La Seducción como una necesidad de ser amada

Por clbustos. En 2007-07-31 14:36:20 -0700

LA SEDUCCIÓN COMO UNA NECESIDAD DE SER AMADA.

''(Cecilia Manilla García,2004)'' Creo que no olvidaré cuando inicié mi entrenamiento como psicoterapeuta humanista Gestalt, me sentía nerviosa y expectante, temía ser juzgada, criticada y rechazada, lo cual me llevó responder con mi mejor sonrisa y los buenos modales que había aprendido a lo largo de mi vida para seducir y ser aceptada.
Fue novedoso para mí notar como el ambiente de éste instituto era diferente a lo que yo conocía o había vivido. Durante la presentación pude percibir en mis profesoras algo diferente y poco reconocido por mí tocante a las relaciones que llevaba con respecto a otras personas. Mi cuerpo me reportaba sensaciones que no estaban muy bien definidas, ni significadas; sin embargo, era muy agradable vivirme en este estado, percibía Respeto y Aceptación. Me sentí bien recibida por mis profesoras sin tener que hacer algo especial.
Al tiempo me di cuenta que me encontraba fantaseando; "no me sentía tan segura de ser aceptada sin que me pidieran algo a cambio", ya que en mis relaciones con otros había hecho demasiadas cosas para obtener aprecio y ternura.
Al paso del tiempo pude darme cuenta de lo significativo que estaba siendo para mí dejarme vivir esta experiencia de aceptación positiva incondicional, ¡ Por Fin!!! Después de muchos años, no tenía que luchar por ganarme la aceptación, la confianza, un lugar o el amor de alguien, (incluso sin seducir), mi experiencia fue más allá de solo ser aceptada, hubo quienes me querían, lo cual me dio la posibilidad de expresarme con libertad, podía equivocarme sin sentirme una tonta, llorar sin sentirme víctima, enojarme sin la fantasía de ser abandonada, podía hablar de mis vivencias sin sentir vergüenza, angustia o culpa.
''Me estaba convirtiendo en Persona'' .
Así fue como mis sentimientos fueron emergiendo poco a poco, sin esforzarme, pero con una auténtica necesidad de descubrir quién era en realidad yo.
De lo que estoy cierta hoy por hoy es que en la psicoterapia Humanista y Gestalt, se encuentra la magia de vivir con plenitud para todo aquel que se atreve a conocerla y vivirla.
En mi interés por escribir este artículo intento dejar en el lector más que conceptos una reflexión que los lleve a darse cuenta de las formas de actuar a lo largo de sus vidas para conseguir afecto, aunque muchas de estas maneras de relación hayan causado confusión y tal vez más daño en su persona.

1. ALGUNAS APORTACIONES DE LA PSICOTERAPIA GESTALT

Para el alemán Federick (Fritz) S. Perls, la civilización moderna conduce de forma inevitable a la neurosis, ya que obliga a las personas a reprimir sus deseos naturales y por tanto, los frustra en su tendencia innata a adaptarse biológicamente y psicológicamente a su entorno. En consecuencia aparece la ansiedad neurótica.
Perls sostenía que el descubrimiento intelectual de lo que al paciente le está sucediendo es insuficiente para curar el trastorno, por lo que elaboró ejercicios que llevaran al paciente a darse cuenta de cómo respondía y cómo le hacía para detenerse o bloquearse, dichos ejercicios fueron pensados para mejorar la conciencia de la persona sobre su emoción, estado físico y necesidades reprimidas, a través de estímulos físicos y psicológicos del ambiente. El Enfoque Gestaltico, (1976)

