Límites para niños de 24 meses hasta los 5 años de edad

Por clbustos. En 2009-01-05 20:02:54 -0800
Autora: Karla Mariana Toriz Ortiz
Asesor: José Manuel Bezanilla
Universidad Justo Sierra Plante San Mateo

Resumen: La presente investigación pretende conocer que son los limites, para que sirven, y los tipos de limites que existen. La educación de un infante de 24 meses a los 5 años debe ser basada en límites de la conducta para que su desarrollo sea ligero en el sentido de no tener problemas cuando se llegue a una etapa posterior, la segunda infancia. Este trabajo se realizo para cubrir la necesidad de algunos padres inquietos y preocupados por la educación de sus hijos, se desarrolla en el contexto de una comunidad pequeña, de nivel socioeconómico medio bajo, con este elemento podemos rescatar que por tratarse de este tipo de población que cuanta con un nivel cultural bajo, se carece de la información pertinente para educar a sus dese sores. El trabajo contiene información sobre que son los límites, como se integran a la conducta del niño en su desarrollo y propuestas sobre que hacer en determinadas situaciones con una propuesta que ofrece viven ciar las temáticas anteriores. Exponerlos y encontrarles solución en grupos de padres que tengan las mismas inquietudes.

Palabras claves: Estructura, límites, familia y niños.


