Carl Rogers

Textos sobre Carl Rogers

Tendencia a la actualización, concepto del yo y el enfoque personalizado, según Carl Rogers

Informe realizado por Javier Ardouin, Claudio Bustos y Mauricio Jarpa (1998)

INDICE




INTRODUCCION

 Este trabajo abordará la visión de Carl Rogers sobre la persona humana, centrándose en los aspectos de la tendencia a la actualización y el concepto del yo que los tienen los individuos, junto a una breve reseña de la terapia creada por Rogers, basada en estos conceptos.
La primera parte de este informe definirá el concepto de tendencia a la actualización, su expresión en el ser humano como potencial del desarrollo del yo y las características de los individuos que dan curso libre a éste. Después, se tratará del concepto del sí mismo, la discrepancia posible entre éste y el yo ideal - la denominada incongruencia- con sus consecuencias y los efectos de la resolución de la discrepancia. Tras esto, se entregarán las características del enfoque personalizado de terapia de Rogers: las condiciones necesarias para su establecimiento, el proceso de cambio en el cliente y las consecuencias de la terapia en la conducta posterior de éste. Finalmente, se establecerá una discusión acerca de las ventajas, limitaciones y desventajas de los puntos fundamentales del modelo de Rogers, junto al resumen de este trabajo.
 
Este informe expondrá algunos conceptos básicos de la teoría de Rogers, como son el de tendencia a la actualización y el de concepto de yo, sin ahondar en los conceptos de valoración organísmica ni en los de incongruencia; se darán algunas nociones sobre la terapia rogeriana, ya que las formulaciones teóricas de Rogers se hacen plenamente comprensibles al enmarcarlas dentro de la relación terapéutica.
El modelo de Rogers pertenece a la corriente de la psicología humanística, denominado específicamente  terapia no directiva, terapia centrada en el cliente o enfoque personalizado, nombres variables de acuerdo al grado de desarrollo de las ideas de este psicólogo.
 


 LA TENDENCIA ACTUALIZADORA

Rogers plantea la existencia en el universo de una “propensión permanente hacia un orden creciente y una compleja capacidad de interrelación” (Rogers, 1987, pag.71), que recibiría el nombre de sintropía o tendencia mórfica. El enfoque personalizado está apoyado en la confianza básica en los seres humanos y en todos los organismos por la existencia en ellos de una tendencia actualizadora, - expresión de la sintropía-  por la cual el organismo avanzaría hacia “su propia realización, su autorregulación y la independencia del control externo”(Rogers, 1987, pag.65); esta tendencia “ es selectiva y direccional, es decir, constructiva”(Rogers, 1987, pag.66) y explicaría “toda la gama de conducta y el desarrollo humanos” (Frick, 1973,pag.170). Las tendencias que parecen contravenir a la actualización serían “expresiones neuróticas o pervertidas de la tendencia realizadora, que se originan en un estado de incongruencia”(Frick, 1973, pag.170)
La tendencia a la actualización surge a pesar de las condiciones adversas, pero se expresa de mejor forma en la medida de que el organismo y el ambiente esté en armonía con lo cual “el organismo se enriquece y satisface sus potenciales” (DiCaprio, 1989, pag.324); en los seres humanos, destaca entre estos el potencial del desarrollo del yo, como “deseo de establecer nuestra identidad o de conservar nuestro amor propio.” (DiCaprio, 1989, pag.324). Lo relevante es que la realización del yo es una de las principales fuentes de motivación, junto a las necesidades del organismo y las condiciones del ambiente; el desarrollo del yo cada vez impone más sus requerimientos de motivación, lo que contribuye al bienestar de la persona.
Las personas que logran manifestar de manera adecuada la tendencia actualizadora “desarrollan una mayor autocomprensión, una mayor confianza en sí mismos y una mayor habilidad para elegir su conducta. Aprenden de un modo más significativo y disponen de mayor libertad para ser y llegar a ser” (Rogers, 1987, pag.77).


CONCEPTO DEL YO.

