Locus de control, control conductual percibido y su relación con la Intención de Petición de Uso de Condón.

Por clbustos. En 2011-05-28 21:47:34 -0700
Categorías:

Monografía relacionada con Locus de control, control conductual percibido y su relación con la Intención de Petición de Uso de Condón en Mujeres Universitarias de la Ciudad de Concepción.

JAVIER ARDOUIN, CLAUDIO BUSTOS, ROSA GAYÓ, MAURICIO JARPA
Universidad de Concepción
Junio, 2001

Este estudio utiliza la teoría de la conducta planificada de Ajzen para investigar la relación entre el locus de control y el control conductual percibido y su influencia en la intención de pedir el uso del condón, a través de la aplicación de un cuestionario autoadministrado en una muestra de 104 mujeres estudiantes de 4 carreras de la Universidad de Concepción.

Como hipótesis se señala que la teoría de la acción planificada prediciría de manera adecuada la intención de pedir el uso de condón; además, el locus de control y el control conductual percibido correlacionarían significativamente entre sí y con la intención conductual. Los resultados refutan las dos hipótesis planteadas, ya que ni el locus de control ni el control conductual percibido correlacionan con la intención conductual, y tampoco correlacionan entre sí; la actitud hacia la conducta y la norma subjetiva sí correlacionan significativamente con la intención conductua. La creencia de norma subjetiva sería el mejor predictor de la intención de conducta. Se descarta el valor del locus de control como predictor de la intención y se recomienda investigar la influencia del control conductual percibido sobre la intención en contextos particulares, porque estos serían factores mediadores en su significancia predictiva.


Tabla de contenidos


Introducción

En el presente estudio se utilizará la teoría de la Conducta Planificada de Ajzen con el fin de conocer como influye el Locus de Control y el control conductual percibido de las mujeres en la intención de pedir el uso del condón hacia su pareja. De acuerdo a la teoría de la Conducta Planificada, se esperaría que el control conductual percibido influyera directamente sobre la intención de la conducta en conjunción con otras dos variables planteadas ya en la teoría de Acción Razonada de Fishbein y Ajzen (Norma subjetiva y actitud hacia la conducta).

La Teoría De La Acción Razonada

La teoría de la Acción Razonada intenta comprender y predecir conductas claramente definidas, que están bajo control individual. La teoría señala que la conducta específica está en función directa de las intenciones conductuales y las intenciones se encuentran determinadas por la actitud hacia la conducta - la combinación entre las consecuencias conocidas de la acción y la evaluación que se hace de éstas - y la percepción social de la norma relacionada con la conducta, la cual es definida como el producto de las percepciones individuales acerca de lo que otros quieren que él o ella haga y su motivación para cumplir con estos referentes (Corby, Schneider & Welitski, 1996); en el caso específico del uso de condón, la intención puede ser influenciado por las normas de la pareja. (Smith & Stasson, 2000)

La Teoría De La Conducta Planificada

Algunas conductas y muchas consecuencias de éstas, como el no contraer SIDA a través del uso de preservativo, no están bajo el control completo del individuo, y requieren conductas cooperativas. La extensión de la teoría de la Acción Razonada a través de la inclusión de la variable de control sobre la conducta, fue propuesta por Ajzen y es conocida hoy como la teoría de la Conducta Planificada; en el caso de los comportamientos cooperativos, esta teoría tendría un mejor predicción dela intención de conducta que la teoría de la Acción Razonada (Corby, Schneider & Welitski, 1996).

De acuerdo a la teoría de la conducta planificada, es necesario incluir el control conductual percibido sobre la conducta en la predicción de intenciones, conductas o ambas. Una medida del control real de individuo sobre la conducta sería deseable, pero difícil de obtener, por lo que se utiliza una medida de control conductual percibido como una medida aproximada del control sobre conducta actual (White, Terry & Hogg, 1994). En otras palabras, el que el individuo piense que capaz o no de realizar una acción específica o conducta es visto como determinante, en conjunto con las actitudes y la norma subjetiva hacia la conducta, de algunas intenciones y conductas específicas. El control conductual percibido, a diferencia de la norma subjetiva y la actitud hacia la conducta, tendría una correlación directa con la conducta real y con la intención conductual, lo que no ocurría con las otras dos variables, que sólo presentan una correlación directa con la intención conductual (Ajzen, n.d.)

Los individuos que sienten que ellos no tienen control sobre la práctica de una conducta particular de salud, puede que se abstengan de realizar una conducta o no seguirán sus intenciones de ejecutar dicha conducta, no importando sus actitudes y normas subjetivas al respecto. Sin embargo, un individuo que se siente confiado en su habilidad de realizar la conducta es más probable que intente realizar la conducta y/o que mantenga sus intenciones de realizarla (Smith & Stasson, 2000).

Locus De Control

El término de locus de control se ha usado para referirse al concepto de control interno v/s control externo desarrollado por J. Rotter. Este concepto forma parte de la teoría del aprendizaje social de Rotter. Dentro de esta teoría, las expectativas juegan un papel importante y se distinguen varios tipos; las expectativas generalizadas para el éxito, las expectativas generalizadas de confianza interpersonal y las expectativas generalizadas de control del refuerzo, interno v/s externo.