1.1. Teoría Paradójica Del Cambio

Quiero hacer mención, que ambos enfoques afirman que no es posible ayudar a alguien que no quiera ser sujeto activo de su propia búsqueda y que no quiera responsabilizarse de lo que es y hace. Desde un enfoque Gestaltico, la Teoría Paradójica del Cambio, afirma que mientras más tratamos de ser lo que no somos, más permanecemos igual. El crecimiento, incluyendo la asimilación del amor y la ayuda de otros, requiere de auto-apoyo. Tratar de ser lo que uno no es, no constituye auto-apoyo. Yontef (1995). Es así como mi interés no está en cambiar mi seducción, sino en revisar mis auto-exigencias, mis luchas internas, el ideal de mí que perseguí durante mucho tiempo sin lograr darle alcance, así fue como decidí hacer algo por mí, para solucionar la culpa que me generaba el vivirme como una mujer seductora.
Tomé la decisión de empezar a descubrirme y aceptarme a través de un proceso terapéutico, el cual me llevó a identificar mis introyectos, polaridades y partes rechazadas que no había logrado darles luz, cuando estas fueron puestas al descubierto y me atrevì a trabajarlas sin exigencias ni juicios, entonces llegué a lo que Zinker conceptúa como: “Estiramiento del autoconcepto”, (Me permití ser más de lo que creía ser).
"Di luz a mis ojos, Movimiento a mi vida y Voz a mi silencio"

1.2. Estiramiento del autoconcepto

Si el individuo no se permite ser malvado, tampoco será genuinamente bondadoso.
Debo enseñarme a invadir aquella parte de mí que no apruebo, poniéndola al descubierto y después entrar en contacto con la parte que no asumo. Este es el primer paso ponerme en contacto con la forma en que mantengo en secreto algo de mí mismo.
Cuando me siento más amable con mi secreto, porque he llegado a comprenderlo mejor, puedo llegar a relacionarme con otra persona que procura penetrar en ese territorio interior o amenaza parte de mí mismo. Zinker(1977) llamó a este proceso estiramiento del autoconcepto, pues crea más espacio en la imagen que uno tiene de sí mismo

2. SEDUCCION

En mi interés de escribir este artículo comencé a buscar la definición de la palabra seducción dándome cuenta que este término, como tal, no se encuentra fácilmente en diccionarios, libros, enciclopedias, es más tampoco logré encontrar una definición específica por Internet, lo cual llamó mi atención, siendo una palabra frecuentemente utilizada por muchos de nosotros. Las definiciones que logré encontrar me parecieron poco claras, ambiguas y no me hicieron sentido, citaré a continuación algunas de ellas.
  • SEDUCCION: Acto de seducir, seductor. Enciclopedia Encarta (2003)
  • SEDUCCION: Del Latín Seductio – onis, acción de engañar con arte y maña. Enciclopedia del idioma, Monso, Ed. Aguilar, (Pág.1230)
  • SEDUCCION: Persuadir suavemente al mal, cautivar, ejercer irresistible influencia en el ánimo. Libro de la sexualidad, CREFAL, Soberanes, Ed. Ultra, Pág. 49. (2000)
Como mencioné anteriormente, estos conceptos me parecen limitados para definir a una persona, incluso demasiado rígidos y determinantes, así que capitularé una definición desde mi vivencia como terapeuta utilizando las formas de relación que asumen mis pacientes con respecto a la seducción.
Para mí seducir tiene que ver con hacer y actuar de diferentes maneras para conseguir una respuesta de otros a una necesidad propia o introyectada, aprecio que la seducción es una forma de manipulación individual sin excluir que la sociedad también influye al individuo envolviéndolo de maneras sagaces para que este cumpla con las expectativas requeridas por nuestra “aparente cultura”, originando que la persona evite necesidades reales o autenticas. De este modo es como los medios publicitarios manosean el termino vendiéndonos falsas ideas, estilándola como sinónimo de “ belleza, delgadez, éxito, amor, poder, etc.”, Arriesgando la integridad física y psíquica del individuo, originando enfermedades de alto riesgo como pueden ser: trastornos alimentarios y adicciones (bulimia, anorexia, alcoholismo, tabaquismo y drogadicción entre otros), lo cual a elevado el índice de mortandad en hombres y mujeres dentro y fuera de nuestro país.
Como cite anteriormente dicho termino tiene que ver con un sin fin de formas y maneras que están presentes en diferentes momentos de la vida, ( laboral, profesional, social y/o personal) Mi experiencia con pacientes que no fueron reconocidos amorosamente o aceptados de manera incondicional por sus padres, crecieron desarrollando maneras de ser aceptados, utilizando la seducción como una forma de cubrir sus necesidades afectivas, esto ultimo, “La seducción como una necesidad de ser amado (a), será el abordaje que le de al presente articulo.

