Análisis del TOC, esquizofrenia y otros padecimientos de la humanidad - Psicología

Por clbustos. En 2009-08-15 01:12:26 -0700
Análisis del TOC, esquizofrenia y otros padecimientos de la humanidad - Psicología
http://peopleonearthtonight.blogspot.com/

Siempre me incliné a las actividades de consejería, aunque no lo he podido ejercer plenamente, y, como observadora consciente e introspectiva de mí misma y mis propios conflictos, he podido elaborar estas descripciones del TOC, esquizofrenia y paranoia.

Les será de utilidad a padecientes, psicólogos y psiquiatras.

Causas y tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo, TOC
08-10-2008

El Trastorno Obsesivo Compulsivo puede ser visto, en una de sus facetas, como una serie de autoagresiones tales como visualizar en la mente un cuadro perturbador para quien provoca esta visualización, causando ansiedad, o como un autoataque en palabras o incluso en acciones de autosabotaje; y podría ejemplificarse como el caso de alguien que sabe que si toca una tecla se puede dañar un programa, y se dice a sí misma: "No voy a tocar, no voy a tocar", pero de todas maneras, en un impulso de autosabotaje, aplasta la tecla. Esa es la mejor descripción que puedo hacer del TOC.

A continuación enumero factores de riesgo para el desarrollo del TOC en algún momento de la vida, y asimismo factores que mantienen el trastorno en quien sufre de TOC.

1. Antecedentes de haber sido maltratado en la infancia, o maltrato en la vida actual.
2. Autoimagen inconsciente negativa, de encontrarse desagradable, unido a estándares altos para juzgarse a sí mismo.
3. Temor fuerte moral o espiritual de alguna cosa (la que se vuelve obsesión). Algo temido fuertemente que en la consciencia se cree (o sabe) que se lo puede terminar forzando dentro de la vida si se deja arrastrar por la obsesión de pensamientos a acción.
4. Deseo en nivel inconciente de lo que trata la obsesión, y percepción de su veracidad en el inconciente.
5. Poca sensación de bienestar en general.
6. Orden externa dada sobre hacerse daño, a nivel subliminal.
7. El poder de la Voluntad. Poca fuerza de voluntad.

1. Maltrato

Una persona que ha sufrido maltrato tiende a dirigir la energía agresiva hacia sí misma. De manera que la persona maltratada está acostumbrada a dirigir las agresiones hacia dentro.

2. Autoimagen inconsciente de ser desagradable

La persona proclive al TOC guarda en su inconsciente un estándar alto de lo que es ser atractivo, y asimismo juzga desagradables ciertas cualidades y a las personas que tienen estas cualidades, pudiendo ser ella misma.

Por ejemplo la persona juzga como atractivo ser limpio, vestirse bien, verse bella, tener status, ser reconocida, etc. Y al contrario lo juzga como deleznable. Siendo que no se atrae por personas que tienen las cualidades contrarias.

Partiendo de esto, la persona a nivel inconsciente tiene estándares altos para juzgarse a sí misma.

Podría estarse sintiendo como alguien a quien trataría con desagrado por alguna razón. Cosas como:

-No tener status y dinero
-Sentirse físicamente no atractivo
-Permitir que le traten abusivamente
-Estar vinculado a personas que las juzga como desagradables, y sin embargo estar unido como pareja o haberlo estado en el pasado

Todo esto haría que la persona se trate a sí misma con desdén. Pues sin exagerar puede, a nivel inconsciente, estar sintiéndose como una pieza de desecho.

3. Fuerte temor moral o espiritual de la intromisión.

Si no se temiera a la obsesión no se preocuparía por ella. Nadie tiene Trastorno Obsesivo Compulsivo de algo como por ejemplo imaginarse que está feliz con sus amigos queridos en la playa…

4. Deseo en nivel inconciente de lo que trata la obsesión, y percepción de su veracidad en el inconsciente.

En realidad nuestra mente subconsciente no nos miente, solo que para nosotros nos puede parecer que la obsesión es una falsedad, pero no lo es en realidad. El inconsciente además es lo que se diría "psíquico", es decir que puede captar cosas sutiles de uno mismo que no las vemos con claridad. Por ejemplo alguien puede ser muy buena persona, pero por alguna razón en un momento dado no está tan angelical como de costumbre aunque no se de plena cuenta de ello. Su inconsciente lo sabe y podría entonces imaginarse algo como él/ella mismo haciendo cosas malvadas, etc. (por poner un simple ejemplo).

