IMPORTANCIA DE LOS PREREQUISITOS PARA LA ENSEÑANZA DE LA LECTOESCRITURA EN PREESCOLAR: ANÁLISIS HISTÓRICO

IMPORTANCIA DE LOS PREREQUISITOS PARA LA ENSEÑANZA DE LA LECTOESCRITURA EN PREESCOLAR: ANÁLISIS HISTÓRICO
José Juan Molina Velázquez
Yvonne Elena Rosales Martínez
Thalia Adriana rocha Vazquez
Ma. Amparo Miranda Salazar

Maestría de la Psicología Educativa
Universidad Bancaria de México
Psicología y Educación Integral A.C.

Resumen:
En la última década se ha manifestado un creciente interés en el desarrollo holístico de los niños, así se han planteado reformas que afectan a la educación básica; al hablar específicamente de la educación preescolar el currículo pretende que los infantes desarrollen sus competencias de forma integral, un aspecto clave para ello es el lenguaje; el presente artículo aborda en un primer momento las generalidades del lenguaje, para luego realizar un recorrido histórico sobre los prerrequisitos y métodos usados para la enseñanza de la lengua escrita, así como los resultados de haberlos usado; finalmente el texto hace refiere las condiciones de la enseñanza de la lectoescritura en la sociedad actual.

Pregunta de investigación:
• ¿Cuáles son los métodos para la enseñanza de la lectoescritura que han existido a lo largo de la historia, cuál ha sido su funcionalidad?
Objetivo:
• Conocer, analizar y elegir con base en un análisis histórico los métodos de mayor uso para la enseñanza y aprendizaje de la lectoescritura a fin de entenderlos, para elegir el de mayor pertinencia según las características del grupo con el que se trabaje.

UNA APROXIMACIÓN AL CONOCIMIENTO DE LOS MÉTODOS DE ENSEÑANZA DE LA LECTOESCRITURA… RECORRIDO HISTÓRICO
LENGUAJE
El lenguaje es concebido como la forma que tienen los seres humanos para comunicarse; es entendido también como el conjunto de signos orales y escritos, que a través de su significado permiten la expresión y la comunicación humana (Rivera, 2000). Esto solo es posible gracias a las diferentes y complicadas funciones que realiza el cerebro. La complejidad del lenguaje es una de las grandes diferencias que distinguen a los seres humanos de los animales ya que si bien estos últimos se comunican entre sí, solo lo hacen a través medios intuitivos (Luque, Alfonso e Ignasi, 1995). Sin embargo el hombre puede expresarse mediante el establecimiento de distintos códigos, es decir sistemas de comunicación constituidos por diversas manifestaciones: dibujos, gestos, sonidos, movimientos, procesos culturales (mitos, leyendas, arte, monumentos).
Por su parte Borzone (1998), aportó que lenguaje indica conjunto de sonidos articulados con los que el hombre manifiesta lo que piensa o siente, por tanto se puede entender como una institución social, puesto que cumple una función comunicativa y sólo puede existir en sociedad. Al igual que otras instituciones sociales, como la familia, el lenguaje es amplio e incluso universal, pero varía de una comunidad a otra (idiomas), además evoluciona constantemente.
Funciones del lenguaje:
Cuando nos comunicamos dependiendo la intención que se tenga, al perseguir un fin específico o simplemente al realizarlo de forma inconsciente, usamos diferentes funciones del lenguaje (Meece, 2000); a continuación se presentan estas funciones y sus características:
• Función referencial: Se centra en lo que le rodea a una situación comunicativa. Se refiere a la realidad. Su función es decir “algo” sobre las cosas, transmitir un saber. Utiliza oraciones declarativas o enunciativas, pueden ser afirmativas o negativas.
• Función emotiva: También se llama expresiva, pues hace énfasis en las emociones del emisor. Se representa en el lenguaje exclamativo y en las interjecciones.
• Función conativa apelativa: En ella el emisor influye en el pensamiento del receptor, de quién se espera un acto o respuesta; indica una orden o petición y se manifiesta en el imperativo, interrogativo y vocativo.

