Tipificación de Género

Por clbustos. En 2007-07-22 19:48:23 -0700

Contenidos


INVESTIGACION PRACTICA

 

 

Con finalidad de comprobar lo expuesto dentro del marco conceptual y de obtener información sobre cómo plantean en la actualidad los individuos, el temas de los roles sexuales, se realizó una actividad práctica consistente en entrevistar a dos parejas y a una madre soltera. Estas parejas y la madre soltera, fueron elegidas arbitrariamente por las autoras del presente informe, según lo que ellas consideraron como tradicional y no tradicional. Es debido a esta arbitrariedad que consideramos que este no es un estudio representativo en lo absoluto. Es decir, no consideramos que las parejas y la madre entrevistadas dicten pauta respecto de lo que es genéricamente considerado como tradicional y no tradicional dentro de un sistema familiar, ni de que cada persona en su situación, exprese posiciones de su estilo.

Por lo demás, debido a que se dice que los tiempos han cambiado, resulta interesante el realizar una actividad en que se pueda saber la posición de algunas personas frente al tema controversial de los roles sexuales, ya que esto permite observar el amplio espectro de posiciones en que se desenvuelven las personas.

Sumando las ideas expuestas dentro del marco conceptual y la presente actividad práctica, se desarrollará más adelante una reflexión sobre el tema de la tipificación sexual, como experiencia en el desarrollo de la personalidad

A continuación se presentan las entrevistas en forma de relato, ya que su transcripción sería demasiado larga, y se ha querido presentar una elaboración más cabal de lo expuesto por los entrevistados, para así presentar una idea global del pensamiento de éstos.

 

Pareja tradicional.

Esta pareja está ubicada dentro de la etapa de la adultez joven, son padres de dos niñas, cuyas edades son 17 y 19 años. El marido trabaja y la esposa es dueña de casa. Ésta ha trabajado fuera del hogar, pero en este momento no lo hace.

En el caso de la mujer (esposa), ésta plantea que es rol femenino el hacerse cargo del hogar, pero que en caso de presentarse la oportunidad de trabajar, debe aprovecharlo, como instancia para ayudar al marido. Las decisiones respecto del funcionamiento del hogar y la crianza de las niñas, debe ser compartido entre ambos constituyentes de la pareja.

La mujer dice asumir los roles que le son propios genéricamente, como por ejemplo las funciones domésticas, el apoyo al marido al asumir funciones como la educación de las niñas.

Plantea sin embargo, que existen otros roles que la mujer puede desarrollar como el de trabajar, actividad que ella desarrolló hasta el momento de casarse. Respecto de la socialización con sus hijas, ella plantea el compartir la educación de aquéllas con su marido, claro está que es él quien finalmente dice la última palabra y decide en última instancia.

Le ha enseñado a sus hijas cuáles son sus funciones como mujer y esposa, para que se encuentran preparadas a la hora de asumir el papel de jefa de hogar, pero además siempre las ha impulsado a terminar sus estudios y obtener un título.

Por otro lado el marido, plantea que los roles propios de un hombre son el de proveedor del hogar, velar por la seguridad de la familia, educar a los hijos y generar los recursos necesarios para cubrir las necesidades básicas. Dice también que es el hombre el que debe llevar las riendas del hogar y tomar las decisiones importantes; no involucrarse en las labores domésticas, a no ser de que sea estrictamente necesario en situaciones como en las cuales en que la mujer se enferma y las hijas se encuentran en el colegio.

La relación con los hijos debe ser de confianza y ofrecer seguridad, pero con establecimiento previo de las normas y reglas, de acuerdo con la esposa, que los hijos deben cumplir. Plantea el estar seguro de que su pensamiento es consistente con su actuar en el rol de hombre, ya que él es quien provee en su hogar, toma las decisiones importantes en última instancia, además de velar por la familia, en conjunto con su mujer. Respecto de su socialización con sus hijas, el apunta a señalar que siempre les ha inculcado el deber ayudar a su madre, comportarse como señoritas, ser femeninas, y estudiar para ser alguien en la vida.

 

Pareja no tradicional.

La presente pareja también es de adultos jóvenes. Son padres de una niña de 10 años. Ambos son profesionales y trabajan fuera del hogar.

La mujer plantea que cada individuo posee ideas personales de cuáles son los roles genéricos de los seres humanos, ya que no existen pautas universales. Cree que no existen roles previamente asignados a cada género, pero que sí la mujer posee más habilidades afectivas. Lo que la llevaría a tomar roles de apoyo y guía en el hogar. Las labores domésticas deben ser compartidas por la pareja, ya que no son propias de la mujer. Las tomas de decisiones deben hacerse en conjunto con la pareja y siempre respetando la opinión del otro. Hoy en día la mujer está en condiciones de asumir cualquier rol que escoja. Ella dice realizar distintos roles, como el ser mamá, hija, pareja, hermana, amiga, además de ser profesional; los cuales pueden ser realizados tanto por una mujer como por un hombre.