Alguien que tiene intromisiones de tipo sexual con el mismo o con el otro sexo, en realidad a nivel inconsciente sabe, para sus propios estándares de moralidad, que su sexualidad está desbocada, o sabe que desea inconscientemente el acto sexual con personas de su mismo género por alguna razón.

5. Poca sensación de bienestar en general.

Al incrementar la sensación de bienestar disminuye la fuerza del TOC, siempre y cuando este bienestar no sea “sucio” como el bienestar por alcohol o cigarrillo, pues en ese caso se incrementa el nivel de autodesagrado.

Lo contrario aumenta el nivel de las autoagresiones. Factores tales como frío, hambre, calor, desesperación por no poder fumar o tomar café (el exceso de esto crea lo contrario, pero la falta, mientras la adicción está presente conlleva a una falta de bienestar que puede desencadenar autoagresiones), sensación de picor, estar en un lugar desagradable, música ruidosa, etc.

6. Orden dada al inconsciente de hacerse daño

Un desencadenante para una persona que ya sufre de TOC, es el de recibir una orden de hacerse daño a través de un mensaje subliminal que va directo al inconsciente, y aunque una persona que no sufre de este trastorno puede no inmutarse ante el mensaje subliminal, la persona con TOC ha elaborado ya un camino de reacción ante la voz del inconsciente.

Los mensajes subliminales, presentes sobre todo en la música, pueden decir cosas como: “mátate”, “degenérate hasta el final” y otras cosas más. Pero es sobretodo ante estas dos instrucciones presentes en cantidad de canciones, que el inconsciente reacciona dando paso a una especie de autodestrucción mientras dura la canción.

7. Fuerza de voluntad insuficiente

El impulso de la autoagresión con una obsesión es un deseo del inconsciente, tal como puede ser la actividad sexual o el deseo de fumar.

Una persona con la fuerza de voluntad suficiente puede dejar de fumar –descartando el aspecto físico de la abstinencia- sin sentirse desesperado. Decide y a través de esa decisión, cesa el impulso de fumar.

Con una obsesión sucede lo mismo, de modo que si la persona de alguna manera incrementara su fuerza de voluntad, las autoagresiones desaparecerían.

Origen de la intromisión en el cerebro y tratamiento sugerido

Algunas intromisiones son generadas por el hemisferio derecho del cerebro, y otras por el hemisferio izquierdo. Según la clasificación de la actividad de cada hemisferio, siendo el derecho el hemisferio encargado de la generación emocional no razonada, y siendo el hemisferio izquierdo el que está a cargo de la parte lógica de la mente, al hemisferio izquierdo le correspondería la generación energética de intromisiones de temor de algo pensado –que generalmente no se lo llega a razonar hasta el final por el propio temor, sino que es bloqueado, pero la energía queda ahí-, como por ejemplo una auto-agresión verbal como para un metafísico decir: “Me convierto en epiléptico”. Y correspóndele así mismo al hemisferio derecho del cerebro la generación de intromisiones no razonables como verse a sí mismo pegando a un hijo ante el estímulo de una sensación de desagrado por algún elemento en el ambiente como un olor desagradable.

En mi experiencia hallé útil el pellizcarme en la mejilla izquierda o en la derecha –dependiendo del tipo de intromisión-; algunas veces en ambas mejillas, para liberar esa energía generada, que de otro modo terminaría en una autoagresión peor, y recomiendo que esto sea más investigado, pues ahí podría encontrarse una buena solución.

Otros tips para tratamiento:

Tratamientos que incrementan la sensación de bienestar y la fuerza de voluntad pueden tener mucho éxito. Sugiero por ejemplo la combinación de medicamentos con terapias como la de armonización de la energía a nivel de chakras y en especial el chakra del Plexo-Solar donde se rige el bienestar y fuerza de voluntad.

Preocuparse siempre de la imagen, el aspecto físico, procurando vestirse de manera atractiva y armoniosa, y usando el maquillaje adecuado si se trata de una mujer. Y modificar otros aspectos que le hagan sentirse poco atractivo, como actividades, relaciones amistosas y amorosas –modificar lo que pueda para no estar debajo de su estándar.