El concepto de locus de control se refiere al grado con que el individuo cree controlar su vida y los acontecimientos que influyen en ella. En términos generales, constituye una expectativa generalizada o una creencia en la que se que se vive, relacionada con la previsibilidad y estructuración del mundo. Cuando un sujeto percibe que un determinado evento reforzador es contingente con su propia conducta, esto es, considera que ejerce influencias importantes sobre el curso de su propia vida, se dice que tiene un control interno del refuerzo. Si, por el contrario, un sujeto percibe un refuerzo como una consecuencia directa de su comportamiento, pero no totalmente contingente con él, y posee la creencia de que estos acontecimientos están determinados por fuerzas externas fuera de su alcance, tal como la suerte o el destino, se dice entonces que tiene un control externo del refuerzo. (Penhall, 2001)

Un problema muy importante observado al revisar las investigaciones que ocupan la Teoría de la Acción Planificada fue la falta de acuerdo en la los ítems utilizados para medir el control conductual percibido, lo cual tendría su origen en la falta de concordancia en las variables que se consideran pertenecientes a éste constructo. En estos estudios se ha asociado este concepto a variables derivadas de constructos como la autoeficacia y el locus de control; en algunos casos, se ocupan ítems que representan a ambos constructos, mientas en otro se ocupan sólo índices de uno de estos dos conceptos, estableciendo ímplicitamente que el control conductual sería lo mismo que uno de estos conceptos o que representaría una mixtura de ambos. Es de notar, por lo demás, que la importancia del control conductual percibido en la explicación de la varianza de la intención y conducta varía mucho en los estudios, tal vez por esta misma ambigüedad conceptual que deriva en la heterogeneidad de ítems utilizados para medir control conductual percibido.

Así, Albarracin, Fishbein y Middlestadt (1998), en un estudio comparativo entre la TAR y la TCP, utilizan medidas del control conductual percibido que no corresponde a la definición original de Ajzen, dado que ocupan un subconjunto de la escala de locus de control de Rotter y un ítem que mide la posibilidad de realizar cualquie conducta (no una específica) para prevenir el SIDA. En otros estudios, los autores utilizan medidas del control conductual percibido centradas en factores internos relacionados al concepto de autoeficacia (Reinecke, Schmidt & Ajzen, 1997) o directamente al control que se tiene sobre la conducta (Kasprzyk, Montaño & Fishbein, 1998). Como se observa, no existe un consenso sobre los ítems que deben usarse para medir el control conductual percibido, lo que sí ocurre con las variables de actitud y norma subjetiva.

Según Manstead y Van der Pligt (1998), se puede considerar que el mayor o menor control conductual percibido estaría formado por dos grandes factores, uno interno asimilable a la autoeficacia y otro externo, correspondiente a los factores que no atañen al sujeto y que dificultarían o facilitarían la realización de la conducta. De acuerdo al concepto de locus de control, que lo define como percepción estable de mayor o menor contingencia entre la conducta y las consecuencias de ésta, se pueden inferir dos posibles relaciones entre el locus de control y el control conductual percibido, una de las variables determinantes de la intención de conducta dentro de la teoría de la conducta planificada:

  • un locus de control más interno llevaría a que el sujeto considerara, en general, a la conducta propia como más controlable, ya que si las consecuencias de la conducta dependen de él, también los factores que la generan dependerán de su persona.
  • la internalidad o externalidad del locus de control no tiene relación con el control conductual percibido para una conducta específica, ya que los sujetos pueden establecer claramente la diferencia existente entre el control que tiene en la realización de la conducta y el control que tienen sobre las consecuencias de éstas. Ambas variables actuarían por separado en la intención de conducta.

Hipótesis

En este estudio se pretende demostrar dos hipótesis. La primera afirma que se existiría una relación significativa entre las variables de actitud, norma subjetiva y el control conductual percibido - variables independientes- y la intención de pedir a la pareja el uso de condón - variable dependiente -, tanto si se considera la relación de cada variable independiente con la dependiente por separado, como si realiza una correlación múltiple. La demostración de esta hipótesis nos permitiría afirmar que el modelo de la TCP predice de manera adecuada la intención de conducta, de acuerdo a las investigaciones realizadas dentro de esta teoría (Kasprzyk, Montaño & Fishbein, 1998; Reinecke, Schmidt & Ajzen, 1997).

Como segunda hipótesis, de acuerdo a los dos modelos propuestos anteriormente para la relación existente entre locus de control y control conductual percibido, se establecerán dos alternativas mutuamente excluyentes:

2a.- Existe una correlación significativa y positiva entre locus de control interno y el control conductual percibido, por una parte, y una correlación positiva y significativa entre ambas variables y la intención de conducta, por otra.

2b.- No existiría una relación significativa entre locus de control y control conductual percibido, pero sí entre la intención de conducta con ambas variables en forma independiente.