El centro de la teoría de la personalidad de Rogers se basa en el desarrollo del concepto del sí mismo, definido como “las tendencias, el sentimiento emocional y las ideas que el individuo reconoce, interpreta y valora como propios” (Frick, 1973, pag.167-168). Este concepto del sí mismo, según Rogers,  siempre busca alcanzar la unidad y la totalidad, para alcanzar la coherencia del sí mismo; sería una de las necesidades primarias del organismo el alcanzar el estado de congruencia, entendido este como la adecuación entre experiencia y percepción.
El concepto del yo, al igual que el de todas las representaciones mentales, puede o no estar de acuerdo con las facultades reales del yo. El tipo de correspondencia que se tenga entre el concepto real y el concepto ideal del yo es variable de persona en persona. Lo que nosotros pensamos de nosotros mismos es importante en nuestra conducta, pues siempre la persona trata de, conscientemente, de comportarse de una manera consistente con la concepción del yo. Cuando se produce una diferencia significativa entre los conceptos reales e ideales del yo se ocasionará, según Rogers, una anormalidad en la expresión del comportamiento y la personalidad de una persona
Cuando hay discrepancia entre el concepto del yo y las experiencia reales del yo se produce lo Rogers llama la incongruencia ,que sería la “discrepancia entre el concepto del yo y las experiencias reales del yo” (DiCaprio, 1989, pag.328). Cuando se produce la incongruencia, la persona tiende a expresar sentimientos y emociones negativas; en estos casos, el concepto del yo pronto se encuentra distorsionado y alejado de las necesidades reales del yo, y esto trae como resultado la frustración ya que “en gran medida su conducta y los sentimientos que experimenta son irreales y no se originan en las verdaderas reacciones de su organismo, sino que son sólo una fachada” (Rogers,1984, pag.105)
La capacidad de desarrollo y potencialidades de las personas se ven gravemente afectados cuando el concepto del yo se encuentra distorsionado o mal conformado. La falta de expresión plena de las potencialidades trae consigo a la persona problemas físicos o psicológicos lo que se ve muy bien en las relaciones interpersonales, las cuales están en gran medida determinados por las variables en el concepto del yo.
Rogers atribuye muchas anormalidades a conceptos defectuosos del yo. Cuando una persona busca fuera de sí mismo, no puede saber cuales son los requerimientos verdaderos del yo y, por lo tanto, no los puede satisfacerlos como también es el caso de las personas que tienden a comportarse complacientemente con los demás, lo que tiene como consecuencia que nunca pueda expresar de manera libre sus impulsos y sus sentimientos. Otro caso relevante es el de la persona que no se siente satisfecha con su yo, por lo cual trata de ocultarlos con sentimientos contrarios a él, lo que le lleva a no poder experimentar nunca con su yo real.
Todos estos síntomas de anormalidades producto del concepto defectuoso del yo no se pueden tratar directamente, sino que se las tiene que hacer desaparecer ayudando a la persona a descubrir que la expresión de su yo real en el conocimiento de las experiencias sensitivas y viscerales que le permitirá ser una persona funcional al no distorsionar la experiencia; cuando en las experiencias interpersonales y en la terapia se dan las condiciones necesarias, la persona puede sentir positivamente hacia sí mismo. Este sentimiento positivo se puede incorporar a el concepto del yo y ampliarlo, obteniéndose así una imagen más real de su personalidad con lo cual “la concepción del yo será más congruente con el yo real” (DiCaprio, 1989, pag.329); la expresión de sus sentimientos reales se hará más plena y se sentirá menos manejado por ellos, de tal forma que puede vivir apoyado en esos sentimientos suyos, abandonando sus muros defensivos y estableciendo una comunicación verdadera con las otras personas.


EL ENFOQUE PERSONALIZADO

Rogers habla de un tipo de relaciones interpersonales - que pueden ser tanto las  de la terapia como  otras - que sería el más adecuado para la expresión de las tendencias a la actualización y al logro de un concepto del yo integrado; este sería el llamado enfoque personalizado, también denominado terapia centrada en el cliente o terapia no directiva, en el cual los recursos personales pueden ser alcanzados, al crear un ambiente “definible de actitudes psicológicas facilitativas” (Rogers, 1987, pag.61); las personas poseerían en su interior muchos recursos autocomprensivos, con los cuales puede modificar los conceptos propios, las actitudes básicas y la conducta autodirigida.
Para que una relación interpersonal sea un estímulo para el crecimiento, tienen que estar presentes tres condiciones, las que se aplican a cualquier situación en la que se fija como objetivo el desarrollo de las personas, pero en especial medida a la psicoterapia: la autenticidad del terapeuta, la aceptación de éste de la persona del paciente y la capacidad del terapeuta para entender los procesos internos del cliente.
Durante la terapia, el paciente experimenta diversas experiencias; en este proceso se pueden producir cambios de rumbo, momentos de inestabilidad, el sacrificio de ciertos logros anteriores o la confrontación con los errores cometidos. En una primera etapa, en el proceso de exploración de las actitudes, el cliente comienza a sentir por primera vez que este proceso en el que está comprometido implicará cambios propios de una índole que no había sospechado. Teme, a la vez que desea, este cambio al que percibe oscuramente. A medida que los elementos de la experiencia rechazados acceden a la consciencia, es necesario un proceso que concebimos como la reorganización de sí mismo. La imagen de sí del cliente debe modificarse para incluir otras nuevas percepciones de la experiencia. Esto puede implicar un cambio ligero cuando las experiencias negadas son sólo levemente incoherentes con el sí mismo - provocando un pequeño malestar - o una reorganización más drástica, en la cual el sí mismo y sus relaciones con la realidad cambian tanto que pocos aspectos siguen intactos. En el caso de la reorganización radical, total, el paciente puede atravesar las más devastadoras tormentas del dolor, y una confusión total y caótica. Ya en las últimas fases, cuando la zozobra ha concluido, el cliente puede sentir de manera vívida la experiencia, puede usarla como referente claro para hacer constructos personales más reales y flexibles, compatibilizando la imagen del yo con su yo real en un proceso continuo.
Existirían ciertas características que presentarían los clientes tras la terapia:

  1. Durante la última parte de la terapia, por parte del cliente, hay un mayor análisis de los planes y de los pasos conductuales que debe realizar, como también de los resultados de estos pasos.
  2. Se produce un cambio de una conducta relativamente inmadura a una relativamente madura.
  3. En la terapia centrada en el cliente exitosa hay una disminución de la tensión psicológica, según muestran las producciones verbales del cliente.
  4. Parece producirse un disminución de las conductas defensivas corrientes y una mayor conciencia de las conductas defensivas que se presentan.
  5. Se muestra una mayor tolerancia a la frustración, tal como se la mide objetivamente en términos fisiológicos.