Respecto de la socialización con su hija, trata de que pruebe distintos roles, que se sienta cómoda y que desarrolle un criterio amplio frente a cualquier tema, y sobre todo, frente al del género. Los niños educados con una visión amplia respecto de los roles sexuales, están más preparados para asumirlos si se llegan a presentar en algún momento de sus vidas, además se desarrollan siendo más independientes y con un repertorio de conductas más amplio.

El hombre, plantea que no existen roles específicos para cada sexo, ya que todo individuo, ya sea mujer u hombre, tiene la opción de desarrollar roles, dependiendo de sus habilidades o gustos. Todo tipo de labor, ya sea doméstica o de toma de decisiones, debe ser compartido por la pareja. Al igual que su esposa, él cumple distintos roles, los que están de acuerdo a las responsabilidades que ha ido asumiendo o con sus gustos. Piensa que los roles que asume no son netamente masculinos, ya que de hecho el dice asumir roles que en general son tomados como femeninos, ya sea cocinar o cualquier tipo de labor doméstica, claro que sin problema alguno.

Todos los roles se pueden compartir, haciendo que cada miembro de la familia sienta que juega un rol importante dentro de ésta, pero que a la vez puedan desarrollar distintas funciones, esto, llegando a un acuerdo de respeto mutuo entre las partes de una familia.

Respecto de su socialización con su hija, comparte absolutamente el pensamiento de su esposa, al afirmar de que en lo posible, trata de que su hija desarrolle distintas habilidades y roles que luego le faciliten su adaptación fácil al medio, ya que al ensayar distintos roles durante su infancia, crecerá como una persona independiente y segura.

Este padre espera que con la crianza que como pareja le están dando a la niña, ésta desarrolle un amplio criterio respecto de lo que son los roles sexuales y la idea de que cualquier persona, ya sea mujer u hombre, puede cumplir cualquier función dentro de la sociedad y en un sistema menor, como lo es la familia, la cual es el núcleo del desarrollo del criterio de un niño.

 

 

Madre soltera.

Esta persona también esta dentro de la etapa de la adultez joven. Es una mujer separada hace cerca de una año, y tiene a su cargo a sus dos hijos, una niña y un niño de 9 y 5 años, respectivamente. Para ella se hizo difícil plantear ideas concretas, ya que debido a su separación ha ido cambiando drásticamente su visión sobre los roles sexuales. Para ella, los roles propios de cada sexo ya no existen. Hasta antes de su separación, pensaba que los roles de su sexo era primordialmente el de madre, seguido por el de esposa, hija, hermana, etc. manifiesta que todas las personas son capaces de realizar cualquier rol, sobre todo dentro de una familia. Dentro de una pareja, ambos deberían hacerse responsables de todo lo vinculado al desarrollo de la vida familiar, ya sea en las labores domésticas, el proveer el hogar y sobre todo, el criar a los hijos. Claro está que en su situación, ella ha asumido todos esos roles, los de madre y padre, proveedora y educadora. Reconoce que en algunos momentos se necesita un hombre dentro del hogar, pero inmediatamente plantea que "no es indispensable". Ella no trabajaba mientras estuvo casada, pero ha debido hacerlo ahora que cuida sola a sus hijos. Según ella, le ha servido mucho, el tener que asumir funciones que nunca pensó que tendría que cumplir. Debido a esta experiencia, plantea que le enseña a sus hijos sobre lo que ella hace, trata en lo posible, de hacerlos cumplir roles dentro de su hogar, que culturalmente están designados para el sexo opuesto. De este modo, cría a sus hijos con una mayor amplitud de criterio, les ayuda a su adaptación y sobre todo a adquirir respeto frente al sexo opuesto, y a las funciones que realiza.

 

Los relatos de todas las entrevistas anteriormente presentadas, están basados en las respuestas de cada uno de los entrevistados, al siguiente formato de cuestionario:

 

  1. ¿Cuáles cree Ud. que son los roles propios de su sexo, dentro de la familia?
  2. ¿Cuántos de los roles que Ud. realiza son propios de su sexo?
  3. ¿Cómo socializan a sus hijos respecto de los papeles sexuales?


REFLEXIÓN

 

La tipificación sexual, así como otras experiencias sociales, es una experiencia que una persona vive quizás incluso desde el momento en que nace. A partir de este momento, el niño es tratado de un modo que modelará su personalidad, y el grupo familiar es el más importante durante la infancia, ya que es único grupo que la mayoría de los niños tiene en el período en que son más impresionables. El proceso de interiorización y adquisición de roles, en este caso sexuales, se basa en la aceptación y desempeño de un rol. Desde temprana edad, los niños aceptan roles, en un intento de actuar de acuerdo al comportamiento que se esperaría de una persona que realmente tiene el rol que uno ocupa. Generalmente en los juegos infantiles existe una gran aceptación de roles (papá, mamá, etc.). El desempeño de roles consiste en representar el comportamiento en un rol que realmente se tiene, como cuando nos hacemos padres o madres.