La importancia del presente estudio radica en que al ser el condón el único método extendido de prevención de enfermedades venéreas, junto con la abstención sexual, es importante estudiar cuales son los factores que influyen en su utilización para la prevención de éstas y del SIDA. Específicamente, se estudiará la intención de pedir el uso de condón al compañero sexual en las mujeres, ya que como se señala en el estudio de Gómez y otros(1996), existe un desfase temporal entre la iniciación de la actividad sexual y el uso de métodos anticonceptivos, constituyéndose esto en una conducta de alto riesgo que pudiese provocar el contagio de una enfermedad venérea, el SIDA o un embarazo. Además, en el caso específico de Chile, existe una progresiva feminización del contagio del SIDA (Conasida, 2000), lo que hace especialmente pertinente el estudiar los factores que pueden afectar la petición de uso del condón en las mujeres.

Del punto de vista teórico, este estudio permitiría clarificar la relación existente entre los conceptos de locus de control y control conductual percibido en la predicción de la intención de conducta, de manera tal de establecer una clara delimitación de ambos conceptos en la instrumentalización - creación de ítems - y permitir un análisis crítico de los resultados obtenidos con la utilización de la Teoría de la Conducta Planificada.

Método

Sujetos

La población para el estudio está constituida por mujeres de la Universidad de Concepción; de acuerdo a esto, la unidad de análisis serán los individuos.

La muestra fue del tipo deliberado, ya que al no contar con los recursos necesarios para realizar un muestro aleatorio de toda la universidad, se seleccionaron carreras en las cuales fuese posible obtener muestras de tamaño superior a 20 personas. De este modo, se aplicaron 131 encuestas a estudiantes de 4º año de psicología (24 encuestas), 3º y 4º de sociología (29 encuestas), 2º y 4º de servicio social (40 encuestas) y 3º de educación básica (38 encuestas). 27 encuestas fueron devueltas incompletas, por lo que fueron excluidas del análisis. Todos los análisis fueron realizados considerando las 104 encuestas restantes.

La muestra se compone de 22 estudiantes de psicología, 21 de sociología, 36 de servicio social y 25 de educación básica. La edad de las participantes osciló entre los 18 y 30 años, con una media de 21 y una desviación estándar de 1.8 años.

Instrumento

Se utilizó como instrumento de recogida de datos un cuestionario autoadministrado, el cual debía ser contestado en forma escrita. Este cuestionario recolectó información demográfica sobre el sujeto, tales como la edad, la carrera y el curso del sujeto. Se aplicarón ítemes que medían las variables independientes - Locus de Control, Actitud, Norma Subjetiva y Control Conductual Percibido - como la variable dependiente - intención de pedir el uso de condón a la pareja.

Antes de aplicar el instrumento sobre la muestra real, se realizó un estudio piloto con 10 mujeres estudiantes de psicología de quinto año para encontrar fallas en el cuestionario y determinar el tiempo promedio de aplicación. Pese a realizar el estudio piloto, en la primera aplicación, realizada en Educación Básica, se produjo una pérdida muestral importante (34%), debido fundamentalmente a la falta de respuestas en los ítems 2,4 y 5 de la segunda sección del cuestionario. Debido a esto, se debió agregar una instrucción en cada uno de estos ítems, instando a responder cada uno de los subítems; esto llevó a una disminución de la pérdida muestral en las otras tres aplicaciones.

Locus de control. Para medir el locus de control de los sujetos se utilizará una adaptación del cuestionario de locus de control de Rotter, el cual consta de 29 ítems de elección forzosa.

Intención de conducta. Se le preguntó al sujeto su grado de acuerdo con la afirmación "Yo le pediría a mi pareja que usara condón la próxima vez que tenga relaciones sexuales" en una escala de Lickert de 7 puntos.

Actitud general. Se ocuparon 4 ítems para determinar la actitud general hacia el condón. El primer ítem consta de 4 subítemes, correspondientes a escalas Likert cuyos puntajes van de 1 a 7; se entregaron 4 adjetivos que completan frases de cómo podría describirse una relación sexual con condón (placentera, buena, fácil, cómoda) y se pide responder el acuerdo o desacuerdo con estas afirmaciones. Los 3 ítems restantes corresponden a escalas Lickert de 7 puntos.

Actitud específica a la conducta. Para medir la actitud específica se utilizó un solo ítem que contiene cinco subítemes, correspondiendo éstos a diferenciales semánticos de siete puntos. Este ítem califica la frase "decirle a mi pareja que use condón cada vez que tengamos relaciones sexuales" con cinco adjetivos: Inteligente/no inteligente, placentero/no placentero, bueno/ malo, dañino/beneficioso, agradable/desagradable.

Control percibido. Se usarán dos ítems para su medición, cada uno de los cuales mediría un aspecto distinto de este constructo. Los dos corresponden a escala Likert; el primero de ellos posee dos subitems de siete puntos que miden la percepción de control (interna) de pedir condón a la pareja, por medio de dos frases: "depende de mí/no depende de mí", "está bajo mi control/no está bajo mi control"; estos ítems reflejarían la percepción que tiene el sujeto de dirigir su conducta según su albedrío y, por tanto, los denominaremos en su conjunto control conductual percibido de manejo. El segundo ítem mide la percepción de dificultad (control de la conducta por factores externos) para pedir el uso de condón a la pareja por medio de dos adjetivos: "Muy difícil"/ "No difícil"; este ítem mide un aspecto distinto del control conductual percibido de manejo, ya que refleja la dificultad para realizar la conducta, por lo que lo denominaremos control conductual percibido de dificultad.