El presente trabajo es con la firme intensión de ser aplicado y que sea funcional para los padres de familia que lo necesiten por que en la sociedad actual es muy importante, comenzar desde edades tempranas a marcar limites y educar en cuanto a ello para que en sus vida puedan saber que si es prudente y no para su bienestar, esto desde una educación temprana que inicie aproximadamente desde los 19 meses hasta los 5 años, en la misma línea para que los padres no tengan conflicto al educar a sus hijos. Esto ha generado que cada vez sean más padres de familias actuales los que se preocupan por la educación de los niños, se preguntan, como siendo tan pequeños es difícil ponerles límites o lograr que los niños obedezcan o acaten indicaciones de ellos que como sus padres son los responsables de su educación.
Tal educación, que refiere el vocablo latín como, educare que significa: “sacar”, “llevar”, “extraer de dentro hacia fuera” y Educare, que significa: “conducir”, “criar”, nutrir, “alimentar”, “guiar”. Bajo este concepto la educación se entiende como la actividad que consiste en guiar o proporcionar, desde fuera, lo necesario para construir. Esta es una parte muy importante de la función educadora de la persona que eduque. Villalobos Pérez Cortes Elvia Marveya (2004)
En esta línea se puede educar a los niños y a su vez marcar límites.
Un límite es una restricción, sea legal, fiscal, social. Los límites son restricciones a conductas que se imponen a los seres vivos al rebasar una conducta no esperada o antes de presentarse esta. Los limites pueden frenar algunas conductas que no se desean en la personas. Los limites son lineamientos de carácter universal, lo que no funciona de manera universal es la edad en la que se aplican estos limites.
En la educación infantil los límites son algo fundamental, que no se debe dejar de lado por los padres. Es importante establecer lineamientos, desde la estructura familiar ya que desde ahí se comienza con la formación de la persona los límites son acuerdos que se establecen y que debe ser respetados y no rebasados por ninguna persona que ese consiente de ellos.
Establecer límites no significa emplear castigos u otros métodos punitivos sino, al contrario, actuar con serenidad pero con firmeza y de manera consistente para niño entienda que se le esta pidiendo que haga o en el caso contrario una conducta que no se quiere que haga y es por eso que se le demandan los limites, para llegar a un acuerdo. Aguayo ( 2001)
La individualidad del infante, en parte, depende de esa constitución única, individual, desde que nace, para relacionarse con otros de su especie. Esa predisposición innata se desarrolla como resultado de las fuerzas operativas durante los cambios continuos del proceso evolutivo. Su autonomía y su predisposición para establecer vínculos con otros seres humanos, siendo parte de su organización innata y única, son también resultado de la mezcla de las formas evolutivas mas desarrolladas.
El neonato es un sistema, auto organizador y su meta es minimizar las diferencias entre el organismo en desarrollo y el medio siempre cambiante. Este concepto de bidireccionalidad de la acción es importante no sólo para entender el proceso de la adaptación, sino también para diferenciar la acción del movimiento. El bebé, si no presenta rasgos de retardo o problemas emocionales, es una persona en acción y no en movimiento. Donde se comienza con las acciones en constante movimiento y el desarrollo del sentido de si mismo se da en con el desarrolle del cuadro del mundo. Usualmente a través de la acción sobre el medio. Un pensamiento común a los investigadores en el área del desarrollo infantil es que el ser humano empieza su vida sin distinguirse del medio, Él desarrollo, por, medio de las acciones del niño sobre su medio produce el fundamento de la polaridad entre su “Yo” y “no-Yo”. Por la observación se puede suponer que la acción exige que el niño se relacione simultáneamente consigo mismo y con su entorno, estableciendo diferencias entre el medio y si mismo, como actor unidireccional, por que regula su medio interno y externo a la vez, con actividades de iniciación y retroalimentación, corrección y reafirmación. Guillen, r (1954)
Las fuerzas constitucionales y estructurales son esenciales precisamente porque construyen acciones reguladas mutuamente de una manera más o menos fácil o difícil. Algunos niños, debido a sus particularidades constitucionales y temperamentales, tienen problemas para formar interacciones mutuas y por consiguiente, problemas en el desarrollo. Como se ha planteado, la evolución de los infantes usualmente se programa por los nexos que establecen con otras personas. Así, los niños no atienden de igual manera a todos los estímulos, lo que en parte esta determinado por el temperamento individual, que influye en la calidad y cantidad de sus relaciones interpersonales.
La estimulación táctil es necesaria desde muy temprana edad para que el niño se desarrolle normalmente. Al parecer, es aquí donde se ancla la estructura de limites esto se puede considerar como un factor constitucional, pero, aparte de eso, los niños muestran preferencias para ciertas clases de estímulos de conductas que no son las que sus padres esperan de ellos, y aquí ello pueden empezar a marcar los limites.
En el área del desarrollo se acepta que el crecimiento, la salud y el desarrollo de altos niveles de funcionamiento cognoscitivo y afectivo requieren una participación continua en acciones e interacciones placenteras y lúdicas. Los niños basan su conducta en lo que es divertido, emocionante y gratificante. El niño que tiene varias fuentes de placer puede encontrar un substituto ante la frustración; en cambio, cuando la frustración es continua y no logra encontrar fuentes alternativas de placer, brota en él la agresión.3
En el desarrollo el niño es capaz de participar en acciones de naturaleza progresivamente más compleja parte de la cual depende que el niño este cada vez menos sujeto al influjo de las cualidades articulares dominantes, pero a la vez limitadas, de la situación del estimulo. El niño, entonces, se desarrolla mejor psicológicamente por su exploración de lo nuevo y lo desconocido que él permite formar nuevos y más complejos patrones diferentes de conducta en situaciones nuevas, en vez de repetir patrones viejos y más sencillos.
Los lineamientos que los padres ponen en sus hijos dan seguridad, y permiten adaptarse mejor a las normas y límites sociales en su vida social y adulta.
Los padres a partir de este conocimiento pueden comenzar a desarrollar una estructura de límites sana en sus hijos, fundamentada en la teoría y la experiencia de algunos padres que ha educado a sus hijos y les han dado resultados positivos siguiendo las pautas que a continuación se muestran:
La coherencia aporta seguridad y confianza al niño porque así conoce exactamente cuáles son sus límites. Marta Bravo (2004) detalla de forma práctica algunas pautas.
Se puede exigir a los niños pequeños que obedezcan sin necesidad de que conozcan todos los argumentos. Sin embargo, a los adolescentes no "se accede" de la misma manera. Es necesario pactar con ellos y llegar a acuerdos.
Es fundamental ser muy concretos en las peticiones que los padres hacen a los menores: no pedirle "que se porte bien", sino que "recoja sus juguetes", "que se lave los dientes después de comer", etc.
Ofrecer opciones del tipo "¿Prefieres ducharte ahora o después de cenar?
Está claro que los niños hacen lo que ven, por ello es importante "dar ejemplo". Los padres y madres se enfadarían con un hijo si pegara a su hermana pequeña "porque se ha portado mal" o porque "no le obedece". Antes han de pensar si no es así como reaccionan como padres con él. Hacer constar la regla de una forma impersonal: "Son las ocho, hora de hacer la tarea", así el conflicto no lo tendrá con nosotros, sino con el reloj.
Aun que se cometen errores como que los padres establecen “límites blandos”, como los denomina Mackenzie en su obra “Poner Límites. Cómo educar a niños responsables e independientes con límites claros “este autor caracteriza los límites blandos como “cuando no significa si, a veces, o quizá”. Es decir, le estamos diciendo ‘No’ al niño, pero al no hacerlo con firmeza, el resultado es que el niño lo sigue portándose mal, no obedece, discute, etc. Un ejemplo cotidiano y muy común del establecimiento de un límite blando es cuando los padres tienen que repetir una y otra vez las cosas al niño y hasta que no le dan un grito, éste no termina de hacerles caso. Esto es algo que se debe evitar, por que el conocer hace en algunos casos que no se caiga en el error. Maurice J. Elias, Stteven E. Tobias. (1999
Considerando todos los elementos anteriores se propone el taller para padres que básicamente consiste en aportar a los padres de familia con hijos de 24 meses a 5 años la información que les ayudara a determinar que son los limite como se integran al desarrollo del niños y como ellos pueden anclara una estructura de limites sana para sus desesores. Surge la propuesta de la modalidad didáctica llamada taller que muestra y demuestra la aplicación de conocimiento en la elaboración de una actividad de una actividad por medio de técnica o estrategia.