Generalmente los niños comienzan a imitar el comportamiento adulto sin lograr entender qué es lo realmente están haciendo. Con el tiempo los niños comienzan a entender lo que están haciendo, pero el cambio de roles es irregular. Mediante el juego infantil, finalmente los niños se van haciendo consistentes entre su actuar y sus propósitos, además que les permite entender y/o adoptar distintos roles dentro de su grupo de pares.

Debemos reconocer que nos desenvolvemos en una sociedad machista, en la cual existen roles culturalmente asignados para cada sexo, pero no debemos negar que cada uno de nosotros contribuye de algún modo a mantener esta línea de pensamiento y actuación. Debemos aprovechar cada instancia que se nos presente, para presentar y desarrollar una línea de pensamiento que bogue por la igualdad entre los sexos. Para esto debemos empezar con nuestros niños, ya que son como una esponja que absorve una cantidad increíble de información. Debemos ayudarlos a tomar conciencia de los roles, de los sentimiento y valores de otros, ya que ellos, los niños, desarrollan su pensamiento acorde con los roles que las personas más cercanas a su entorno desempeñan y a las expectativas que se tiene de ellos. Ya que la familia es generalmente el "centro de información" de los niños, se debe ejercer o aprender a ejercer una influencia positiva en sus actitudes de aceptación, ya que el fracaso en el desarrollo de esta capacidad de aceptación, podría incluso paralizar el desarrollo de la personalidad.

A pesar de todo, a lo largo de la historia, se ha sufrido un gran cambio respecto de los roles sexuales, sobre todo los asignados a la mujer, lo que no quiere decir que se haya llegado a un consenso sobre el tema. Al menos se llegó al punto, dentro de círculos culturales informados, en que ya no se afirma la idea absurda de que las mujeres son intelectualmente menos capaces que los hombres. Además están comenzando a adquirir cada día más reconocimiento respecto de su desempeño dentro de círculos laborales, a pesar que aún existen grandes vacíos, incluso legales, frente a su situación como mujeres trabajadoras, ya que aún encontramos que están en desventaja con el sexo masculino en algunos aspectos.

Volviendo al tema de la familia y recordando el enfoque del Aprendizaje social, además del mencionado agente de socialización, encontramos el colegio, el grupo de amigos y otros agentes sociales que influyen profundamente al niño durante el desarrollo de su personalidad. Es en estos grupos de interacción, en que se debe tender quizás a una androginización de los roles culturalmente denominados femeninos o masculinos. Es decir, se debe enseñar la aceptación e internalización de atributos sexuales de ambos sexos; se debe potenciar en cada ser humano, las características del sexo opuesto que posee. Si esto se logra en algún momento, se estará ayudando al desarrollo de personalidades flexibles, desprejuiciadas y quizás hasta más humanas en el trato con sus pares.

Se entiende que es una tarea difícil, e incluso no existe un acuerdo respecto de esta "androginización" de los roles sexuales, pero se debería tender a disminuir la rigidez que existe en la tipificación sexual que cada cultura posee, ya sea que esta tipificación vaya en desmedro tanto de las mujeres como de los hombres.

Por último, se debe resguardar la crianza que se le de dentro de la familia a los niños, respecto de la tipificación sexual. En la actividad práctica, se piensa haber presentado una notable diferencia entre los individuos entrevistados. Podemos notar una clara distinción de lo que cada uno planteaba como "propio" de cada sexo en la pareja tradicional. Por otro lado, la pareja no tradicional presentó una postura bastante interesante de escuchar y sobre todo de llevar a cabo. En este caso podríamos asumir, sin intención de plantear teoría, claro está, que los hijos que se críen dentro de este matrimonio, podría desarrollar una amplitud de criterio bastante beneficiosa, para ellos mismos y para sus futuras parejas, al encontrarse "libres" de prejuicios respecto de la tipificación sexual.


CONCLUSIONES

La tipificación sexual, se presenta general y lamentablemente, como un proceso de socialización rígido y difícil de modificar y es este proceso el que nos lleva a la adquisición de los valores y normas típicas de los roles asignados a cada sexo. Las diferencias sexuales psicológicas y este proceso de tipificación, son elementos fundamentales en el desarrollo de la personalidad de cada individuo, quien llevará a cabo su adquisición de roles acorde con sus experiencias sociales y los procesos cognitivos subyacentes a este aprendizaje.

Podemos plantear que la adquisición de pautas de conducta sexual, está ligada a la experiencia - que cada individuo ha tenido - relacionada con lo que a lo largo de su desarrollo le ha sido enseñado como propio de su sexo, experiencia a la que subyacen procesos cognitivos, y a ciertos determinantes biológicos.

El proceso de tipificación, comienza tempranamente dentro de la familia y la observación que el niño hace, respecto de los papeles que cumplen todos quienes la componen. Es aquí, entonces, donde debe realizarse una educación que tienda a la igualdad y respeto entre los sexos, para poder convivir dentro de una sociedad más humana, en la cual la discriminación o desvalorización de los papeles que cada uno de nosotros debe cumplir, no sea un acontecimiento común.