez de quedarse atascado en lo toxico, en el resentimiento, en los reproches, en echarse la culpa.
La sanación no se consigue con el distanciamiento ni con los silencios prolongados, ya que estos solo consiguen congelar y aumentar la crisis. Si ambos se animan a seguir en contacto, cada uno debe ponerse en el lugar del otro para comprenderse y ayudarse mutuamente.


Ayudar no es imponer ideas o acciones ni en competir quien tiene la razón, sino en escuchar al otro de manera empática. A través de los encuentros de terapia Matías comprendió que a cada uno le tocara alternativamente ayudar y ser ayudado. Cuando ello fluye la crisis se superan con mayor facilidad

Para consultas: T. 4411311 - cel. 987802460
Lic. Bruno Granda
Lima - Peru
psicobruno10@gmail.com