Norma Subjetiva: Esta variable fue medida por siete ítems de escala Lickert de siete puntos. El primero de ellos evalúa si las personas importantes para la persona creen que se debe o no pedir el uso del condón y otros tres ítems se refieren a la importancia que otros significativos como padres, amigos y la propia pareja le otorgan a la intención de pedir el uso del condón, calificándose desde muy importante a no importante; estos cuatro ítems tienen relación con la importancia que le dan los otros significativos a la petición de uso de condón y serán denominados Creencia de Norma Subjetiva en el análisis posterior. Los últimos tres se refieren a la importancia que le da el sujeto a la opinión de estos otros significativos; estos ítems tendrían relación con la motivación que tendría el sujeto para cumplir con las expectativas del resto, por lo que serán denominados Motivación de Norma Subjetiva

Recolección de datos.

Se entregó el cuestionario a los sujetos en sus lugares de estudio; en el caso de los estudiantes de psicología y educación básica se pidió autorización a los profesores encargados, en el caso de sociología se pidió autorización formal al director de departamento, jefe de carrera y profesores encargados y en cuanto a la carrera de servicio social, se aprovechó la circunstancia de la reunión de muchos de sus alumnos en una asamblea para aplicar la encuesta.

El procedimiento de aplicación del cuestionario fue el mismo para todas las carreras: se les explicó a las participantes el fin del estudio, se les solicitó que llenaran de manera completa el cuestionario y se recalcó el carácter confidencial y voluntario de su participación. Por lo menos uno de los investigadores permaneció durante el tiempo de aplicación para responder las consultas de los sujetos.

La duración de aplicación bordeó los 30 minutos. Las fechas de aplicación de los cuestionarios fueron el día 25 de Mayo para educación básica, 28 de Mayo para Psicología y 31 de Mayo para servicio social y sociología.

Diseño de la investigación

En el aspecto temporal, esta investigación tiene un carácter transversal, ya que se realizó la recolección de datos en un tiempo determinado y breve. Además, constituyó un estudio que ocupó la estrategia correlacional para comprobar hipótesis, ocupando datos obtenidos a través de un instrumento de recogida de datos, específicamente un cuestionario.

Análisis de los datos

En primer lugar, se tabularon los resultados y se obtuvieron los puntajes brutos para las 6 escalas principales (intención de conducta, actitud general, actitud específica, control conductual percibido, norma subjetiva y locus de control) y las 4 secundarias (control conductual percibido de manejo y control conductual percibido de dificultad; motivación a la norma subjetiva y creencia de norma subjetiva). Después, para efectos de una lectura más fácil de los datos, todos los puntajes brutos se transformaron a puntajes índices que oscilan entre 0 y 100; el puntaje mayor indicaría, para el caso de la intención, una mayor intención de pedir condón; para las escalas de actitud, una mejor actitud hacia el condón o a su petición de uso; para las escalas de control conductual percibido, una mayor percepción de control conductual; para las de norma subjetiva de creencia, una mayor importancia que le darían a los otros a la petición de uso de condón; para la norma subjetiva de motivación, una mayor importancia otorgada la opinión de los otros significativos sobre la petición de uso de condón y para la escala de locus de control, un locus de control más interno.

Para obtener el puntaje índice, en la tabulación se invirtieron cuando correspondía el valor de los ítems cuando no se daba el caso que 1 fuese el valor que tributaría a un mayor puntaje del índice y 7 a un menor y se obtuvo el índice a través de la siguiente fórmula.

Para comprobar la primera hipótesis, se utilizó un análisis de regresión múltiple, considerando como variables independientes la actitud, la norma subjetiva y el control conductual percibido frente a la intención de pedir el uso de condón, en tanto que se consideró como variable dependiente la intención de realizar esta conducta. Se considerará aprobada la hipótesis si tanto la regresión múltiple como las tres regresiones univariables entre la variables independientes y la dependiente resultan significativas.

En relación a la segunda hipótesis, se utilizó un análisis de regresión múltiple y otro de regresión simple. El primero se utilizará para comprobar la existencia de una relación significativa entre el locus de control y el control conductual percibido, como variables independientes, y la intención de pedir el uso de condón, como variable dependiente. Si esta relación se verifica, se procederá a demostrar una de las hipótesis alternativas, 2a o 2b, estableciendo si existe o no una correlación significativa entre el locus de control y el control conductual percibido; si la relación se presenta como significativa, se demostrará la hipótesis 2a, en tanto que si no se presenta, se demostrará la 2b.

Para el análisis de los datos, se utilizaron los programas Excel 97 SR-1 y SPSS 8.0.