DISCUSIÓN:

Ventajas

  • Rogers es uno de los principales exponentes de la corriente humanística que reconoce como motivación fundamental de la conducta la tendencia a la actualización, que abrió una nueva visión holística, preocupada del individuo, alternativa a los modelos de control de conducta de orientación conductista como el de Skinner.
  • Rogers ha incentivado la investigación sobre algunas características de los terapeutas, como lo son “la autenticidad, la empatía y un respeto positivo incondicional” (DiCaprio, 1989, pag. 345) y de las características de la relación terapéutica.
  • El modelo de Rogers entrega una visión complementaria a la Karen Horney en lo referente a los conceptos de yo real e ideal, explicando algunos conductas que serían las consecuencias de las diferencias entre el concepto del yo real e ideal; además, señala la forma de resolver la incongruencia, la cual sería el conocimiento de las experiencias sensitivas y viscerales.

Limitaciones

  • La teoría de la personalidad de Rogers, bastante optimista en lo referente a la bondad del individuo y en la capacidad de este para lograr su actualización, junto al aprecio por el cambio, serían adecuadas para la cultura norteamericana, pero tal vez no lo sea para otros tipos de culturas que privilegian la estabilidad:


     “las teorías de la mutabilidad, la reactividad y las posibilidades de mejoramiento [como la de Rogers] son más apropiadas para los tipos de personalidad que se encuentran en los Estados Unidos; mientras que las teorías de la interioridad, de la fijeza y la integridad resistente a los cambios son mejor recibidas en Europa” (David y Bracken, 1963, pag. 12)

  • La terapia de Rogers, por lo menos en su etapa del los 50 (terapia centrada en el cliente), restringía el papel del terapeuta al no permitirle expresar de manera libre toda su personalidad; con el tiempo, el trabajo del enfoque personalizado en grupos de terapia le permitió a Rogers darse cuenta del descuido de la persona total del terapeuta .

Desventajas

  • No ofrece muchas sugerencias concretas y directas para lograr el cambio en conductas específicas de los individuos. De acuerdo a esto : “aun cuando pasa gran parte del tiempo discutiendo los beneficios que resultan cuando una persona logra un estado de congruencia, en realidad no nos dice como llegar a este estado, excepto en términos muy generales” (DiCaprio, 1989, pag.345)
  • La visión de Rogers sobre un yo que no se escinde y que solamente requiere ser aceptado ha sido considerado como demasiado optimista, a diferencia de autores como Freud que da como el eje de la personalidad al ello, que se caracteriza por ser egoísta, antisocial y primitivo.


RESUMEN

En este trabajo, se trata la teoría de Rogers, en dos aspectos básicos como lo son la tendencia actualizadora y el concepto del yo, todo esto dentro de la introducción.
En un primer punto se describió la tendencia actualizadora, la cual es definida como una  expresión de la sintropía, por la cual el organismo avanzaría hacia su propia realización, su autorregulación y la independencia del control externo.
En un segundo punto se describió el concepto del yo según Rogers, el cual sería definido como; “las tendencias, el sentimiento emocional y las ideas que el individuo reconoce, interpreta y valora como propios” (Frick, 1973, pag.167-168).Este concepto puede estar o no de acuerdo con las facultades reales del yo.
En un tercer punto se define el enfoque personalizado, el cual se definiría como un tipo de terapia centrada en el cliente o no directiva.
En la discusión se analizaron las ventajas, desventajas y limitaciones vistas en el informe, considerando la tendencia actualizadora, el concepto del yo y el enfoque personalizado.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • Rogers, Carl R. (1984): El proceso de convertirse en persona. Barcelona: Paidós.
  • Rogers, Carl R.(1987): El camino del ser. Barcelona: Kairós.
  • Frick, Willard B.(1973): Psicología humanística. Buenos Aires: Guadalupe.
  • DiCaprio, Nicholas S.(1989): Teorías de la personalidad. México D.F.: Mcgraw-Hill.
  • David, Henry P. y von Bracken, Helmut (1963): Teorías de la personalidad. Buenos Aires: Universitaria de Buenos Aires.

Traducción y análisis : "El metodo basado en la persona" de Carl Rogers

Informe realizado por Ivonne Aguayo Mesías (2002)

INTRODUCCIÓN

Carl Rogers desarrollo su trabajo a través de la Terapia Humanista con el fin de ayudar a las personas con problemas de índole psíquica.

Gran parte de sus ideas tuvieron un lento desarrollo a partir de sus experiencias, debido a una niñez separada de la sociedad que más tarde en su época de estudios universitario fue variando lenta, pero satisfactoriamente en el desarrollo de su trabajo posterior, relacionado con el servicio y desarrollo de la persona.

Al inicio de su trabajo reconoce al YO, estableciéndolo como algo vago y ambiguo. Por lo que el individuo al hablar de sus problemas y se refiere a ellos como algo desconocido.

"Creo que no soy mi verdadero yo".

Dejándolo como un elemento importante definiéndolo como un auto concepto dentro de un patrón organizado y consistente de características del yo.

Es aquí luego de variedad de trabajos Rogers desarrolla el método centrado en la persona lo que implica el cómo dirigimos a los otros y preparándolo a reconocer y dar soluciones a diferentes problemas.

En su trabajo utiliza tres categorías con las que se adquiere el desarrollo integral de la persona.

  1. empatía
  2. autenticidad
  3. no ser posesiva

Estas permiten un alto desarrollo del ser humano completo; abriendo sus sentimientos.

Acercamiento humanista que se explicará mejor en la traducción del artículo

"The Person - Centred Approach."