Terapia de regresión por hipnosis para ir a conflictos de energía de maltrato, e irla disminuyendo para bajar el grado de auto-agresividad.

Coleccionar una pila de discos de canciones bellas, investigando qué música le puede desencadenar autoagresiones por sus mensajes subliminales, y evitando escucharlas.

Qué hay detrás de ciertas esquizofrenias
12-12-2008

El paradigma del mejor esfuerzo

Actuar extraño puede surgir de haber roto el flujo normal de las actividades. En el bebé, desde que nace y cuando va creciendo, el flujo de su energía es una que lo encamina hacia el mejor esfuerzo. De modo que sobrevive a través de este paradigma que además de innato es uno validado por el entorno.

Este es el paradigma de la normalidad. Y este se mantiene así a no ser que se rompa por alguna razón como las que voy a analizar aquí.

El flujo natural podría romperse ante un razonamiento equivocado validado por la importancia de una voz autorizada que le enseña a la persona en cuestión, un sistema de toma de decisiones distinto al normal. Por ejemplo el consejo de un brujo, o un libro que le dice que se debe actuar (por ejemplo) siguiendo la voz del cuerpo (hay libros de recuperación de adicciones que recomiendan cosas de este estilo). Así la persona se acostumbra a un proceso re-aprendido de actuación.

Se pueden mezclar con esto ejemplos de personas que actúan de un modo no-normal y a las que se valora como modelos de conducta. Ejemplos de pensamientos ruptores de la normalidad están cosas como: seguir la voz del cuerpo, ser bueno implica anularse ante los demás, ser suave con uno mismo en cuanto a hábitos.

Si las ideas inculcadas por esta persona en autoridad para el próximo enfermo, son introducidas en una época en que el sujeto se encuentra en no-bienestar, no-equilibrio total, será más fácil que las adopte, pues el malestar en una persona hace que la persona tienda a colgarse de soluciones que encuentre en su ambiente. Por eso, para que una persona integre ideas extrañas a su conciencia es necesario haber estado en un estado de debilitamiento moral en el que tienen cabida este tipo de influencias. Algo así como sentirse desprotegido por no estar en condiciones de bienestar (las perfectas serían por ejemplo estar dentro de una familia acogedora a donde llegar siempre al finalizar el día y tenerla de soporte, viendo el mundo con felicidad y no creyendo en cucos en los que se cree solo cuando está asustado, que cuando está acompañado no se asusta ni termina desesperándose, agarrándose de la única cosa que le puede producir un poco de placer emocional, el cual es buscado de manera instintiva para auto-preservación por todo ser humano).

Introducción de la mente en la toma de decisiones de nivel rutinario/animal como cortocircuito de la normalidad

La normalidad está basada en un paradigma del mejor esfuerzo y en la higiene de los actos. Puede recuperarse si la persona enferma decide a cada momento seguir su mejor impulso, y lo que en el mundo espiritual se diría: seguir la voz del corazón, o actuar con el corazón y no con la mente.

De esto se desprende saber que las decisiones rutinarias del ser humano, cuando está en armonía, se desprenden del ser íntegro. Si se usa la mente para tomar decisiones rutinarias que la mayoría de personas las toman sin detenerse a analizar, se está sujeto a la equivocación y la rareza, puesto que la mente tiene demasiado pocos elementos de juicio y no está creada para tomar este nivel de decisiones; sí lo está para analizar decisiones de vida, pero no decisiones como por ejemplo el cómo moverse de un cuarto al otro. Esto es lo que podría haber detrás de una aparente esquizofrenia.

Si una persona se habitúa a pensar analizando con la mente si se debe bañar o no, o si camina así o de otra forma de un cuarto a otro, y si debe volver ese rato a la otra habitación o quedarse, o si lo piensa a medio camino y decide que está equivocado y mejor se regresa, … está sujeto a actuar con rareza y ha hecho un cortocircuito a la impulsividad natural de la normalidad.

¿Es esquizofrenia o paranoia?