Resultados

Estadísticos descriptivos

En la Tabla 1 se presentan las medias y desviaciones estándar para cada variable relevante para la teoría de la conducta planificada (actitud específica, norma subjetiva y control conductual percibido), junto a la medición del locus de control, agrupadas de acuerdo a las distintas carreras participantes del estudio. Junto a estas medidas, se agregaron las de actitud general hacia el condón y se establecieron subdivisiones para las variables de norma subjetiva - motivación a la norma subjetiva y creencia de norma subjetiva - y de control conductual - control conductual percibido de manejo conductual y control conductual percibido de dificultad.

Tabla 1
Medias y desviaciones estandar de las variables de l a teoría de la conducta planificada y locus de control obtenidas en la aplicación

Se realizó un test de Kruskall-Wallis para determinar la existencia de diferencia de medias significativas entre los grupos. Se obtuvieron diferencias significativas (p < .05) para las variables de Intención Conductual (χ2=10,494), Norma Subjetiva (χ2=5,238) y Motivación a la Norma Subjetiva (χ2=19,531); todas las otras variables no presentan diferencias significativas entre las distintas carreras. Para las tres variables, Servicio Social obtuvo el mayor puntaje, en tanto que Psicología obtuvo el menor.

Consistencia de las escalas

Las variables que presentan más de 1 ítems para ser medidas son el locus de control - medido a través del cuestionario de Rotter -, la actitud general hacia el condón, la actitud específica, el control conductual percibido y la norma subjetiva. Para el locus de control obtuvimos un índice de confiabilidad de 0,65 usando la prueba de dos mitades de Guttman; se eligió este método debido a que fue el utilizado por Rotter para medir la confiabilidad de su cuestionario. Para el resto de las escalas se utilizó el α de Crombach para medir la consistencia interna. La escala de actitud general hacia el condón presenta el índice de consistencia más alto con α=0,80; le siguen la escala de actitud específica hacia la petición de uso de condón (α=0,76) y la norma subjetiva (α=0,74). La menor consistencia la presenta la escala de control conductual percibido, con α=0,54. Con respecto a las subescalas, la creencia de norma subjetiva presenta un α=0,72, la motivaciσn a la norma subjetiva un α=0,67 y el control conductual percibido de manejo un α=0,71; no consideramos el control conductual percibido de dificultad por constar sólo de un ítem.

Comprobación de la hipótesis a través de análisis de regresión simple y multivariado

En la tabla 2 se presenta las correlaciones existentes entre todas las variables del estudio, medidas a través del coeficiente r de Pearson; en la tabla 3 se presentan los resultados del análisis de regresión múltiple para dos modelos, uno utilizando como variables dependientes las consideradas en la teoría de la conducta planificada y el segundo utilizando las mismas variables anteriores, agregando el locus de control.

Tabla 2
Correlaciones entre la intención conductual, locus de control y las vartiables de la teoría de la conducta planificada, con sus respectivas subescalas

Como se puede observar en el análisis de regresión simple, las correlaciones más grandes con respecto a la intención de conducta son las que se presentan con la actitud general hacia el condón y la actitud específica hacia su petición, ambas con r=0,54 y con la norma subjetiva, con una correlación para la norma subjetiva general de r=0,54, un valor de r=0,28 para la motivación a la norma subjetiva y de r=0,60 para la creencia de norma subjetiva. La intención de pedir uso de condón no presenta correlaciones significativas con el locus de control ni con el control conductual percibido, tanto si se considera la escala total del control conductual percibido general como sus dos subescalas.

Tabla 3
Análisis de regresión múltiple para las varaibles predictoras de la intención de petición de condón, según la teoría de la conducta planificada (modelo 1) más el locus de control (modelo 2)

En el análisis de regresión múltiple, por otra parte, se puede observar que son significativas las correlaciones existentes entre la actitud específica y la norma subjetiva como variables independientes y la intención de uso de condón, como variable dependiente, tanto en el modelo donde sólo se consideran las variables de la teoría de la conducta planificada, como aquel en el cual se incluye el locus de control. Ahora bien, ni el control conductual percibido ni el locus de control presentan correlaciones significativas con la intención de petición de condón.

De todo lo anterior se desprende que tanto la hipótesis 1, como las 2a y 2b son refutadas. En el caso de la hipótesis 1, sólo existe una correlación significativa de dos de las tres variables consideradas en la teoría de la conducta planificada (actitud específica y norma subjetiva) con la intención de petición de uso de condón, no presentándose una relación significativa con el control conductual percibido. En el caso de las hipótesis 2a y 2b, ambas consideraban que debía existir una correlación significativa entre la intención de petición de condón como variable dependiente del locus de control y del control conductual percibido, lo que no se produce. Además, la hipótesis 2a sostiene que debería existir una correlación significativa entre locus de control y control conductual percibido, la cual no se encuentra.

Análisis de regresión simple y de correlación parcial de aspectos específicos.

Las correlaciones sustanciales encontradas entre las variables de la conducta planificada, o sea, aquellas con r > 0,5 (Sierra Bravo, 1999), serían aquellas presenten entre la actitud general y la específica (r=0,77), entre el control conductual percibido y sus subescalas (r=0,87 y r=0,65 para las subescalas de manipulación y dificultad, respectivamente) y entre la norma subjetiva y sus subescalas (r=0,78 y r=0,84 para las subescalas de motivación y de creencia, respectivamente).