THE PERSON-CENTRED APPROACH

This is the approach developed by Carl Rogers, and is sometimes for that reason called Rogerian counselling or therapy, although Rogers himself never approved of that title.

What it says is that if we approach another person in a certain way, we can enable them to grow and develop and work through any problems they may have. And the suggestion is really that any approach which is genuinely going to help people must involve working in that same way. Well, what is this way? It entails three qualities.

The first quality is empathy. Many people believe that this is the single quality which is most important in all forms of therapeutic listening. It means getting inside the world of the person who comes for therapy (usually called the client, though some people not in this group prefer other words such as patient or consulter) so that that person feels accepted and understood. Two things are important about this: (1) that the empathy be accurate, and (2) that the empathy be made known to the client. Both of these are learnable skills, and they do make a huge difference to the relationship between client and counsellor or therapist.

The second quality is genuineness. If empathy is about listening to the client, genuineness is about listening to myself - really tuning in to myself and being aware of all that is going on inside myself. It means being open to my own experience, not shutting off any of it. And again it means letting this out in such a way that the client can get the benefit of it. Genuineness is harder than empathy because it implies a lot of self-knowledge, which can really only be obtained by going through one's own therapy in quite a full and deep way. It is only a fully-functioning person (Rogers' word for the person who has completed at least the major part of their therapy) who can be totally genuine.

The third quality is non-possessive warmth. It means that the client can feel received in a human way, which is not threatening. In such an atmosphere trust can develop, and the person can feel able to open up to their own experiences and their own feelings. It may be noticed here that these three qualities are really what we would hope for from any human being. And anyone who would not be capable of exhibiting these qualities would not be much of a human being. So there is a lot in this approach about learning how to be a human being. It is one of the paradoxical and exciting things about the humanistic approach generally that it assumes that everyone is capable of being fully human.

In a therapeutic situation where these qualities are operating, Rogers found, clients go through a sequence of stages which more and more closely approach being fully functioning persons, able to take charge of their own lives and really be themselves.

Rogers later extended his work to basic encounter groups (small groups where the same principles operate), to organisational work on several different levels (for example, working with a class in school, with the school itself, and with the whole school district), and to work with cross-cultural groups to improve international understanding. He saw his work as having political implications: for him personal power and political power were closely connected.

TRADUCCIÓN: EL MÉTODO BASADO EN LA PERSONA

Este es un método desarrollado por Carl Rogers, y es por está razón que a veces es llamada asistencia (ayuda) o terapia Rogeriana, a pesar que el mismo Rogers nunca aprobó ese título. Lo que dice es que si nos dirigimos a otras personas de cierta manera, podemos ponerlo en condiciones de crecer y desenvolverse y trabajar de cualquiera de los problemas que pudiera tener.

Y las sugerencias son realmente está, cualquier acercamiento que verdaderamente ayudará a las personas, debe involucrar estar trabajando en esta misma forma. Bueno, ¿ qué es forma? . supone tres categorías

La primera cualidad es empatía. Muchas personas creen que esta es la única cualidad que es más importante en todas las formas el terapéutico auditivo. Esto significa que toma por dentro el mundo de la persona que viene por terapia (usualmente llamado cliente, si bien otras personas, no en este grupo, prefieren otras palabras como paciente o "consultador"). De modo que esa persona se siente aceptada y comprendida.

Dos cosas son importantes a acerca de esto: 1) que la empatía es acertada, y 2) la empatía ha sido conocida por el cliente. Ambas son destrezas aprendibles y hacen una enorme diferencia en la relación entre el cliente y el consejero o terapeuta.

La segunda cualidad es la autenticidad (sinceridad. Si la empatía es sobre escuchar al cliente, la autenticidad es sobre escucharse a sí mismo- realmente me sintonizo con mi interior y me entero de todo lo que esta sucediendo en mi interior. Esto significa; estar abierto a mi propia experiencia, sin interrumpir nada de lo que ocurre. Y esto significa dejar de ver una forma en que el cliente puede obtener beneficios de esto.

La sinceridad en más firme que la empatía porque está implica mucho auto-conocimiento, lo cual, puede realmente ser obtenido por completo con una propia y completa terapia en forma profunda. "esta es sólo una persona que funciona completamente" (Palabras de Rogers para la persona que ha completado la mayor parte de su terapia) quien puede ser totalmente auténtico.

La tercera es no ser posesiva, calidez. Esto significa que el cliente puede ser percibido en una forma humana. Lo que no es amenazante. En una atmósfera como está, se puede desarrollar la confianza y la persona se puede sentir capaz de abrir sus propias experiencias y sus sentimientos. Esto puede ser anotado como las tres cualidades que una espera encontrar en un ser humano. Esto es una gran aproximación en como ser un ser humano. Es una de las paradójicas y emocionantes cosas sobre el acercamiento humanista, que generalmente asume que cualquiera es capaz de ser completamente humano.

En una situación de terapia donde estas cualidades operan, Rogers encontró que os clientes iban por una secuencia de estados que más y más se estaban acercando a ser personas completamente funcionales, capaces de hacerse cargo de sus propias vidas y realmente ser ellos mismos.

Rogers más tarde extendió su trabajo a encuentros grupales básicos. ( Pequeños grupos donde los mismos operan) al trabajo Organizacional en diferentes niveles (por ejemplo, trabajando con una clase en una escuela, con la escuela misma, y con el barrio entero de la escuela), y trabajar con grupos interculturales para mejorar la comprensión de su poder personal y poder político fue finalmente unido.