LENGUAJE ORAL
Cuando el infante inicia las primeras interacciones con su madre y con quienes le rodean, escucha distintas palabras y experimenta sensaciones que estas le provocan; aunque está en proceso de comprenderlas, entiende que sus cuidadores hablan con el, por lo cual reacciona mediante la risa, el llanto, los gestos y los balbuceos, al avanzar en su desarrollo, conceptualizado por Woolfolk (2010), como los ”cambios adaptativos y ordenados que vive el ser humano desde la concepción hasta su muerte”(pág. 26) y aprende a hablar, construye frases, oraciones, que van siendo cada vez más completas y complejas, las cuales dan sentido al contexto en el que se encuentra inmerso, de allí el hecho de que el lenguaje oral cobre un gran sentido e importancia en la instrucción informal (brindada en el seno familiar) y la formal (impartida en la escuela), porque a partir de ellas, el sujeto potencializa sus procesos metales, fortaleciendo la capacidad cognitiva superior.

La razón de que esté relacionado directamente con esta capacidad, se debe a que es un medio para expresar el pensamiento, las ideas, de formular preguntas a través de las cuales se recaba una importante cantidad de esquemas conceptuales. Vygotsky (1978, citado en Woolfolk, 2010), consideraba que el pensamiento depende del habla, así como de la experiencia sociocultural del niño, con ello se da importancia a la genética y a la cultura en la cual se encuentra inmerso.
Los avances en este campo no son exclusivos de la expresión, sino también de la escucha, entendida como un proceso activo de construcción de significados (Frade, 2009). Recordando que los infantes mantienen una tendencia a la reproducción de patrones observados, a la imitación, se debe procurar que los ejemplos que retomen estén planteados acordes a las normas del lenguaje, de lo contrario en lugar de apoyar hacia una mejora, obstaculizarán el proceso transitivo. El adulto es el agente principal encargado de guiar el proceso formativo, con el propósito de apoyar a los niños y niñas a afianzar ideas y a comprender conceptos.

Por tanto dentro de la escuela se debe fortalecer la apertura de espacios para compartir, en los que se reconozcan las aportaciones orales y escritas de los infantes, lo que permeará en la construcción de una autoestima alta, de un educando con seguridad, con confianza de sus propias capacidades, lo que se verá reflejado en la expresión de sus necesidades y en el establecimiento de un diálogo para mediar su conducta. El docente debe reconocer que no todos los infantes mantienen los mismos ritmos y tiempos de desarrollo, por ello es importante investigar a fondo lo que ocurre con esos alumnos antes de etiquetarlos, porque ello puede resultar contraproducente, desatando conformismo, timidez e inseguridad (Woolfolk, 1996). El uso del lenguaje oral, tiene una alta prioridad en la educación preescolar, ya que a partir de él se inicia la escritura, medio por el que los miembros de un grupo se comunican a partir de códigos establecidos culturalmente, siendo esta una ocupación primordial tanto de la instrucción formal como del núcleo familiar, para garantizar el desarrollo armónico del sujeto.
LENGUAJE ESCRITO
La evolución económica que ha sufrido el mundo en los últimos años ha traído cambios a nivel social y educativo (instruccional). Hoy en pleno 2011, se encuentra un sistema de educación por competencias, la cual pretende que los individuos que conforman el núcleo social se integren de manera pro-activa a las demandas laborales y productivas de la nación; para que ello se logre se ha planteado un cambio en el currículo en el que se espera que los sujetos asimilen y movilicen los esquemas que han interiorizado en una situación o momento dado, con la finalidad de resolver un problema o hacer frente a una nueva circunstancia (Perrenoud, 2002).
Desprendido del análisis anterior surge un cuestionamiento, ¿Qué relación tiene el aprendizaje de la lectoescritura con los cambios sociales?, de acuerdo con el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (2007), el leguaje escrito y oral, así como la comprensión del mismo posibilita que los alumnos se inmiscuyan en su contexto de una manera armónica y efectiva, de allí la razón de que en educación básica las competencias comunicativas y matemáticas tengan un mayor peso en el currículo, puesto que son la base de toda relación social. Ahora bien, luego de comprender la importancia social que tienen estos procesos, pasemos a analizar cuáles son los métodos para la enseñanza de la lectoescritura que existen y cuáles de ellos han tenido mayor trascendencia dentro del aula. Caldeiro (2008), considera que la escuela se encuentra asociada a la alfabetización de masas pero, ¿Cómo aprenden realmente a leer y a escribir los infantes?
