El mexicano y sus actos masivos.

Por . En 2009-09-17 15:12:33 -0700
El mexicano y sus actos masivos.

En México como en otras partes del mundo se llevan a cabo eventos masivos que al congregar a la gente se aprecia en qué cantidades un sector de la población se halla armonizado con relación a X evento. El tipo de vestimenta, los colores que se usan, lo que se hace mientras la reunión a nivel masivo se realiza, etc., las personas adquieren un particular carácter homogéneo que las une para expresar algo en lo que están de acuerdo. Hace pocos años un fotógrafo canadiense innovó dentro de este ámbito congregando a personas quienes, por propia voluntad estuvieran dispuestas a desnudarse y fotografiarse de manera masiva. México rompió récord en el número de personas que se desnudaron para ser fotografiadas. Recientemente, tras la muerte de Michael Jackson, el país representado por un sector social rompió otro récord de carácter masivo al congregar a más personas para bailar a manera de coreografía una canción del mencionado cantante. Ciertamente no se pueden dejar de lado muchos otros eventos que congregan personas como las finales de soccer, las celebraciones de independencia o las festividades decembrinas, lo que me conlleva a afirmar que en México hay gente mansa, dispuesta a dejarse llevar y a hacer lo que se mande y disponga. Yo considero que la gente común*(1) tienen que manifestarse en tanto una expresión de sus Yo que suprime la moción pulsional, es decir, lo que a cada uno sus huellas mnémicas le puedan perturbar.

De tal manera que el mexicano pareciera ser más masivo que en otras partes, si de congregarse se trata. Obtiene reconocimientos por masa porque así es socialmente aceptado. Forma parte de una comunidad, la suya propia y la del mundo y esto hace de la sociedad mexicana algo que es normal; se es sano en tanto que se combinan el primer acto de la neurosis y el segundo acto de la psicosis; a saber, de no desmentir la realidad, pero sí de querer modificarla. Erich Fromm, “El miedo a la libertad” menciona que el ser humano nace en una condición de “separatidad” originado al momento de nacer, pues al salir del útero materno su condición será la de buscar pertenecer y formar parte de un grupo en tanto que la gente necesita de los demás para sentirse segura. Fromm y antes Nietzsche hablaron del rebaño en alusión a la gente que actúa por moral o por no ser señalados por los demás; por lo que considero que el mexicano común no se interesa por destacar en lo individual porque le angustia y tal como Soren Kierkegaard, “El concepto de la angustia” lo expone, la esencia del ser humano es la angustia ante la nada, al tiempo que es la posibilidad de la libertad. Oscar Lewis, “Los hijos de Sánchez” permite ver la manera en que es segregado alguien que se quiere superar y ser mejor en todo lo posible, tratando de dejar de lado la miseria y el conformismo, los cuales son faciles de acostumbrarse en ambientes claramente desfavorables. Martha, la hija mayor de una familia pobre que vivió en una vecindad del centro de la ciudad de México en los años cincuenta, al estudiar su carrera comercial es rechazada y segregada por su entorno incluyendo a su familia, lo que conllevó para ella a vivir en estado de angustia y depresión.




(1)¿Quiénes son la gente común? hay que dejar de lado a la clase política, al sector empresarial, al narcotráfico, al mundo del espetáculo y a los futbolistas para decir que los que quedan son la gente común.






Sustento así, que el mexicano común no se destaca de manera individual porque ello conlleva a experimentar la angustia; de nada y la libertad, lo cual desestructura la conciencia, a saber, de una condición delirante. La advertencia de cualquiera que se salga del rebaño es cualquier indigente que anda por la calle, justamente en condición de delirio; es la protesta de esos Yo contra el mundo. Yo pienso que para destacar, que para trascender una irrelevante participación en actos masivos hay que estar dispuestos a la psicosis; no hablo de la psicosis somáticamente determinada ni la psicosis estructuralmente determinada porque podría pensarse que hablo de una fase prodrómica de la Esquizofrenia o la Esquizofrenia misma por cuanto la huida de lo exterior. Me refiero al súper hombre de Nietzsche “Así hablaba Zaratustra” en que pide asumir valores de riesgo tales como la osadía y la rebeldía para superar al rebaño porque, justamente, lo que es socialmente aceptado e imitado previene al hombre llegar a un punto en que al perder el contacto con el “aquí y ahora” se sujeta a su imaginería como sugiere el enfoque gradualista de Henri Ey respecto a la condición de delirio*(2)

