Múltiples Víctimas

http://www.psikzain.com
Poco podemos hacer mucho para evitar los desastres naturales cuando se producen, y no me gustaría mostrarme ni parecer pesimista, que no lo soy, pero sobre lo que sí podemos incidir es sobre la ayuda que aportemos si nos llega el momento de vivir alguna catástrofe, bien sea natural o por obra humana. Y no me refiero a la ayuda material, económica, de rescate, en las cuales ayudaremos, no me cabe duda, en la medida de nuestras posibilidades o al límite de ellas, depende, sino en el apoyo psicológico que cada uno podamos dar a esas víctimas allá donde estemos, en ocasiones, cerca de ellas, pero sin saber bien cómo hacerlo, a menudo, o, simplemente, si nos compete hacerlo, dado que nadie nos ha nombrado para ello.

Los estudios al respecto indican lo adecuado que resulta trabajar y facilitar la expresión de emociones y sentimientos que se puedan presentar, y esto lo podemos hacer todos.

Una de las mayores preocupaciones de las víctimas suele ser si se estarán volviendo locos, por lo que resulta interesante demostrarles que lo que hacen, dicen, piensan, son reacciones normales tras el suceso traumático vivido. Pero, por otro lado, resulta inadecuado esperar una vuelta a la "normalidad" rápidamente, prescindiendo de la vivencia y de la elaboración de la situación realizada, que puede afectar más que la ocurrencia del suceso en sí.

Lo primero que se destruye es la sensación de seguridad y de confianza en el mundo, necesidades psicológicas básicas, sobre las que podemos trabajar.

Habremos de tener en cuenta que diferentes personas pueden entrar en crisis de modos diferentes, bien gritando, explotando, verbalizando, o, por el contrario, mediante el retiro, la depresión.

Se podrá mostrar (y/o) aturdido, confuso, desesperado, apático, indefenso, con sensación de urgencia, peligro, disconfort, impasse. Puede perder el control, sintiendo pánico, agitarse emocional, verbal o físicamente.

La intervención básica consistiría en orientarle, conseguir un clima adecuado, escucharle sin crítica, y transmitirle el mensaje de que no está solo, y de que hay vida después del trauma. Hay que proporcionarle un esquema de referencia, ya que cada individuo tiene su propio esquema de afrontamiento.

Ayudarle a responder sobre lo que le ha sucedido, qué va a ser de ella, y si está a salvo.

Las herramientas principales que podemos usar inicialmente son la escucha activa y acogerle sin juzgar.

Me gustaría resaltar lo que no se debe hacer, lo cual considero más importante aún, si cabe, ya que mi primera premisa es no dañar: no debemos contar nuestra propia historia, ni ignorar hechos ni sentimientos, o juzgar, o tomar partido. No conviene realizar preguntas cerradas, sino que pueda hablar lo que quiera, tampoco le conviene abstraerse o ignorar signos de peligro, ni promover soluciones sin salida, ni dejar obstáculos inexplorados, ni dejar de establecer prioridades. No conviene ser tímido, pensar a largo plazo intentar resolverlo todo ahora, ni retraerse de tomar responsabilidades si fuera necesario, y no dejar detalles al aire

Recientemente asistí a una Jornada de Atención Primaria (Osakidetza/Servicio Vasco de Salud)en la Comarca Ezkerraldea sobre Soporte Vital Básico e Incidentes con Múltiples Víctimas. Muy interesante, dado que considero todos deberíamos estar formados en lo primero, Soporte Vital Básico, de hecho se forma a todos los profesionales de atención primaria, incluidos auxiliares administrativos, y en mi caso fue de especial interés la presentación del S.H.O.R.T., abordaje en incidentes de múltiples víctimas, y posterior puesta en práctica.

Estos incidentes se consideran aquellos en los que hay implicados más de cinco víctimas, por lo que múltiples accidentes de tráfico son considerados de este modo, y se desencadena todo un sistema coordinado de actuaciones.

En cuanto al S.H.O.R.T., triage inicial ante Incidentes con Múltiples Víctimas, se desglosa del siguiente modo (como un semáforo):
S.: Sale caminando. Prioridad 3. Demorable. VERDE
H.: Habla sin dificultad . Prioridad 2.Urgente. AMARILLO
O.: Obedece órdenes sencillas. Prioridad 2.Urgente. AMARILLO
R.: Respira tras apertura de vía aérea, si es preciso. Hay signos de circulación.Prioridad 1. Inmediato. ROJO
T.: No respira, ni tras apertura de vía aérea. No hay signos de circulación. Prioridad 4 o fallecido. NEGRO

Por otro lado, el 16 de Enero de 2009, el gobierno aprobó un Real Decreto (32/2009) en el que se establece un Protocolo Nacional de actuación Médico-Forense y de Policía Científica en sucesos de víctimas múltiples

Este protocolo establece tres fases diferentes de actuación:
1). Fases preliminares al tratamiento de cadáveres y restos humanos
2). Fase de tratamiento de cadáveres y restos humanos
3). Fase de obtención de datos "ante mortem" en el área de asistencia a familiares.
El Real Decreto recoge que habrá equipos de psicólogos tanto en el punto de información como en la zona de asistencia a los familiares.
Es en la última fase (sección 4ª del Protocolo) donde se establece la necesidad de establecer un área de asistencia a familiares y obtención de datos "ante mortem", área que contará con cuatro zonas básicas: punto de información, oficina de recepción de denuncias, oficina "ante mortem" o zona de obtención de datos "ante mortem" y zona de asistencia sanitaria social y psicológica.
No sólo se actúa en grandes catástrofes naturales, accidentes de transportes colectivos, actos terroristas, etc., sino también, como he mencionado antes, en sucesos que presentan mayor frecuencia, como son los accidentes de tráfico (InfoCOP nº 43).