Una correlación un tanto menor, pero igual relevante, es la que encontramos entre la norma subjetiva y la actitud específica, con un valor de r = 0, 49. Como esta es una correlación significativa, se controlará la influencia de la norma subjetiva sobre la correlación existente entre la actitud específica y la intención conductual, al igual que la influencia de la actitud específica sobre la correlación entre norma subjetiva y la intención; para esto, se utilizará un análisis de covararianza que mide la significación a través de un coeficiente F (Kerlinger, 1997). En el primer caso, encontramos un coeficiente de correlación parcial de 0,38 , en tanto que en segundo obtenemos un coeficiente de 0,36 , ambos significativos (p < 0.05); esto indica que ambas variables - actitud específica a la conducta y norma subjetiva - si bien están correlacionadas, determinan cada una por sí solas una cantidad significativa de la varianza de la intención de conducta aun cuando se controle el efecto de la otra variable.

Si bien las subescalas de las variables de control conductual percibido y norma subjetiva no se encuentran en la teoría de la conducta planificada, al igual que la actitud general hacia el condón, está última variable con las subescalas de norma subjetiva presentan correlaciones significativas con la intención de pedir condón. Para controlar la influencia de estas variables sobre las consideradas en la teoría de la conducta planificada en su influencia sobre la intención de petición de condón, utilizaremos también un análisis de covarianza.

Controlando la influencia de la actitud general en la correlación entre actitud específica e intención de petición de uso de condón, se mantiene una relación significativa entre estas dos variables, con un coeficiente de correlación parcial de 0,23 (p < 0,05); lo mismo ocurre si controlamos la influencia de la actitud específica en la correlación entre la actitud general y la intención de petición de condón, con un coeficiente de correlación parcial de 0,23 (p < 0,05).

En el caso de la norma subjetiva, si controlamos la influencia de la creencia de norma subjetiva en la correlación entre motivación a la norma subjetiva e intención a la norma subjetiva, el coeficiente de correlación parcial es 0,07, no siendo significativo (p > 0.05) ; en cambio, si controlamos el efecto de la motivación sobre la creencia, el coeficiente de correlación parcial obtenido es de 0,55, siendo significativo (p < 0.05). Por tanto, gran parte de la varianza de la norma subjetiva general y su influencia sobre la intención de conducta está determinada por la creencia de norma subjetiva, más que por la motivación a esta norma.

Discusión

De los resultados encontrados, la primera hipótesis que buscaba comprobar la utilidad de la teoría de la acción planificada para la predicción de la intención de pedir el uso de condón no fue verificada.

Sin embargo, dos de las variables establecidas en el modelo correlacionan con la intención conductual: la actitud especifica hacia la conducta y la norma subjetiva. La otra variable, el control conductual percibido, no mostró una relación significativa con la intención, ya sea considerándola como la percepción de dificultad para realizar la conducta, como percepción de control sobre ella, o como una variable que incluyerá ambos aspectos. Estos resultados coinciden con lo planteado por Fishbein en la teoría de la acción razonada, tal como es señalado en los estudios que se apoyan en esta teoría (Albarracin, Fishbein y Middlestadt, 1988; Kasprzyky, Montano y Fishbein, 1998; White, Terry y Hogg, 1994), en los cuales la norma subjetiva y la actitud son suficientes para predecir la intención conductual, sin que el control conductual presenta una correlación significativa con esta última variable. Los resultados del presente estudio y de los estudios anteriormente mencionados se contradicen con los encontrados por Reinecke, Schmidt y Ajzen (1997) y por Smith y Stasson (2000), quienes encontraron una fuerte correlación entre el control conductual percibido y la conducta de uso de condón. La diferencia principal entre estas investigaciones y las que no respaldan la significancia del control conductual percibido en la predicción de la intención conductual radica en que los primeros miden una intención conductual sobre una conducta específica, que es la de uso de condón con una nueva pareja, en tanto que en los últimos se mide la intención conductual de uso de condón sin alusión a contexto; específicamente, sin considerar el tipo de pareja ni el posible objetivo de la acción. La diferencia de resultados encontrados lleva a pensar que la influencia del control conductual percibido sobre la intención de conducta, depende del contexto en el cual se inscriba la conducta, siendo esta influencia mayor o menor - incluso no significativa - dependiendo del objetivo de la conducta, del tipo de relación que mantiene el sujeto con otros y de otras variables contextuales.

La actitud hacia la petición de uso de condón y la norma subjetiva presentan una correlación muy similar con la intención de conducta, y ambas mantienen correlaciones significativas con esta variable controlando la influencia de la otra. Esto nos permite afirmar que ambas variables, aunque se encuentran correlacionadas, determinan por sí solas de manera significativa la intención conductual.