Conclusiones y comentario personal

En consecuencia con el artículo podemos darnos cuenta de cómo evolucionó el pensamiento de Rogers a través del tiempo, tiempo que le significo brindar un aporte tan importante al paciente, es decir, el cliente al cual va dirigido su método, trasladando su énfasis a animar y guiar a la persona a fin de verificar sus aseveraciones y a la vez desalienta la formación de reacciones negativas de los beneficiarios de su terapia.

En su trabajo se evidencia una clara preocupación por la vivencia de las experiencias pasadas para definirse a si mismo logrando con esto una redefinición del auto-conocimiento.

En su propuesta resalta tres categorías de relevancia; la empatía reconocida y vivenciada por el cliente, la que brinda una mejor recepción entre el paciente y el terapeuta, la autenticidad que desarrolla el cliente frente a sus mensajes internos, poder oírnos y aceptarlo sin recelo y por último la calidez que irradiamos hacia los otros como un ser humano integro

A través de este método considero que se abre una puerta que permite en desarrollo de las relaciones interpersonales

Los fundamentos presentados establecen un marco de referencia mediante, el cual las personas pueden idear y modificar la opinión que tienen de si mismos y a través de esta visión, es decir de su nivel de autoconocimiento permite desarrollar internamente al cliente que recibe la terapia del método centrado en la persona.

Su enfoque además del ámbito de la Psicología como queda claro ha influenciado otras áreas de trabajo como es el caso de escuelas, visto como un medio para facilitar el aprendizaje en todos los niveles, grupos organizacionales entre otros.

Listado de textos sobre Psicología de la Personalidad

Introducción a las teorías de la personalidad

Una cortesía de los Psicoarchivos de Tatiana Canales

Teóricos de la psicología de la personalidad

Teorías psicodinámicas

Karen Horney

  • Tendencias neuróticas:. Realizado por Javier Ardouin,Claudio Bustos y Mauricio Jarpa (1998). Universidad de Concepción
  • Conflicto básico neurótico:. Realizado por Javier Ardouin,Claudio Bustos y Mauricio Jarpa (1998). Universidad de Concepción
  • Yo real y yo ideal:. Realizado por Yanet Quijada y Carolina Inostroza(1998). Universidad de Concepción

C.G. Jung

Alfred Adler

Melanie Klein

Teorías humanistas

Abraham Maslow

  • La jerarquía de las necesidades:Monografía. Realizado por Javier Ardouin, Claudio Bustos y Mauricio Jarpa (1998).Universidad de Concepción
  • Las necesidades humanas:Monografía. Realizado por Ma. Carolina Morales B., Ma. Paola Pandolfi P., Romina Perfetti M. y M. Marcela Uribe V. (1998).Universidad de Concepción

Carl Rogers

Psicología Transpersonal

Para más información sobre la Psicología Transpersonal, visita el sitio del Instituto de Formación y Desarrollo Transpersonal - Integral, IFDI. Recomendado por recomendado por Marco Antonio Vásquez (mvasquez@med.puc.cl)

Stanislav Grof

Temas relacionados con la Psicología de la Personalidad

Valoración Organísmica e Incongruencia, según Carl Rogers.

Informe realizado por Elena Lara Molina, Cecilia Martínez Fernández, Karin Penroz Celis y Gabriela Pino Hidalgo.

Contenidos


INTRODUCCION

Rogers se interesa en el estudio del individuo en sí mismo. Desarrolló una teoría de la personalidad centrada en el yo, en la que ve al hombre como un ser racional, con el mejor conocimiento de sí mismo y de sus reacciones; además propone el autoconocimiento como base de la personalidad y a cada individuo como ser individual y único.

A medida que el ser humano va madurando, el entorno impone lógica y orden. El individuo se va haciendo consciente de esta lógica, el yo se asoma y se diferencia del mundo fenoménico. Este hecho le permite al yo, pasar a ser parte de consciente de su experiencia; evoluciona en relación con el mundo, desea ser consistente y podría presentarse un cambio mediante las interacciones que se producen. (Beltrán Llera; 1994; p. 295).

Rogers nos plantea el organismo como un todo organizado y funcional, con una fuente central de energía que sería la tendencia a la actualización, mantenimiento y mejora del mismo. Estos procesos conducirían al organismo a la valoración, primer tema a tratar en el presente informe. Esta valoración se entiende como la siguiente idea: las experiencias percibidas como optimizadoras para el organismo, tendrían un valor positivo; por lo tanto, las que no mantienen ni mejoran el organismo, tendrían un valor negativo.

El segundo tema que abarcaremos en este trabajo, es el de la incongruencia, que es la oposición entre los dos sistemas propuestos por Rogers: el yo (concepto de sí mismo) y el organismo. (Mischel; 1990; p. 209-210).

En relación al enfoque, este autor está ubicado dentro de las teorías humanistas, las cuales destacan que el hombre posee una motivación intrínseca para luchar por la autoactualización, que es la tendencia de la evolución de potenciales espontáneos y naturales, de modo que mantengan o acentúen el organismo. (Beltrán Llera; 1994; p. 294).

Para presentar este trabajo, denominado "Valoración organísmica e incongruencia", desarrollaremos una elaboración de los conceptos utilizados por Rogers, en relación a estos temas; estos conceptos serán integrados durante el desarrollo de este informe; luego, elaboraremos una discusión sobre estas ideas, basándonos en las ventajas o desventajas que pueda presentar la teoría rogeriana, y finalmente presentaremos un resumen de este informe.