3. NARCISISMO Y SEDUCCION

3.1. Necesidad de ser especial.

Yontef afirma que los pacientes narcisistas a menudo se sienten invisibles. Cuando no son reconocidos, cuando sus sentimientos y creencias no son reflejados, se sienten invisibles y su existencia y bienestar psicológicos se ven amenazados. (1995) Tocante a lo que menciona el autor en el trabajo clínico, he visto que aquellos pacientes que en su infancia tuvieron padres ausentes o que no validaron sus sentimientos de enojo, tristeza, alegría, dolor, etc, crecieron desarrollando una falsa ideología, creyendo que nada de lo que hicieran era suficiente, mencionan que tenían que hacer demasiadas cosas para sentirse reconocidos, aceptados o amados, de tal manera que esto los dirigió a desarrollar algún tipo de conducta compensatoria que se convirtió en una personalidad seductora encubriendo precisamente sus necesidades afectivas.
Transcribiere el caso de Maria Fernanda y las circunstancias que la fueron orillando a este mecanismo.
Paciente de 35 años, con antecedentes familiares de alcoholismo, divorciada, madre de 2 hijos, acude a terapia mencionando:
Mi sistema familiar se caracterizó por la frialdad y hostilidad, en el cual ser pequeña era sinónimo de no existir o de estar al servicio de las necesidades de papá y mamá, nada era suficiente, de cualquier forma el contacto no existía, no había besos ni caricias, incluso, a pesar de vivir bajo el mismo techo parecíamos desconocidos. Así que para mí fue necesario dejar de ser invisible, he tenido que conducirme como a otras personas les gusta, incluso hacer cosas en las que yo no estoy muy de acuerdo como estar siempre a dieta y dejar de comer lo que me gusta para no engordar, ¡creo que nadie acepta a una gorda!!!, Sé que esto lo hago para ser vista y sobrevivir, tal vez para que no me rechacen.
En esta sesión veo claramente como en mi paciente está presente la necesidad de ser amada, reconocida y aceptada, es notoria la manera en que se aleja de su necesidad organismica (como alimentarse con lo que ella desea), para cubrir las necesidades de una sociedad o un sistema familiar en el cual las gordas no son bien recibidas, así que ella prefiere no hacerse caso y mantenerse permanentemente a dieta.
En otra sesión Fernanda me comunica:
Últimamente he pensado en mi relación con papá, recuerdo que cuando permanecía en casa, pasaba gran parte del tiempo sentado en la sala leyendo, “le gustaba que la gente reconociera su intelecto”. Yo siempre creí que era un hombre culto e inteligente, además de ser muy atractivo, sentía gran admiración por él, por todo lo que hacia, decía y tenía, siempre lo vi como un hombre triunfador, obteniendo lo que se proponía (materialmente). Parecía que no había nada en este mundo que pudiera derribarlo, siempre fuerte y seguro de sí mismo. Sin embargo a menudo lo percibía como un hombre triste, solo y desapegado a la familia.(Nunca supe como acercarme a él, hasta que conocí a Carlos). El y mi padre eran muy parecidos en su manera de ser, pensar y actuar, cuando conocí a Carlos me llamó la atención lo mismo que observé de papá cuando niña. Así fue como al mes y medio de conocernos ya éramos esposos (igual que mis padres que se casaron al mes y medio de haberse conocido).Cuando mi padre conoció a Carlos le pareció un hombre “excelente”, lo cual me dio la posibilidad de tener tema de conversación con mi padre, así como un aparente acercamiento.
Yo había supuesto que casarme con Carlos, haría desaparecer mis necesidades afectivas, el miedo al abandono y el dolor que me causaba el rechazo de aquellos años cuando niña.
Al parecer mi paciente busco en Carlos un sustituto de Papá, pretendiendo hallar los afectos que estuvieron ausentes durante su infancia.
Noto que las experiencias infantiles de Maria Fernanda se caracterizaron por la falta de contacto con sus padres, lo cual la llevo a crear una autoestima distorsionada, provocando que dependiera más del ambiente (de lo que otros esperan de ella) que de sus necesidades. Siempre intentaba adaptarse a sus circunstancias de vida en diferentes momentos, aunque estas le dejaran un vacío interior, persiguiendo la imagen de cómo “debería de ser” y rechazando quien sí era.
Empecé a trabajar con la paciente en el concepto que tenía de sí misma, con introyectos y partes que rechazaba de su persona.