Se puede observar que la variable de mayor peso para la predicción de la intención de petición de uso de condón es la creencia de norma subjetiva, referida a la percepción que tiene el sujeto sobre las creencias de los otros significativos sobre la importancia de su conducta. La motivación de norma subjetiva, o sea, la importancia que le da el sujeto a la opinión de los otros significativos, si bien también mostró una relación significativa con la intención conductual, fue menor a la encontrada con la creencia de la norma subjetiva; además, al controlar la influencia de la creencia de norma subjetiva en la correlación entre la motivación de norma subjetiva y la intención conductual, está se vuelve no significativa, lo que nos indicaría que gran parte de la relación que tiene la motivación con la intención se debe a la correlación que tiene la primera con la creencia de norma subjetiva (r=0,38 ; p < 0.01). De todo lo anterior podemos suponer que en las mujeres la intención de pedir condón estaría determinada principalmente por la percepción que el sujeto tiene de la importancia que los otros significativos le otorgan a la conducta, no siendo acentuada o mitigada esta determinación por la importancia que el sujeto le da a esta opinión. Este hallazgo confirma los resultados encontrados en el estudio de Mizuno y otros (2000), en el cual se ha encontrado que en las adolescentes mujeres tiene un mayor efecto en la actitud y en la petición de uso de condón, la percepción de lo que sus pares y otros significativos realizaban en relación a dicha conducta (percepción de conducta normativa). En cambio, en los adolescentes hombres tiene un mayor efecto como predictor de la actitud y uso del condón la percepción de la presión normativa, vale decir, lo que los otros significativos piensan acerca de esta conducta y la motivación para cumplir con ella.

Con relación a la segunda hipótesis planteada, no se encontró relaciona entre las variables propuestas, dándose que ni el locus de control, ni el control conductual percibido se relacionaban de manera significativa con la intención de pedir el uso del condón, y además ambos constructos no correlacionaban entre si. Incluso la variable con menor peso en la predicción de la intención conductual especifica fue el locus de control con una correlación de r=0.12 para el análisis linear simple y de b = 0,08 para el análisis multivariable .Esto confirma los resultados encontrados por Albarracin, Fishbein y Middlestadt (1998), los cuales indicaron que el locus de control y la intención de pedir el uso de condón correlacionaban en un 0.08; en este estudio, los investigadores asimilaron el constructo de locus de control al de control conductual percibido, mientras que en el presente estudio ambos constructos fueron medidos aparte.

En el presente estudio los resultados indican que el locus de control y el control conductual percibido son contructos no relacionados (r =0.05, p > 0.05), por lo cual no se pueden considerar, como en el estudio anterior, como similares o asimilables uno al otro. El que no existe relación se debería a que el locus de control hace referencia a dónde las personas atribuyen la causalidad de las consecuencias recibidas, ya sea dentro o fuera de sí, mientras que el control conductual percibido se refiere a la percepción de control de la conducta, y a la percepción de la relativa facilidad o dificultad que tiene su realización, independientemente de la atribución que se haga de las consecuencias a un factor propio o del medio.

En cuanto a la relación no significativa entre el locus de control y la intención conductual, ésta puede deberse al hecho que la primera variable es un rasgo, y como tal no influye directamente en la intención conductual; si existiera una relación, esta debería presentarse de forma indirecta a través de las variables directamente relacionadas con la intención (norma subjetiva y actitud especifica hacia la conducta). Esta posibilidad también se ve refutada, ya que el locus de control tampoco se relaciona con estas variables. De todo lo anterior se desprende que el locus de control no es un buen predictor de la intención de la conducta de petición del uso de condón, no teniendo una influencia directa ni indirecta en esta última variable.

En una variedad de estudios se han encontrado que la actitud hacia la conducta tiene un mayor peso sobre la intención conductual que las otras variables. Sin embargo Fishbein (en Trafimow, 1994) ha expresado que esto puede o no ser cierto en la intención del uso de condón dependiendo de otros factores, lo cual concordaría con lo encontrado en este estudio, donde es la norma subjetiva la que muestra una mayor correlación con la intención de petición del uso de condón.

Una limitación importante en este estudio es que solo fue incluida como variable la intención de petición de uso de condón, dejando fuera del análisis una de la conducta real de petición. Sin embargo, se ha encontrado en diversos estudios que la intención y la conducta tienen una fuerte correlación (Trafimow, 1994), por lo que si bien medir la intención no es lo ideal, es una buena aproximación. Además, el objetivo principal de este estudio es determinar la relación que existiría entre las variables predictoras del modelo de Ajzen, el locus de control - variables independientes -y la intención conductual - variable dependiente.

Otra limitación de este estudio es que al realizar el estudio piloto se utilizó una muestra que no se asemejaba a la muestra final, por lo que no se detectaron los problemas de formulación de los ítem 2, 4 y 5 de la segunda sección del cuestionario; además, el pequeño tamaño de la muestra no permitió descubrir aquellos ítems que no discriminaban de manera adecuada en sus respectivas escalas. Si se hubieran podido encontrar estos ítems en la prueba piloto, se habría aplicado un instrumento de menor amplitud y de mayor efectividad en la medición de las variables involucradas. En relación al mismo instrumento, este podría haber ocasionado efectos de reactividad por cansancio debido a la extensión de la primera parte del instrumento (Cuestionario de Rotter), lo cual podría haber provocado que algunos sujetos no prestasen suficiente atención a la forma de responder los ítems de la segunda sección. Este efecto podría haber sido disminuido si se hubiesen aplicado las distintas partes del instrumento en dos ocasiones diferentes.