Vigotsky (1995), establece una diferencia que es importante destacar, puesto que divide los procesos psicológicos superiores (exclusivos de la especie humana) en rudimentarios y avanzados; los primeros referencían a la lengua oral y son adquiridos naturalmente al relacionarse con los grupos sociales que le rodean a un individuo, mientras que los avanzados como el lenguaje escrito, el conocimiento y los conceptos científicos necesitan una intervención pedagógica en la que se desplieguen las acciones necesarias para que los discípulos asimilen las características de este lenguaje y sean además capaces de no solo comprenderlas, sino de ponerlas en práctica dentro de situaciones comunicativa con sus coetáneos.
¿Pero, cuáles son las acciones que se despliegan a nivel pedagógico?, estas labores son conocidas como los métodos para la enseñanza de la lectoescritura, cuyo único fin es que los alumnos se adentren en el uso y comprensión de la lengua escrita; así los métodos desde la perspectiva de Uribe y otros (1970), se organizan en torno a dos rubros: los métodos de marcha sintética y los métodos de marcha analítica (mismos que reciben su nombre debido a los procesos de síntesis y análisis que dominan en su puesta en práctica).
Métodos de marcha sintética
Los métodos de marcha sintética son aquellos en que la lectoescritura se enseña de los elementos al todo, es decir inician del conocimiento de las letras, los sonidos y las sílabas para luego llegar al conocimiento de palabras, frases y oraciones; entre los métodos que componen este rubro se encuentran el Alfabético o del Deletreo, el Silábico y Fonético (Robotham, 2007), conozcamos sus características.
Alfabético o del Deletreo
Históricamente se habla que este método existió antes que J. C, y existen países en los que su duración se extendió hasta principios de siglo (Caldeiro, 2008), Dionisio de Halicarnaso explica que para poder leer se debe asimilar primero el nombre de las letras, en segundo término su forma, su valor y finalmente las sílabas y las palabras; este método fue usado en primero en Grecia y luego en Roma; en la edad Media fue el método con el que se aprendió a leer, llegando al punto de construir, palabras o sílabas difíciles de pronunciar como “tlantacuacadatli”, cuyo único fin era utilizar el mayor número de letras por tener la creencia de que así se aceleraba el dominio del proceso lector y por ende el escritor;
Con el paso del tiempo, a Comenio se le debe su aportación de las onomatopeyas, ya que para enseñar la letra p, mostraba la ilustración de un pollito; a estas acciones se le dio el nombre de iconográfico por establecer la relación entre la onomatopeya y la imagen.
En el método del deletreo, los discípulos aprendían los nombres de las grafías según sus convenciones sociales (orden alfabético), luego iban juntando vocales y consonantes para formar silabas y palabras, estas acciones, entorpecían la forma en que el niño leía, ya que para leer casa por ejemplo los niños leían ce– a- ese- a casa. Con regularidad los educandos aprendían las letras y sus combinaciones, pero no entendía su significado ni importancia en la vida corriente, por ello no aplicaba su conocimiento de manera asertiva en las situaciones comunicativas que lo demandaban, el resultado; los infantes tardaban años en aprender a leer, es decir en comprender lo que habían leído (Uribe, Uribe, Cisneros, & M., 1970).
Fonético
Los precursores en la enseñanza del método fonético fueron Valentín Ickelsamer (siglo XVI), Tomas Guyot (el cual propuso enseñar la lectura en base a las silabas, guiándose por el sonido de las letras) y el profesor Adolfo Krung (enseño el método fonético al tiempo en que instruía sobre el mecanismo de los órganos de la fonación) (Benedí, 1937). El método fonético se extendió a Estados Unidos y se tiene la creencia que en el año de 1844 legó a México; en el lapso temporal de 1990 se aplicó en Francia, posteriormente en Alemania, Austria y Suiza.