ELABORACION DE CONCEPTOS

Yo: es el concepto de sí mismo. Está integrado, por una parte, por las percepciones del yo, y por otra parte, por la percepción de las interacciones entre el yo y otros individuos, además de vivencias, relacionadas a estas percepciones. El yo o concepto de sí mismo, encausará la conducta y percepciones de la persona; es decir, influye en el modo en que el individuo percibe el mundo externo.(Mischel,1990,p. 209)

Tendencia de Actualización: tendencia innata de crecimiento orgánico; es la fuerza que enfatiza el crecimiento y mantención del organismo. (DiCaprio,1985,p. 355).

Tendencia a la Autoactualización: ligada a la tendencia de actualización innata e inherente al yo, que promueve su expresión y evolución. (DiCaprio,1985,p. 355).

Valoración Organísmica: aptitud innata para elegir un curso de acción, mediante una cualidad afectiva positiva o negativa. Depende de la tendencia de actualización, y es entorpecida por las condiciones de valía. (DiCaprio,1985,p. 355).

Incongruencia: Rogers la define como divergencia entre el concepto del yo y las experiencias reales del yo. El individuo que cae en incongruencia puede presentar tendencias a emociones negativas, tiene un autoconcepto distorsionado e incompleto en relación con su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 328).

Si establecemos un paralelo, este proceso de incongruencia, es conocido como alienación, en la teoría de Karen Horney. (DiCaprio,1985,p. 332).

Condiciones de Valía: Exigencias requeridas para obtener respeto. Impulsa los valores de la introyección. Estas condiciones obstruyen la realización del proceso de valoración orgánica. (DiCaprio,1985,p. 355).

Introyección: integración de normas y valores externos, a nuestro concepto individual; es la principal causa de incongruencia.

Respeto Positivo Condicional: aceptación e interés hacia un individuo, sólo si cumple con las condiciones de valía. Favorece el proceso de incongruencia. (DiCaprio,1985,p. 355).

Respeto Positivo Incondicional: implica la total aceptación de y hacia un individuo, sin basarse en el cumplimiento de las condiciones de valía. Según Rogers, es una de las tres características que un terapeuta exitoso debe poseer.(DiCaprio,1985,p. 355).

Ansiedad: condición de tensión, producida por el sentimiento, no plenamente consciente, de inconsistencia entre el concepto propio y una experiencia.(Mischel,1990,p. 211; DiCaprio,1985,p. 355).

La teoría de Rogers está enmarcada dentro de los modelos de realización. Propone la existencia y desarrollo de una fuerza, la tendencia a la actualización, cuya expresión indicará la eficacia del modo de vida. Este modelo enfatiza el alcance de cualidades individuales internas. Las exigencias de la vida individual y social son distintas, lo que implicaría conflicto. Rogers aporta que cuando se presenta conflicto, es porque se existe en un sistema social algo inhumano y castigador. Este conflicto amenazaría la autoactualización y daría paso a un estilo de vida conformista.

Cuando Rogers habla de conflicto entre el individuo y su contexto social, se embarca en el concepto de defensa o deformación de la fuerza central, la tendencia a la autoactualización. El conflicto no es inevitable y se define vida ideal como un proceso de trascender a la sociedad. Las características que un individuo debe desarrollar son la espontaneidad, autoconfianza, individualidad, apertura a la experiencia, imaginación y profundo autoconocimiento. (Maddi,1972,p.151-153).

La vida existencial se presenta en un individuo que funciona de manera integral. Rogers afirma que el yo y la personalidad nacen de la experiencia, y que por ende, nos transformamos en participantes y observadores de la experiencia organísmica.

La valoración organísmica sería una característica de un individuo integral; abierto a su experiencia, lo que le permitiría fundamentar su comportamiento en los datos percibidos en una situación. Estos datos: exigencias sensoriales, sus complejas necesidades personales, recuerdos de alguna situación previa, percepción, entre otros, le permitirán a todo su organismo y a su consciencia participante, evaluar la situación. Luego de esta complicada labor ,analizaría y descubriría la conducta que debería tomar, tratando al mismo tiempo, de satisfacer todas sus necesidades. Por lo tanto, el individuo debe incorporar sensaciones, memoria, aprendizaje previo y condiciones viscerales, en el proceso de toma de una decisión con respecto de una curso de acción. (Maddi,1972,p.281).

El ser humano procura percibir las experiencias de un modo coherente con su concepto de yo; sirviendo este concepto como punto referencial para valorar y revisar las experiencias organísmicas reales.(Mischel,1990,p.210).

Rogers supone una necesidad de consideración universal positiva, que se desarrollaría a medida que evoluciona la consciencia del yo. Esta necesidad se traduce en el deseo de ser aceptado y querido por quienes se considera importante en la vida.

A veces el individuo es aceptado de manera condicional y otras, es aceptado por derecho propio y se le reconoce incondicionalmente. Además de que todo individuo debe ser aceptado positivamente en su entorno, debe aceptarse a sí mismo. Esta necesidad de autoconsideración, surge de la experiencias individuales que se asocian con el requerimiento de respeto positivo incondicional. Si se presenta esta situación, la necesidad de consideración positiva y autoconsideración, no serán divergentes de la valoración organísmica. Se daría así, un ajuste psicológico y funcionamientos plenos. (Mischel,1990,p.210).