El mexicano tiene por costumbre burlarse de lo raro y de esa manera lo evade, no asume algún compromiso para buscar explicaciones a lo que ve; Jorge Portilla, pensador mexicano realizó un ensayo sobre la mexicanidad donde afirma que la sociedad mexicana es la sociedad del relajo, pues por medio de esta manifestación el mexicano suspende la seriedad y el compromiso; por su parte Samuel Ramos, filósofo mexicano afirmó que el pelado mexicano es la expresión más elemental que adquiere un carácter nacional. Pero cuando lo raro como un homosexual o un psicótico están en casa, estos son negados, ignorados o desechados*(3) Por ello estoy convencido que la gente común entre más ignorante es, tiene menos conciencia de lo relacionado a las emociones. Las familias que no tienen que lidiar con un enfermo psicótico en casa no están exentas de ello y me queda claro que no hay ni la más mínima idea de lo que es enfermarse mentalmente, aún cuando de hecho, puedan estarlo.






(2)A este respecto cabe hacer notar el caso de Rafael Acosta “Juanito” delegado electo por Iztapalapa quien sus primeros discursos eran de apoyar el movimiento de López Obrador, pero ahora “Juanito” afirma poder gobernar, que es el más famoso del mundo y que planea postularse a la presidencia de la República.


(3)Las experiencias que he tenido dentro de la unidad psiquiátrica Morelos clínica 23 del IMSS, en lo personal me permiten afirmar que la mayoría de los familiares de un enfermo psicótico ven a este como una carga y le tienen degradado como miembro de la familia. Resulta evidente la necesidad de psicoeducación para generar otro tipo de conciencia respecto a la salud mental.







Recientemente hubo una noticia relacionada con el secuestro de un avión de Aeroméxico en el Aeropuerto de la ciudad. Resultó que el responsable del “atentado” pedía hablar con el presidente de la República porque quería poner sobre aviso de supuestos atentados que el país sufriría. Esta persona, de nombre Josmar, dijo haber recibido un mensaje divino*(4) Esto hizo que los dadores de noticias, principalmente Televisa y TV azteca habaran de aquél como un simple loco fanático. Televisa llegó al absurdo de invitar a sus espacios de noticias a las azafatas y piloto del avión secuestrado casi para ponerlos en calidad de héroes, cuando lo que era menester invitar profesionales de la salud para hablar de la psicosis o bien de difundir la salud mental tomando como ejemplo este acontecimiento.

Infortunadamente, el mexicano común difiere del conocimiento, trabaja para luego pasarla bien y esto es una represión curativa. Antonio Caso, pensador mexicano, mencionó en su momento que el porvenir de México no es por medio de la doctrina científica, porque el liberalismo ignora la realidad y el positivismo acusa una fatalidad de la realidad; esto lo explica con mayor claridad Octavio Paz “El laberinto de la soledad”, al mencionar que cuando Juárez proclama las leyes de Reforma pretendió que el país borrara de un golpe su pasado para convertirlo en un país a la manera europea, pero que la diferencia es que Europa pasó por un periodo de mil años, la edad media, para que de manera gradual alcanzara la madurez y crecimiento que como continente poseen hoy. Así, Samuel Ramos había dicho y prevalece hoy que en México hay una pretención de modernidad sin posibilidades reales de serlo, hay una ocultación de lo verdadero mediante la imitación del extranjero. Por esto pienso que las leyes de Reforma son un acto análogo a la neurosis y la psicosis, quizá más parecido a la psicosis de primera intención al negar la realidad, curarse creándose una nueva, pero al fracasar en este proyecto de país moderno, los privilegiados desde Juárez hasta los actuales se mantienen sanos porque pueden suprimir ver la miseria de país. Por otro lado, el mexicano común también puede mantenerse a salvo del deterioro mental mientras se reúna en actos masivos que lo confirman como ser social, luego normal.



(4)En lo personal, me atrevo a decir que esta persona padece de un trastorno delirante de tipo místico, por lo que su condena de alrededor de 20 años de prisión es un ardid, una coyuntura política que el gobierno de este país ha aprovechado para mostrarse como eficiente en el combate al terrorismo.

Rubén Neyra Quiroz.