El método ha tenido varias modificaciones: al inicio se realizaba la combinación de las vocales, luego se combinaba las consonantes con cada una de las vocales hasta formar palabras. El método fónico se basa entonces en la pronunciación del sonido de la letra que se combina en silabas y forma palabras, éste permite emitir los sonidos de una nueva palabra y pronunciarla combinando esos mismos sonidos, realizando uso así de las onomatopeyas (Uribe, Uribe, Cisneros, & M., 1970). Se considera como una de sus variantes el procedimiento realizado por Richar Lange, “la vocalización”, la cual consiste en que a cada consonante con una vocal se le pronuncie en una sola emisión de voz: ma, se, ti, ta, otorgando un nombre y un sonido, por ejemplo a la grafía “s” se le llama silba, y para decir la palabra sofá el infante tendría de pronunciar Silba la o, sopla la a ¡sofá! (Benedí, 1937).
Con este sistema se logra indudablemente la interpretación de los símbolos gráficos, pero no la comprensión de lo que el niño ha logrado pronunciar; es decir tienen dificultad para comprender lo que leen.
Silábico
Se considera a fray José Viraloig el primero en utilizar el método silábico en la ciudad de Valencia alrededor de 1750; éste se basa en la asimilación de las sílabas, conforme el infante las va aprendiendo se le pide que las combine para formar palabras ej. M y a ma, s y a sa: masa. Se considera que este método facilita el aprendizaje de la lectura en los adultos, aun así presenta el inconveniente de no motivar a los niños a favor a la lectura, y además de no facilitar su comprensión puesto que ponen énfasis en su estructura expresando la palabra pero no analizándola hermenéuticamente en el contexto en que se encuentra. (Uribe, Uribe, Cisneros, & M., 1970).
Métodos de marcha analítica
De palabras
Este intenta que el niño conozca una serie de palabras y que las relacione con una imagen; el número de palabras que el infante debe aprender varía de acuerdo el autor, varían de diecisiete a noventa y cinco palabras. Este método se basa en el sistema gestaltista del aprendizaje. Una palabra puede recordarse debido a sus características, el niño relaciona luego los elementos de la palabra con otras nuevas, así luego de ejercitar la visualización de las palabras se distinguen a simple vista, acrecentando el interés de los niños hacia la lectura; las características de las palabras para trabajar con los niños son:
• Ser del dominio del vocabulario infantil
• Presentar una letra desconocida
• Ser sustantivos
• Preferentemente estar formada por dos sílabas (Rivera, 2000)
Ideográfico o natural
En este se utilizan objetos e imágenes para la enseñanza, en una primera etapa el infante se inicia en la lectoescritura a través del dibujo de objetos así como de sus nombres; en una segunda etapa la escritura se independiza del dibujo; se inicia la formación del diccionario infantil, escribiendo en la letra que corresponde las palabras y dibujando su imagen.
Global
Randovilliers es considerado el precursor del método global; pero es Decroly quien perfeccionó e introdujo en el método juegos y estímulos adecuados a la psicología infantil (J., 1950); éste método consiste en ir de lo concreto a lo abstracto (mostrar imágenes de sucesos cotidianos con una frase escrita al pie de la misma, el segundo paso era leer a los infantes la frase y mostrar la imagen, para luego repetir la lectura y pedir que identificaran de cual se trataba; más tarde se entregaban los cartones con imágenes y los textos por separado para lograr la relación entre frases y escenas.
Entre las bondades del método global se encuentra: no es necesario el empleo de lecciones sistemáticas; puesto que se utilizan frases y por tanto la lectura se vuelve ocasional y de todos los instantes que al niño le interese algo, por tanto las lecciones de lectoescritura son motivantes, puesto que le permiten al niño jugar a aprender y sin que se de cuenta leer y escribir.
LA ENSEÑANZA DE LA LECTOESCRITURA EN LA EDUCACIÓN PREESCOLAR: MOMENTOS ACTUALES.