4. EL SÍ MISMO

4.1. ¿Cómo se forma el concepto del sí mismo?

En la teoría de la terapia Gestalt, el concepto del sí- mismo es un proceso más que una estructura, que existe en cualquier momento y lugar donde haya una interacción. El sí-mismo integra los acontecimientos de toda una vida. Perls, Hefferline y Goodman, (1951) Sustentado en lo anterior, el autoconcepto se desarrolla en el contacto entre los miembros del sistema familiar, con el cúmulo de experiencias que se van teniendo a través de la vida, el cómo nos apreciamos tiene que ver con los mensajes verbales o no que hemos incorporado. Recordemos como nuestro sistema familiar es quien en un primer momento nos trasmite las expectativas culturales y religiosas, también nos “enseñan” cómo actuar, pensar, hablar, etc. Si lo anterior no es masticado por el individuo para concienciar lo propio, suscita en la persona un desvío de necesidades autenticas, originando que esta responda solo a las exigencias de otros. (introyectos).

4.2.Mi vida a través de los introyectos

Antes de referirme al papel que desempeña la Introyección en la formación del sí mismo, especificaré de manera concreta lo que se entiende por introyecciones.
Las introyecciones son el producto de habernos “tragado” sin masticar los mensajes negativos que nos dieron o aprendimos cuando éramos pequeños. Salama (2003) Trabaje con María Fernanda introyectos encontrándome con diálogos como los siguientes:
Cuando yo estoy con otras personas, pienso que nada de lo que hago es suficiente, no quiero que me vean como una tonta, ni torpe. En el trabajo mi paciente se da cuenta que durante su infancia tuvo que buscar un lugar en la familia para ser reconocida por sus padres, continuamente competía con 5 hermanos que le anteceden y en su lucha terminaba desgastándose sin lograrlo, más tarde toma conciencia de que los castigos de su madre siempre le hacían saber lo tonta y torpe que era.
Más tarde se da cuenta que en la etapa de la adolescencia su madre le hace una serie de recomendaciones para que se cuide de los hombres, lo cual integra a su vivencia y menciona:
Cuando me relacionaba con un hombre aunque solo fuera un amigo, generalmente escuchaba esa voz interna (introyectada) diciéndome: "El hombre llega hasta donde la mujer quiere", "No hagas cosas que den a pensar que té estas insinuando", "Date a respetar" Si me relacionaba más allá de la amistad permitiéndome existir en esta, la culpa y vergüenza se apoderaban de mí, en ese momento, lo que escuchaba era: "No vales nada", "eres una cualquiera", "nadie te tomará en serio", "Debes ser recatada", etc.
Los mensajes que mi paciente había introyectado, lo que había escuchado y aprendido de niña era: "Nunca es suficiente". "Tus impulsos, emociones y deseos no son aceptables. Demuestran que eres socialmente incompetente".
Desde la parte introyectada se puede decir que... solo damos en función de lo que hemos aprendido, ( introyectos), no podemos dar desde lo que no tenemos.
Como el lector podrá darse cuenta, los introyectos juegan un papel importantísimo en la formación del autoconcepto. En mi experiencia clínica explorar los introyectos resulta ser en muchas de las ocasiones un proceso doloroso para los pacientes, sobre todo cuando estos toman conciencia de que sus exigencias no siempre son lo que necesitan para sí mismos, pero ha sido el precio que han tenido que pagar para ser aceptados o sentirse amados. Este proceso a ratos doloroso también resulta ser liberador, ya que brinda oportunidad de que el individuo contacte genuinamente con sus necesidades, definiendo precisamente las fronteras de contacto lo que les permite excluir las necesidades introyectadas.