Taller
Nombre: Que son los limites para lo niños de 24 meses a 5 años de edad
Modalidad didáctica: Taller
Dirigido a: padres de familia con hijos de 24 meses a 5 años
Asistentes: 20 personas
Duración del taller: 4 horas
1 sesiones de 4 horas
Fecha de realización: día jueves
Horario de realización: de 4: 00 a 8: 00 p.m
Nombre del coordinador de taller:
Karla Mariana Toriz Ortiz
Objetivo general: Proporcionar por medio de vivencias la orientación sana y adecuada sobre que son los límites para los niños de 24 meses a 5 años.
Primera sesión
Encuadre: Rompe hielo, dinámica de presentación Philips 5-4
Temas: Nociones generales del desarrollo del niño de 24 meses a 5 años
Conceptos básicos:
1. Que son los limites
2. Desarrollo del niño
3. Como se pueden poner los limites



Estrategias de enseñanza:

  • Exposición dirigida por el por parte del profesor.

  • (Platica dirigida) Abrir una mesa de dialogo donde ustedes externen sus intereses preocupaciones necesidades entorno a la educación de sus hijos.

  • Tomar nota

  • Exponer las nociones generales, con la estrategia de enseñanza:

  • Presentación del video ( estilos de crianza y limites para niños de 24 mese a .5 años) Vol. 4 por EI (estudios Infantiles)

  • Exposición por parte del profesor, ya recogiendo las inquietudes.




Material didáctico de apoyo:

• Presentación de power point con los conceptos de las nociones generales.
• Pizarrón blanco
• Marcadores
• Video, y presentación final donde rescate los puntos importantes de todo, configurando
todo el discurso el cierre.

Estrategias de aprendizaje:

• Aplicación vivencial de los padres con los niños
• Lectura en casa

Estrategias de evaluación:

• Técnica (lluvia de ideas)
• Revisar la lectura en casa

Referencias bibliográficas

  • Ruiz Velázquez (1991) Limites y Crianza, México, páginas 156 ss.

  • Guillen, r (1954) Desarrollo infantil París, , pp. 47 ss.

  • Flûgel j. c.: (1952) Desarrollo Emocional del niño, trad. cast., Costa rica., , pp. 48.13 adler, A.: Guiando al niño, trad. cast., Buenos Aires, 1948.
    Maurice J. Elias, Stteven E. Tobias. (1999). Educar con Inteligencia Emocional., España

  • Von Humboldt, Wilhelm, (1988) Los límites de la acción, Tiranos, Madrid,.

  • http//:www.sinvestav.ipn.com.fecha de consulta: diciembre 2008

  • Gerardo Hernández Rojas (2003) Orientación Familia. México. Paidós. Pág. 127-142.

  • Villalobos Pérez Cortes Elvia Marveya. (2005) hacia una didáctica integrativa para aprender. Trillas México pag.29.