Los métodos para la enseñanza y aprendizaje de la lectoescritura, han sido múltiples y han cubierto las necesidades sociales de los momentos históricos en que fueron llevados a la práctica; hoy en día los profesores de enseñanza inicial y primaria han tomado algunas características de los diversos modelos creando así uno ecléctico, el cual han adecuado a su estilo de docencia y en gran medida a las características del grupo con el cual laboran; ahora bien, hoy en el año 2011, la enseñanza ha tomado un rumbo distinto; puesto que desde 2001 se puso en marcha una nueva propuesta pedagógica “PRONAE”, la cual tiene como objetivo principal mejorar la calidad y asegurar la equidad en la atención educativa que se brinda a las niñas y a los niños de tres a cinco años de edad (SEP, 2011); así en el año 2002, la secretaría de Educación Pública en coordinación con la Subsecretaría de Educación Básica y Normal puso en marcha el programa de renovación curricular.
Este programa tuvo como finalidad la transformación de la práctica educativa y para que ello fuese posible en 2004, luego de establecer la obligatoriedad de la educación preescolar, el poder legislativo, ratificó en la fracción III del artículo 3º constitucional el carácter nacional de los planes y programas de la educación preescolar y así en cumplimiento de este mandato la SEP, presenta el Programa de Educación Preescolar 2004, (SEP, PRONADE, 2001), el cual se encuentra basado en la educación por competencias y en el que uno de sus propósitos fundamentales es que los niños y las niñas de tres a cinco años comprendan las principales funciones del lenguaje escrito y reconozcan algunas de las propiedades del sistema de escritura (SEP, 2004).
Para llegar a un logro del propósito, el programa parte de que además del lenguaje oral se debe favorecer la familiarización del lenguaje escrito, a partir de la creación de situaciones detonantes en las que los infantes se vean en la necesidad de expresarse por escrito, y de interpretar los signos gráficos de los textos; ello implica que se conviertan en participantes activos de los actos de lectura y escritura (PEP, 2004).
A manera de resumen se plantea que antes de entrar a una institución educativa y de leer y escribir convencionalmente los educandos descubren el sistema de escritura; en esta odisea que atraviesan los niños someten a prueba sus hipótesis, mismas que van modificando al reelaborar sus esquemas previos; por ello es menester del profesor dotar de escenarios al colegiado en el que exploren y conozcan diversos tipos de textos de uso cotidiano y escolar y participen en situaciones comunicativas de la escritura, mediante estrategias lúdicas que le acerquen inconscientemente a su aprendizaje (PEP, 2004).
El juego es una de las actividades culturales fundamentales en la que los infantes conocen nuevas palabras, adoptan roles, intercambian ideas y reconocen su importancia como medio de comunicación; a consecuencia de ello se produce una ampliación, asimilación y enriquecimiento del lenguaje convirtiéndole progresivamente en una competencia, la cual es referida por Frade (2009), como la capacidad del individuo para apropiarse gradualmente de aquello que desea aprender, para después ponerlo en juego en alguna situación determinada que demande la resolución de problemas.
De acuerdo con los planteamientos anteriores el PEP (2004, p. 61), destaca que “en la educación preescolar no se trata de que las educadoras tengan la responsabilidad de enseñar a leer y escribir a sus alumnos de manera convencional…, se trata de que comprendan algunas de sus características y funciones del lenguaje escrito”; apoyando las premisas anteriores, conocedoras del tema como Nemirovsky (1999) y Ferreiro (2000), argumentan que, alfabetizar consiste en contribuir al progreso de los sujetos en el dominio de la lectura y de la escritura, independientemente de su edad o escolaridad, mediante estrategias de juego que le inviten al niño a interpretar y crear textos auténticos, convirtiéndolo así en un verdadero escritor y no solo en un copista sin propósito alguno, paulatinamente estas acciones se convertirán en actos mágicos que llevaran al dominio del proceso.
Conclusiones
Luego de realizar un breve recorrido histórico por los diferentes métodos de la enseñanza de la lectoescritura, podemos afirmar que ningún método es lo suficiente bueno o malo para servir de andamiaje en este proceso; puesto que cada uno tuvo su auge en una etapa definida de la historia, y por tanto sirvió para los intereses que la sociedad exigía; lo irregular en el proceso fue el abuso y mal uso que se realizo de ellos, lo que llevo su fracaso. Actualmente los profesores se han dado a la tarea de crear en apoyo de este proceso y bajo referentes personales y teóricos un método ecléctico, mismo que responde a sus necesidades, esta creación no es incorrecta más bien, los profesionales educativos deben conocer los elementos que sustentan su práctica docente, en relación a este fenómeno a fin de actuar con conocimiento de causa y adecuando el método al contexto áulico particular.