Entre las implicancias prácticas de este estudio, los resultados de pueden ser utilizados para diseñar programas de educación sexual que busquen incrementar la petición de uso de condón en la población femenina, como una medida para combatir el HIV y el embarazo adolescente. Así, en los programas dirigidos hacia las mujeres, podrían utilizarse mensajes que enfatizaran lo que los otros hacen y la importancia que le dan a su acción, por ejemplo: "La mayoría de las jóvenes de tu edad piden condón en las relaciones sexuales porque saben que es importante", dada la relevancia que tienen para las mujeres las creencias de los otros significativos, en la intención de pedir el uso del condón. A pesar que las actitudes también son un factor importante para las mujeres en esta intención conductual, no debería dársele preferencia a su cambio en un programa educativo, ya que son muy difíciles de modificar, siendo preferente enfocarse en la modificación de la conducta a través de la modificación de la norma subjetiva.

Como recomendaciones para investigaciones futuras, se sugiere revisar la relación de los constructos relacionados conceptualmente con el control conductual percibido en su influencia sobre la intención de conducta y en la conducta propiamente tal. Uno de los que aparece más cercano es el concepto de autoeficacia; en estudios anteriores se ha encontrado que la autoeficacia es un predictor de peso de la intención conductual, con una influencia sobre esta variable distinta a la ejercida por el control conductual percibido(Gomez y cols, 1996); sería interesante, por tanto, replicar este último estudio considerando distintas formas de medir el control conductual.

También sería importante la medición de las variables involucradas en la teoría de la conducta planificada en distintas situaciones, considerando diferencias en las características de la relación personal en la cual se enmarca la conducta (pareja ocasional - pareja estable) , como en cuanto al motivo especifico por el cual se realiza la conducta (prevención de enfermedad - control de natalidad, por ejemplo) .Esta medición de variables en distintos contextos ayudaría a clarificar el rol del control conductual percibido en la intención de pedir el uso del condón y la realización de esta última conducta, ya que de acuerdo a lo observado en las distintas investigaciones factores no considerados dentro de la teoría de la conducta planificada influirían significativamente como reguladores de la influencia del control conductual percibido en la intención conductual y en la conducta real.

Referencias

  • Ajzen(n.d.). Perceived Behavioral Control. University of Massachusetts Amherst. Extraído el 6 de junio del 2001 de la WWW : http://www-unix.oit.umass.edu/~aizen/pbc.html
  • Albarracin, D., Fishbein, M., & Middlestadt, S.(1998). Generalizing behavioral findings across times, samples, and measures: A study of condom use. Journal of Applied Social Psychology, 28, 657-674.
  • Comisión Nacional del Sida (2000). Boletín epidemiológico semestral VIH/SIDA, número 12. Extraído el 13 de abril del 2001 de la WWW: http://www.minsal.cl/iniciativas/conasida/bole/bol12.pdf
  • Corby, N., Schneider, M. & Welitski, R. (1996). Using the theory of planned behavior to predict intention to use condoms among male and female injecting drug users. Journal of Applied Social Psychology, 26, 52- 76.
  • Gómez, J. , Ibaceta, P. ,Muñoz, F. y Pardo, E. (1996) Autoeficacia percibida en relación al comportamiento sexual y contraceptivo de los jóvenes. Revista de Psicologia General y Aplicada, 49, 173-183.
  • Kasprzyk, D., Montaño, D. & Fishbein, M. (1998). Application of an integrated behavioral model to predict condom use: A prospective study among high HIV risk groups. Journal of Applied Social Psychology, 28, 1557-1583
  • Manstead, A. & Van der Pligt, J. (1998). Should we expect more from expectancy-value models of attitude and behavior?. Journal of Applied Social Psychology, 28, 1313-1316
  • Mizuno, Y. ,Myllyluoma, J. ,Kennedy, M. & Seals, B. (2000) Predictors of teens’ attitudes toward condoms: gender differences in the effects of norms. Journal of Applied Social Psychology, 30, 1381-1395.
  • Penhall, A.(2001). Rotter's Locus of Control Scale. University of Ballarat. Extraído el 6 de junio del 2001 de la WWW: http://www.ballarat.edu.au/bssh/psych/rot.htm
  • Reinecke, J., Schmidt, P. & Ajzen, I. (1997). Birth control versus AIDS prevention: A hierarchical model of condom use among young people. Journal of Applied Social Psychology, 27, 743-759
  • Sierra Bravo, R. (1999). Técnicas de investigación social: Teoría y ejercicios. Madrid: Paraninfo.
  • Smith, B. & Stasson, M. (2000). A comparison of health behavior constructs: Social psychologycal predictors of AIDS - preventive behavioral intentions. Journal of Applied Social Psychology, 30, 443-462.
  • Trafimow, D. (1994). Predicting intentions to use a condom from perception of normative presure and confidence in those perceptions. Journal of Applied Social Psychology, 24, 2151-2163.
  • White, K., Terry, D. & Hogg, M. (1994). Safer sex behavior: The role of attitudes, norms, and control factors. Journal of Applied Social Psychology, 24, 2164- 2192