Si la creencia en cuestión es, por ejemplo, algo terrorífico, o algo increíble, pero cae en lo posible de acuerdo al conocimiento de la persona en cuestión (por ejemplo alguien que dice que es posible envejecerse de un día para el otro por estar en contacto con viejos todo el tiempo, tratándose de alguien conocedor de las leyes espirituales, por ejemplo del Kybalión o Metafísica, por el conocimiento de una media verdad, según la cual esto sería un caso raro pero posible por el poder de la mente u otras creencias atribuíbles al poder de invocación espiritual), no sería un caso de esquizofrenia sino de paranoia, puesto que dentro de su nivel de conocimiento aceptado esto sería posible. Por supuesto que una persona que esté fuera del alcance de la paranoia, contrastaría con claridad la verdad de que muchos atienden a viejos y no se han envejecido, pero para la persona en cuestión, el temor le ciega y piensa que ese es el caso de los otros porque no se entregan con tanto amor, por ejemplo, y su nivel de conocimientos le dice que una persona que se vincula con tanto amor y atracción, crea un vínculo-camino de semejanza. Es solo un ejemplo, pero ilustra cómo una persona con diagnóstico de esquizofrenia en realidad puede ser un caso de paranoia, en el que la persona está tan asustada que analiza con elementos de juicio que en la realidad son medias verdades pero que para él han sido aceptadas dentro de su nivel de conocimiento.

08-08-2009

Descripción de causas de afecciones psiquiátricas – la esquizofrenia

Hace más o menos un año escribí algunas explicaciones de por qué algunas personas son diagnosticadas de esquizofrenia por actuar con rareza. Ese es una de las descripciones de esquizofrenia, pero ahora voy a escribir y describir cómo se forma otra faceta de la esquizofrenia que es cuando la persona oye voces o ve cosas… He tenido la oportunidad de acercarme a personas con esta afección y entender claramente a qué se debe. Y por lo demás evidentemente he padecido cosas ligeramente similares, como todos, y esto me ha permitido entender este fenómeno aún con más claridad.

Una persona a la que alguien, algunos o algo le hace mucho daño persistente y recurrente en el tiempo, por ejemplo alguien que depende de un jefe o una mamá aplastante y totalmente acosante sumado a otras experiencias de rebuff de la gente o las circunstancias, pero con algunas recurrentes en particular, por ejemplo el caso de alguien que de manera natural tiene un carácter autoritario y su jefe con el que trabaja todo el día hasta las 8 de la noche y que se ubica en la oficina vecina, estando en un país ajeno y que le acosa y le da órdenes injustas y persecutorias a cada momento y critica su trabajo siempre; digamos que ese es el caso; pues bien, de pronto el próximo esquizofrénico pervierte sus esfuerzos de resistencia a la situación, y, con una energía pervertida empieza a auto-agredirse creando –con la misma conciencia- voces lejanas que le dicen cosas desagradables.

Es simplemente la perversión de esa persona; una desviación de la energía que le pervierte contra sí mismo. Y eso es todo. Nunca he probado drogas alucinógenas, por lo que no sabría comparar estos dos fenómenos, pero se me antoja que una alucinación es fruto de un desagrado extremo del cuerpo que le hace auto-agredirse y crear voces o imágenes con una cierta parte de su conciencia.

Eso es todo amigos; no es que tiene dos mentes ni es merecedor el paciente de esquizofrenia de ser estigmatizado como teniendo una mente dañada. O sea que el problema es emocional, no mental, o al menos con un bajo de componente mental tal vez cuando ya se ha formado el hábito y la ruta de neurotransmisores en esa perversión, como con cualquier efecto reflejo.

Por otro lado, otras personas; como yo, tienen clarividencia o son psíquicos y tienen experiencias de escuchar o ver seres que se presentan en otra dimensión, aunque la experiencia es distinta, pues generalmente lo que se oye no son voces acusadoras o lejanas sino que es una conversación sabia y sensata.

De modo que el caso de “A beautiful mind”- “Una mente brillante”, es imposible. El esquizofrénico real no tiene conversaciones sensatas con seres de otra dimensión; los que hacemos eso somos los psíquicos y clarividentes. El esquizofrénico oye o ve otro tipo de sensaciones, más parecidas; se me antoja, al efecto de los alucinógenos, de los cuales me puedo imaginar la sensación por haber tomado un par de veces Akineton para un ligero temblor que tuve y sé lo desagradable que pueden ser los efectos de ciertas drogas.


Escrito por:
Clara Lucía Placencia O.
Quito-Ecuador