Al adaptar sus procedimientos a la enseñanza, los docentes de preescolar deben tomar en cuenta que los estudiantes deben de inmiscuirse de manera activa en el aprendizaje de la lengua escrita, para que al llegar a primaria, los infantes hayan tenido un contacto diversificado con los portadores de texto, los manipulándolos, entendiéndoles y haciendo uso de ellos con la guía de un adulto; acciones tales que luego de la reforma constituyen el prerrequisito principal para la enseñanza de la lectoescritura. Partiendo de ello los padres y maestros de un grupo de preescolar deben tener claro que en este nivel no es obligatorio enseñar a leer y a escribir y que si bien existen educandos que logran esta meta es debido a sus condiciones biológicas naturales, y al interés presentan ante el proceso, factores que fungen como mediadores en los niveles de logro.
Finalizando, los maestros deben darse a la tarea de desarrollar estrategias que favorezcan el lenguaje escrito; estas deben detonar su acercamiento de de forma inconsciente y práctica, puesto que al comprender la funcionalidad de la misma, la asimilarán de una forma efectiva comprendiendo su sentido. Se debe tener en cuenta para la planificación de las situaciones que los niños aprenden mediante el juego, y que por tanto esta es la actividad principal que debe propiciar el trabajo del campo de lenguaje y comunicación en el aspecto de lenguaje escrito en el nivel de preescolar.

REFERENCIAS
Benedí, T. D. (1937). La enseñanza del lenguaje . México : Editorial Labor.
Borzone, A. (1998). Leer y escribir a los 5. Buenos Aires: Aique.
Caldeiro, G. P. (Septiembre de 2008). Educación.idoneos.com. Recuperado el 15 de Noviembre de 2010, de Educación.idoneos.com: http://educación.idoneos.com/Didáctica_de_la_lengua.
Educación, I. N. (2007). Prácticas docentes para el desarrollo de la comprensión lectora en primaria. México: INEE.
Ferreiro, E. (2000). Pasado y presente de los verbos leer y escribir. México: Sep.
Frade, R. L. (2009). Desarrollo de competencias en educación: desde preescolar hasta el bachillerato. México: Inteligencia educativa.
J., S. E. (1950). La enseñanza de la lectura por el método global. Buenos Aires: Kapelusz.
Luque, A., & Vila, I. (1995). Desarrollo Psicológico y evolución I. Psicología Evolutiva. Madrid: Alianza.
Meece, J. (2000). Desarrollo del niño y del adolescente. Compendio para educadores. México: McGraw- Hill/SEP.
Nemerovsky, M. (1999). Sobre la enseñanza del lenguaje escrito y temas aledaños . Buenos Aires : Paidos .
Perrenoud, P. (2002). Construir competencias desde la escuela. Santiago de Chile: Grao.
Rivera, I. D. (2000). La enseñanza de la lectoescritura. Recuperado el noviembre de 2010, de La enseñanza de la lectoescritura: www.edulect.org.
Robotham, X. A. (Enero de 2007). Métodos para la enseñanza de la escritura. Recuperado el 15 de Noviembre de 2010, de Métodos para la enseñanza de la escritura: http://didáctica de la escritura.com.
SEP. (2004). Programa de Educación Preescolar . México. D. F: Secretaría de Educación Pública .
SEP. (2001). PRONADE. Recuperado el 17 de Enero de 2011, de PRONADE: http://www.oei.es/quipu/mexico/PRONADE.pdf
SEP. (2011). Reforma Preescolar . Recuperado el 17 de Enero de 2011, de Reforma Preescolar : http://www.reformapreescolar.sep.gob.mx/
Uribe, T. D., Uribe, T. A., Cisneros, Z. R., & M., C. M. (1970). Didáctica de la escritura- lectura. México: Ediciones Oasis.
Vigotsky, L. (1995). Pensamiento y Lenguaje. México: Paidós.
Woolfolk, A. (1996). Psicología educativa. México: Pearson.