Valoración Organísmica e Incongruencia, según Carl Rogers.

Informe realizado por Elena Lara Molina, Cecilia Martínez Fernández, Karin Penroz Celis y Gabriela Pino Hidalgo.

Contenidos


INTRODUCCION

Rogers se interesa en el estudio del individuo en sí mismo. Desarrolló una teoría de la personalidad centrada en el yo, en la que ve al hombre como un ser racional, con el mejor conocimiento de sí mismo y de sus reacciones; además propone el autoconocimiento como base de la personalidad y a cada individuo como ser individual y único.

A medida que el ser humano va madurando, el entorno impone lógica y orden. El individuo se va haciendo consciente de esta lógica, el yo se asoma y se diferencia del mundo fenoménico. Este hecho le permite al yo, pasar a ser parte de consciente de su experiencia; evoluciona en relación con el mundo, desea ser consistente y podría presentarse un cambio mediante las interacciones que se producen. (Beltrán Llera; 1994; p. 295).

Rogers nos plantea el organismo como un todo organizado y funcional, con una fuente central de energía que sería la tendencia a la actualización, mantenimiento y mejora del mismo. Estos procesos conducirían al organismo a la valoración, primer tema a tratar en el presente informe. Esta valoración se entiende como la siguiente idea: las experiencias percibidas como optimizadoras para el organismo, tendrían un valor positivo; por lo tanto, las que no mantienen ni mejoran el organismo, tendrían un valor negativo.

El segundo tema que abarcaremos en este trabajo, es el de la incongruencia, que es la oposición entre los dos sistemas propuestos por Rogers: el yo (concepto de sí mismo) y el organismo. (Mischel; 1990; p. 209-210).

En relación al enfoque, este autor está ubicado dentro de las teorías humanistas, las cuales destacan que el hombre posee una motivación intrínseca para luchar por la autoactualización, que es la tendencia de la evolución de potenciales espontáneos y naturales, de modo que mantengan o acentúen el organismo. (Beltrán Llera; 1994; p. 294).

Para presentar este trabajo, denominado "Valoración organísmica e incongruencia", desarrollaremos una elaboración de los conceptos utilizados por Rogers, en relación a estos temas; estos conceptos serán integrados durante el desarrollo de este informe; luego, elaboraremos una discusión sobre estas ideas, basándonos en las ventajas o desventajas que pueda presentar la teoría rogeriana, y finalmente presentaremos un resumen de este informe.


ELABORACION DE CONCEPTOS

Yo: es el concepto de sí mismo. Está integrado, por una parte, por las percepciones del yo, y por otra parte, por la percepción de las interacciones entre el yo y otros individuos, además de vivencias, relacionadas a estas percepciones. El yo o concepto de sí mismo, encausará la conducta y percepciones de la persona; es decir, influye en el modo en que el individuo percibe el mundo externo.(Mischel,1990,p. 209)

Tendencia de Actualización: tendencia innata de crecimiento orgánico; es la fuerza que enfatiza el crecimiento y mantención del organismo. (DiCaprio,1985,p. 355).

Tendencia a la Autoactualización: ligada a la tendencia de actualización innata e inherente al yo, que promueve su expresión y evolución. (DiCaprio,1985,p. 355).

Valoración Organísmica: aptitud innata para elegir un curso de acción, mediante una cualidad afectiva positiva o negativa. Depende de la tendencia de actualización, y es entorpecida por las condiciones de valía. (DiCaprio,1985,p. 355).

Incongruencia: Rogers la define como divergencia entre el concepto del yo y las experiencias reales del yo. El individuo que cae en incongruencia puede presentar tendencias a emociones negativas, tiene un autoconcepto distorsionado e incompleto en relación con su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 328).

Si establecemos un paralelo, este proceso de incongruencia, es conocido como alienación, en la teoría de Karen Horney. (DiCaprio,1985,p. 332).

Condiciones de Valía: Exigencias requeridas para obtener respeto. Impulsa los valores de la introyección. Estas condiciones obstruyen la realización del proceso de valoración orgánica. (DiCaprio,1985,p. 355).

Introyección: integración de normas y valores externos, a nuestro concepto individual; es la principal causa de incongruencia.

Respeto Positivo Condicional: aceptación e interés hacia un individuo, sólo si cumple con las condiciones de valía. Favorece el proceso de incongruencia. (DiCaprio,1985,p. 355).

Respeto Positivo Incondicional: implica la total aceptación de y hacia un individuo, sin basarse en el cumplimiento de las condiciones de valía. Según Rogers, es una de las tres características que un terapeuta exitoso debe poseer.(DiCaprio,1985,p. 355).

Ansiedad: condición de tensión, producida por el sentimiento, no plenamente consciente, de inconsistencia entre el concepto propio y una experiencia.(Mischel,1990,p. 211; DiCaprio,1985,p. 355).

La teoría de Rogers está enmarcada dentro de los modelos de realización. Propone la existencia y desarrollo de una fuerza, la tendencia a la actualización, cuya expresión indicará la eficacia del modo de vida. Este modelo enfatiza el alcance de cualidades individuales internas. Las exigencias de la vida individual y social son distintas, lo que implicaría conflicto. Rogers aporta que cuando se presenta conflicto, es porque se existe en un sistema social algo inhumano y castigador. Este conflicto amenazaría la autoactualización y daría paso a un estilo de vida conformista.

Cuando Rogers habla de conflicto entre el individuo y su contexto social, se embarca en el concepto de defensa o deformación de la fuerza central, la tendencia a la autoactualización. El conflicto no es inevitable y se define vida ideal como un proceso de trascender a la sociedad. Las características que un individuo debe desarrollar son la espontaneidad, autoconfianza, individualidad, apertura a la experiencia, imaginación y profundo autoconocimiento. (Maddi,1972,p.151-153).