En el campo psicológico total, que abarca todas las experiencias psicológicas, existe una fracción consciente y una inconsciente. Por lo tanto la estructura conceptual del yo, puede que corresponda o no al yo real. En el inconsciente, las experiencias psicológicas no se encuentran simbolizadas, es decir, no se encuentran viables al yo consciente. Si se da el caso de que todas las experiencias psicológicas se presenten consistentemente, el individuo se encuentra en una condición de congruencia, es decir, el individuo presenta una concepción del yo, congruente con su yo real.(DiCaprio,1985,p. 323).

La valoración organísmica depende de la tendencia a la actualización, de las experiencias concordantes afectivamente, ya sean percibidas satisfactorias o no, placenteras o displacenteras. Si el proceso de valoración organísmica funciona correctamente, el individuo promueve el bienestar vivencial. Pero este proceso no es indudable, ya que podemos aprender a disfrutar de algo que no nos hace bien. (DiCaprio,1985,p. 324-325).

Rogers presupone que una individualidad saludable, lleva a cabo sus elecciones basadas en sentimientos positivos o negativos; es decir, debiéramos ser capaces de basarnos en nuestras intuiciones y presentimientos para tomar una decisión. El teórico denomina esta situación confianza de tipo orgánico. El individuo debe confiar en sus tendencias de crecimiento, las que en todo caso y a pesar de todo, no son infalibles. En algunas oportunidades, la evaluación racional supera a la organísmica. (DiCaprio,1985,p. 325). En otras palabras, un individuo integral creerá en su propio organismo, en sus impulsos e intuiciones hacia la acción que desarrolla, ya que no evolucionó bajo condiciones de valía. Por el contrario, una persona inadaptada y confusa, desarrolla una vida truncada por la necesidad de satisfacer las normas impuestas por las condiciones de valía (Maddi,1972,p. 416-417), es decir, desarrollará conceptos de evaluación acerca de, modos de su comportamiento que sean o no meritorios. (Maddi,1972,p. 500)

La introyección obstaculiza el proceso de valoración organísmica. La estructura individual se desarrolla en base a valores y normas externos. La introyección influye al individuo al momento de tomar una decisión , la cual podría ser incongruente con sus necesidades organísmicas. La valoración organísmica se ve restringida por las introyecciones inconsistentes con las necesidades reales del individuo, proceso que puede conllevar a anormalidades. Para subsanar esto, se debe conseguir que el concepto de yo sea congruente con el yo real. (DiCaprio,1985,p. 325).

Si los sentimientos hacia experiencias reales son incongruentes con el valor de la introyección, con la finalidad de mantener el concepto propio, el individuo debe rechazar o deformar sus verdaderos sentimientos para ser verosímil. Si en alguna ocasión las defensas decaen, el individuo experimentará sus sentimientos verdaderos, resultando un estado de ansiedad. Desarrollo y función de la personalidad se ven restringidos, ya que el individuo no puede moverse libremente cuando su concepción del conocimiento propio no se aproxima a la realidad. (DiCaprio,1985,p. 329).

Las condiciones de valía pueden ocasionar una deformación del concepto del yo y favorece la incongruencia entre el yo real y el concepto de yo. Están siempre presentes y en muchas situaciones se consideran señal de buen ajuste. Es decir, tratando de amoldarse a las condiciones de valía, un individuo puede obviar su espontaneidad y deseos personales, y restringirse a un patrón que puede no corresponder a su verdadera naturaleza; limitando el funcionamiento de su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 330).

El individuo que cae en incongruencia posee un concepto propio distorsionado, y si no es congruente con las necesidades reales del yo, puede conllevar frustración, comúnmente relacionada con emociones negativas y comportamiento antisocial. Frecuentemente, padres y maestros, transmiten a los niños la idea que no están bien o que no les gusta el modo en que éstos se comportan, enfatizando una autoevaluación negativa, que terminaría por desalentar sentimientos positivos hacia el yo, al evaluarse como malo o inferior, el niño interpreta y distorsiona las interpretaciones externas sobre su conducta, desarrollando una concepción propia negativa. Cuando una persona trata de expresar un sentimiento verdadero, generalmente es reprimida y obligada a obviar este sentimiento, lo que implica quitar algún aspecto vital de la personalidad. (DiCaprio,1985,p. 328-329).

Las reacciones más superficiales a la incongruencia, son los sentimientos de restricción, cautela y estancamiento. Las más profundas y serias pueden ser sentimientos de ficción, superficialidad y de ausencia de personalidad, vacío. La negación y distorsión empeoran cualquier situación. (DiCaprio,1985,p. 332).

Cuando las experiencias están de acuerdo con las condiciones de valía adquiridas por la persona, son percibidas conscientemente; en cambio. Las que no son consistentes con las condiciones de valía, pueden ser distorsionadas y negadas en la consciencia. Entonces, cuando la incongruencia, entre el concepto de sí mismo y su consideración de una situación, es excesiva, puede presentarse un mal funcionamiento de las defensas. Rogers plantea que una consciencia inquisitiva de las experiencias puede ser conflictiva para el yo, por ende puede ser evitada, para no hacerla consciente y eliminar una potencial fuente de ansiedad,(Mischel,1990,p. 210) o de colapso psicológico. Un individuo bajo incongruencia debe restringir sus experiencias vitales ya sean interiores o exteriores. Si se traspasan las barreras defensivas, deberá enfrentarse a una situación que contradice su concepción del yo y no podrá negarla. Pero podría reaccionar mejorándose de la impresión y aumentando sus defensas, con la consecuencia de aumentar la distorsión de su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 333).