4.3. Seducción vs. Defensa

Yontef sostiene que la persona avergonzada necesita amor y aprobación externos, pero a menudo adopta una defensa de autosuficiencia. (Proceso Dialogo, Pág. 469) Tocante a lo que Yontef afirma, Mi paciente llega a una de sus consultas exponiéndome:
En muchas ocasiones me imagino como un caramelo, la envoltura seria el que siempre tengo que estar sonriente y feliz para los demás (seducción), aunque dentro de la envoltura estén mis necesidades de amor, y aprobación, siempre estoy dando una apariencia de autosuficiencia, no me permito vivir delante de nadie sentimientos de tristeza, enojo, coraje, etc. Me da temor que la gente se aleje de mí si me ven enojada, también me avergüenza que piensen que me estoy haciendo la victima si me ven triste. Pareciera que mi arreglo, mi manera de ser y hacer las cosas me permiten ser bien recibida por algunas personas, también esto permite que me defienda de que no me lastimen, de que me vean como adulta y no como una niñita.

5. Conflicto Intrapersonal

El conflicto intrapersonal, supone choques entre las propias polaridades. Zinker (1977) María Fernanda sentía ser autosuficiente y disfrutaba cuando seducía, esta parte le daba el control de si misma, lo cual parecía ser agradable ya que esto le permitía vivir la parte creativa de su persona, decidiendo por ella misma su vestimenta, perfume, maquillaje, accesorios, etc. Pero al mismo tiempo emergía el lado oscuro y alienado, el que rechazaba su lado polar a menudo le generaba conflicto. A lo largo de su proceso terapéutico, Fernanda fue tomando conciencia de la manera en que se interrumpía exigiéndose lo que “debía ser o hacer” y negándose a vivir el placer, de esta manera fue formando un autoconcepto más congruente y autentico.
Considero importante trabajar con mis pacientes sobre el estiramiento del auto concepto, desde las partes alienadas y polaridades, apoyándome en Zinker, quien sustenta: “Si el individuo no se permite ser malvado, tampoco será genuinamente bondadoso.
Debo enseñarme a invadir aquella parte de mí que no apruebo, poniéndola al descubierto y después entrar en contacto con la parte que no asumo. Este es el primer paso ponerme en contacto con la forma en que mantengo en secreto algo de mí mismo.
Cuando me siento más amable con mi secreto, porque he llegado a comprenderlo mejor, puedo llegar a relacionarme con otra persona que procura penetrar en ese territorio interior o amenaza parte de mí mismo.
Zinker Llamó a este proceso estiramiento del autoconcepto, pues crea más espacio en la imagen que uno tiene de sí mismo.
Referente a lo que menciona Zinker, recuerdo que cuando comencé a trabajar con Maria Fernanda sus polaridades le era amenazaste vivirse como una mujer seductora, a menudo relacionaba este termino con algunas frases introyectadas, me fui aliando a esta resistencia y permitiendo así que ésta parte fuera puesta al descubierto, le pregunte, qué inconveniente veía en ser una persona “atractiva”, descubrió que a menudo seducía no por sentirse atractiva, sino para sentirse amada y reconocida, en una sesión menciono que había notado que en muchas ocasiones terminaba relacionándose sexualmente, no por el placer del sexo, sino para cubrir sus necesidades de afecto y protección, terminando frustrada como cuando niña. Su vida se reducía a una frase: “Hago lo que quieras pero no me abandones”.
La falta de contacto de mi paciente con sus necesidades de afecto la habían llevado a confundirse alejándola de un contacto real con sus necesidades. En terapia, comencé a facilitar que mi paciente a través de experimentos como la silla vacía, separara las partes que le ocasionaban conflicto, la “seductora y la necesitada”, “La niña y la adulta”, así fue como entro en contacto con las partes que a menudo excluía.