A continuación, presentaremos un cuadro comparativo (DiCaprio,1985,p. 343), en donde se muestran algunas de las características de los yo integrales y de los incongruentes, con la finalidad de un entendimiento más cabal sobre la incongruencia:

Yo integral Yo incongruente
Autoconocedor Fuera de contacto con el yo
Firme sentido de identidad. Falta sentido de la identidad
Creativo. Espontáneo.Libre de restricciones Impulsos frustrados
Abierto a la experiencia Emociones negativas
Evita las apariencias.Se aleja de la introyección. Estructura propia distorsionada
Completa salida de potenciales Comportamiento antisocial
Confía en su organismo. Apreciación irreal de potenciales

Vivencia existencial

Para superar la incongruencia o no caer en ella, y alcanzar una personalidad y vida ideales, Rogers propone como clave el descubrimiento del yo real, en base al conocimiento de experiencias sensitivas y viscerales; ya que este conocimiento le permite a un individuo saber qué ocurre en su entorno y en sí mismos; un alejamiento de apariencias y obligaciones, evitando cualquier situación que no sea consistente con su yo real; participar en la experiencia, ya sea interna o externa; seguir los caminos que se sienten bien; ser auténtico, real y genuino; confiar en nuestro organismo (valoración organísmica), sentimientos, intuiciones, emociones y motivos; actuar sin demasiadas represiones. (DiCaprio,1985,p. 335-339)

"La persona que está abierta a todas sus experiencias puede considerar todos los componentes porque al menos están disponibles". (DiCaprio,1985,p. 339)


DISCUSION

Ventajas:

  • Su método centralizado en el cliente (paciente), se ha difundido ampliamente a campos tan distintos a la psicología, como lo son: negocios, industrias, ministerios y enfermería, entre otros. (DiCaprio,1985, p. 344).
  • El método rogeriano se puede utilizar no sólo de forma individual, sino también en dinámicas de grupo y de movimiento potencial humano. (DiCaprio,1985; p. 345).
  • Rogers ha abierto el campo de la psicología, el asesoramiento y la psicoterapia, a la investigación científica; todo esto mediante el procedimiento de grabación de sesiones y análisis de respuestas de clientes y terapeutas. (DiCaprio,1985; p. 345).
  • La teoría de Rogers da luces sobre varios de los principales puntos de la visión humanística y fenomenológica de la personalidad, en la que se enfatiza la realidad percibida por el individuo, sus experiencias subjetivas y la lucha organísmica por la autorrealización, el potencial de crecimiento y el logro de libertad. (DiCaprio,1985,p. 211-212).

Desventajas:

  • Rogers ha sido criticado y tachado como "ingenuamente optimista", debido a su planteamiento de un yo benigno que no se desdobla, y que sólo necesita ser aceptado. (DiCaprio,1985,p. 345).
  • Rogers enfatiza en los beneficios que otorga el estado de congruencia, pero no plantea caminos ni tareas específicos para lograr este estado, sino que solamente presenta términos generales e imprecisos. Ni autoexploración ni autoaceptación darían instantáneamente habilidades para satisfacer las necesidades. (DiCaprio,1985,p. 345).
  • Descarta, rechaza o disminuye la importancia e influencia de los impulsos biológicos específicos en la conducta humana.(Mischel, 1990, p. 212).


RESUMEN

El concepto propio es la base intrínseca de la conducta. Los individuos poseen una tendencia innata a la actualización con el fin de mantener y desarrollar el organismo. Cuando comienza a surgir el yo, nace con él la tendencia de autoactualización. La valoración organísmica es la tendencia a la evaluación de las experiencias por medio de una cualidad afectiva negativa o positiva; este proceso de valoración, se puede ver obstruido por las condiciones de valía o exigencias impuestas para obtener respeto. Cuando el concepto del yo es inconsistente con el yo real, se produce la incongruencia, cuya principal causa en la integración de normas y valores de otros individuos, a nuestro concepto individual, o introyección. Si la incongruencia fuese demasiado grande, podría presentarse una falla en las defensas y caer en un estado de ansiedad al verse enfrentado a los verdaderos sentimientos.

El niño tiene la necesidad de un respeto positivo. Si este pequeño individuo es cuidado y aceptado incondicionalmente, se da un respeto positivo incondicional. En cambio, si se le trata respecto de su cumplimiento de las condiciones de valía, se presenta un respeto positivo condicional, que favorece el proceso de incongruencia. Si el individuo adquiere condiciones de valía para obtener respeto positivo de sí mismo y de otros, podría presentarse una distorsión de del concepto del yo, y entorpecer el proceso de valoración organísmica.

Rogers plantea que el yo es la principal fuente de la conducta, entonces una distorsión del concepto del yo podría conllevar anormalidades o reacciones de distinto grado frente a la incongruencia; ya sean sentimientos de cautela, restricción, o si son más graves, sentimientos de ficción y superficialidad. Para alcanzar una personalidad ideal, Rogers propone una serie de tareas, entre la que se encuentran: descubrimiento del yo real, valoración organísmica, vivir la experiencia, ya sea interna o externa, alejarse de las apariencias, entre otras.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • Beltrán Llera, J. (1994). Para comprender la Psicologia. Navarra: Verbodivino.
  • DiCaprio, N. S. (1985). Teorías de la Personalidad. México: Interamericana.
  • Maddi, S. R. (1972). Teorías de la personalidad: Un análisis comparativo. Buenos Aires: El Ateneo.
  • Mischel, W. (1990). Teorías de la Personalidad. México: McGraw-Hill