6. FACTORES QUE PREDISPONEN A DESARROLLAR UNA PERSONALIDAD SEDUCTORA.

Considero que los factores predisponentes en el desarrollo de una personalidad seductora pueden ser multifactoriales y no se deben a una sola causa, sin embargo se pueden hacer algunas generalizaciones.
Un recién nacido no llega al mundo con un concepto de sí mismo; el concepto de la identidad se desarrolla a medida que la gente que nos rodea nos dice quién y qué somos. En primer lugar nuestros padres, pero también hay mucha gente que nos influye.
De igual manera que seguimos andando el resto de nuestras vidas según las lecciones que aprendimos en nuestra infancia, podemos seguir juzgándonos a nosotros mismos de acuerdo con la opinión que los demás tienen de nosotros.
Así es como vamos recabando un banco de información acerca de quiénes y cómo somos. Estoy convencida de que las personas que desarrollan la seducción como un mecanismo neurótico o conducta compensatoria, hacen un manejo de la imagen, el intelecto, la economía, etc. Lo cual les permite evitar (deflexión) las heridas del pasado, creyendo equívocamente que con esto conseguirán el amor, la ternura o el reconocimiento que anhelaron en su infancia.
Ya mencioné que ésta conducta es multifactorial, así que señalaré solo algunos de los agentes que inducen a desarrollar ésta conducta de acuerdo a mi vivencia y a la de mis pacientes.
  • Familias desintegradas, en las que el nivel de comunicación es nulo, inadecuado o equivocado.
  • Cualquier tipo de adicción en algún miembro del sistema (alcoholismo, drogadicción, o algún tipo de trastorno alimentario)
  • Violencia física o psicológica en el individuo.
  • Algún tipo de abuso en la infancia (físico, psicológico, emocional)
  • El abandono de alguno de los padres (físicamente o emocionalmente distantes)
  • Introyectos como “No soy digna de amor” “No merezco que me quieran”
  • Padres demasiado exigentes, demandantes o intrusivos.
  • Familias en las que había que negar o reprimir todos los sentimientos incómodos, o amenazantes para el sistema familiar.
  • Exigencias socio-culturales como la actual moda de la “Hiperdelgadez”
Estas pueden ser solo algunas de las causas que fomenten que el individuo se desensibilice y se aparte cada vez mas de lo que necesita en realidad.

7.LA MANERA DE INTERRUPCIÓN

Mencionaré algunos de los mecanismos neuróticos que le permitían a mi paciente hacer un buen contacto con sus necesidades autenticas..
# Como una persona seductora se concentraba en la imagen y el intelecto, lo cual le servia para escapar de otros problemas o situaciones subyacentes, como: la intimidad y la confianza, el rechazo o abandono, esto implicaba que ella evitara o evadiera. Deflexión.
# Intentaba agradar a otros, pensando que al actuar así, los demás se encargarían de cubrir sus necesidades de afecto no resueltas. “Asuntos Inconclusos” # Constantemente se sometía a dietas de muerte a pesar de ponerse en riesgo con la intención de ser bien recibida por los demás. Retroflexión.
# Nada era más importante que la belleza y la complacencia, después de todo, actuaba de acuerdo a los mensajes recibidos “Como te ven te tratan”, le llevó a confluir con lo que otros esperaban de ella. Introyección y Confluencia.
# Se obsesionó por conservar una imagen para sobrevivir, para tolerar y amortiguar sus experiencias, tenía miedo que el dolor la destruyera. Fijación.
# La obsesión fue una manera de aislamiento, caracterizada por la absorción de mí misma. Desensibilización.

8. SEDUCCIÓN UN CAMINO PARA AMAR

8.1. Cuando la seducción es seducción

Cuando la seducción envuelve maneras sagaces para lograr un fin, frecuentemente con necesidades que no son detectadas a falta de un buen contacto, podríamos hablar de que muy probablemente estemos forzando una autoestima débil o para ganar valores que creemos inmerecidos.
También se ha hecho mención a la seducción como una forma de manipulación, sin embargo considero que la seducción también puede ser genuina y autentica, si la vivimos como forma humana y un camino, incluso creo que pueda ser este el primer paso de esa búsqueda de intimidad que muchos anhelamos.
Recuperar la seducción desde nuestra intimidad y el buen contacto nos puede llevar a cultivar nuestro propio espacio erótico de una manera más creativa, placentera y plena así como a establecer una mayor relación intima con uno mismo y con la otra persona.
Para el amor la seducción es una manera de llamar la atención y conectarse con el otro desde el sí-mismo, de ahí que surja la necesidad de deshacer el mito de la seducción y rehabilitar en la persona ésta dimensión maltratada de la vida; viéndola y viviéndola como un valor humano y camino insustituible en la dinámica de pareja.
No creo que la seducción sea una cuestión de hormonas, creo que es el hecho simple y básico de que dos personas entren en contacto y en relación mediante las llamadas de sus respectivas expresiones eróticas.
Tan sencillo como esto: “ Si los animales se atraen y copulan; por qué los seres humanos no podríamos seducirnos y hacer el amor.
Considero que la seducción es un camino a la libertad, ya que el ser humano tiene la posibilidad de vivirse seductor en su intento de agradar y ser agradable, de relacionarse y llevar a cabo su realidad de vivirse como un ser sexuado y de vivir su erótica.
En este intento la seducción es un medio una posibilidad de expresión y sus formas son tan variadas como lo es el ser humano.
La seducción vivida desde la autonomía, facilita y nos brinda la posibilidad de amar, vinculándonos desde el genuino deseo de vivir una sexualidad erótica, sensual, seductora, y placentera, rechazando conscientemente pensamientos o sentimientos de futilidad, como el temor, la culpa, vergüenza, (entre otros). Considero que solo a través de la autonomía podremos respetarnos como personas, dejando abierta la posibilidad de replantearnos otras formas de amar desde nuestras propias diferencias.
La seducción y Eros es para mí la energía que trasciende cualquier definición, que puede o no involucrar la vivencia sexual, que incluye la vivencia erótica, espiritual y existencial hasta convertirse en una totalidad.

9. CONCLUSIÓN

Como psicoterapeuta mi principal trabajo con el cliente seria promover y favorecer el Autoapoyo de la persona.
Decidí terminar este artículo con una reflexión que me hizo sentido cuando pude comparar la seducción como una gran máscara, la cual más que hacer una función de protección es una evasión, una manera de ajuste creativo, una forma de respuesta para ser amado.
--- ::LA MASCARA::
Cada vez que me pongo una máscara lo hago para tapar mi realidad fingiendo ser lo que no soy, lo hago para atraer la gente; luego descubro que solo atraigo a otros enmascarados alejando a los demás debido a un estorbo: LA MASCARA.
Cada vez que me pongo una máscara lo hago para evitar que la gente vea mis debilidades, luego descubro que al no ver mi humanidad, los demás no me pueden ver por lo que soy, sino por LA MASCARA.
Cada vez que me pongo una máscara lo hago para preservar mis amistades; luego descubro que cuando pierdo un amigopor haber sido auténtico, realmente no era amigo mío sino de LA MASCARA.
Cada vez que me pongo una máscara lo hago para evitar ofender a alguien y ser diplomático; luego descubro que aquello que ofende a las personas con quien quiero intimar, es LA MASCARA.
Cada vez que me pongo una máscara lo hago convencido que es lo mejor que puedo hacerpara ser amado luego descubro la gran paradoja... Lo que más deseo lograr con mi máscara es precisamente lo que impido con ella.
Gilbert Brenson ---

BIBLIOGRAFÍA

  • FORWARD, Susan. (1996). Chantaje Emocional. E.U.A. : Paidós
  • PERLS, Fritz. (1973). El Enfoque Gestaltico y Testimonios De Terapia. Chile: Cuatro Vientos.
  • PERLS, Hefferline Y GOODMAN, (1951). Seminal Gestalt Terapy. E.U.A.: Bantman.
  • SALAMA, Héctor. (2003) Psicoterapia Gestalt. México : Alfaomega
  • YONTEF, Gary. (1995). Proceso Diálogo en Psicoterapia Gestàltica. Chile:. Cuatro Vientos.
  • ZINKER, Joseph. (1977). El Proceso Creativo En La Terapia Gestàltica. España: Paidós.