La vida existencial se presenta en un individuo que funciona de manera integral. Rogers afirma que el yo y la personalidad nacen de la experiencia, y que por ende, nos transformamos en participantes y observadores de la experiencia organísmica.

La valoración organísmica sería una característica de un individuo integral; abierto a su experiencia, lo que le permitiría fundamentar su comportamiento en los datos percibidos en una situación. Estos datos: exigencias sensoriales, sus complejas necesidades personales, recuerdos de alguna situación previa, percepción, entre otros, le permitirán a todo su organismo y a su consciencia participante, evaluar la situación. Luego de esta complicada labor ,analizaría y descubriría la conducta que debería tomar, tratando al mismo tiempo, de satisfacer todas sus necesidades. Por lo tanto, el individuo debe incorporar sensaciones, memoria, aprendizaje previo y condiciones viscerales, en el proceso de toma de una decisión con respecto de una curso de acción. (Maddi,1972,p.281).

El ser humano procura percibir las experiencias de un modo coherente con su concepto de yo; sirviendo este concepto como punto referencial para valorar y revisar las experiencias organísmicas reales.(Mischel,1990,p.210).

Rogers supone una necesidad de consideración universal positiva, que se desarrollaría a medida que evoluciona la consciencia del yo. Esta necesidad se traduce en el deseo de ser aceptado y querido por quienes se considera importante en la vida.

A veces el individuo es aceptado de manera condicional y otras, es aceptado por derecho propio y se le reconoce incondicionalmente. Además de que todo individuo debe ser aceptado positivamente en su entorno, debe aceptarse a sí mismo. Esta necesidad de autoconsideración, surge de la experiencias individuales que se asocian con el requerimiento de respeto positivo incondicional. Si se presenta esta situación, la necesidad de consideración positiva y autoconsideración, no serán divergentes de la valoración organísmica. Se daría así, un ajuste psicológico y funcionamientos plenos. (Mischel,1990,p.210).

En el campo psicológico total, que abarca todas las experiencias psicológicas, existe una fracción consciente y una inconsciente. Por lo tanto la estructura conceptual del yo, puede que corresponda o no al yo real. En el inconsciente, las experiencias psicológicas no se encuentran simbolizadas, es decir, no se encuentran viables al yo consciente. Si se da el caso de que todas las experiencias psicológicas se presenten consistentemente, el individuo se encuentra en una condición de congruencia, es decir, el individuo presenta una concepción del yo, congruente con su yo real.(DiCaprio,1985,p. 323).

La valoración organísmica depende de la tendencia a la actualización, de las experiencias concordantes afectivamente, ya sean percibidas satisfactorias o no, placenteras o displacenteras. Si el proceso de valoración organísmica funciona correctamente, el individuo promueve el bienestar vivencial. Pero este proceso no es indudable, ya que podemos aprender a disfrutar de algo que no nos hace bien. (DiCaprio,1985,p. 324-325).

Rogers presupone que una individualidad saludable, lleva a cabo sus elecciones basadas en sentimientos positivos o negativos; es decir, debiéramos ser capaces de basarnos en nuestras intuiciones y presentimientos para tomar una decisión. El teórico denomina esta situación confianza de tipo orgánico. El individuo debe confiar en sus tendencias de crecimiento, las que en todo caso y a pesar de todo, no son infalibles. En algunas oportunidades, la evaluación racional supera a la organísmica. (DiCaprio,1985,p. 325). En otras palabras, un individuo integral creerá en su propio organismo, en sus impulsos e intuiciones hacia la acción que desarrolla, ya que no evolucionó bajo condiciones de valía. Por el contrario, una persona inadaptada y confusa, desarrolla una vida truncada por la necesidad de satisfacer las normas impuestas por las condiciones de valía (Maddi,1972,p. 416-417), es decir, desarrollará conceptos de evaluación acerca de, modos de su comportamiento que sean o no meritorios. (Maddi,1972,p. 500)

La introyección obstaculiza el proceso de valoración organísmica. La estructura individual se desarrolla en base a valores y normas externos. La introyección influye al individuo al momento de tomar una decisión , la cual podría ser incongruente con sus necesidades organísmicas. La valoración organísmica se ve restringida por las introyecciones inconsistentes con las necesidades reales del individuo, proceso que puede conllevar a anormalidades. Para subsanar esto, se debe conseguir que el concepto de yo sea congruente con el yo real. (DiCaprio,1985,p. 325).

Si los sentimientos hacia experiencias reales son incongruentes con el valor de la introyección, con la finalidad de mantener el concepto propio, el individuo debe rechazar o deformar sus verdaderos sentimientos para ser verosímil. Si en alguna ocasión las defensas decaen, el individuo experimentará sus sentimientos verdaderos, resultando un estado de ansiedad. Desarrollo y función de la personalidad se ven restringidos, ya que el individuo no puede moverse libremente cuando su concepción del conocimiento propio no se aproxima a la realidad. (DiCaprio,1985,p. 329).

Las condiciones de valía pueden ocasionar una deformación del concepto del yo y favorece la incongruencia entre el yo real y el concepto de yo. Están siempre presentes y en muchas situaciones se consideran señal de buen ajuste. Es decir, tratando de amoldarse a las condiciones de valía, un individuo puede obviar su espontaneidad y deseos personales, y restringirse a un patrón que puede no corresponder a su verdadera naturaleza; limitando el funcionamiento de su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 330).

El individuo que cae en incongruencia posee un concepto propio distorsionado, y si no es congruente con las necesidades reales del yo, puede conllevar frustración, comúnmente relacionada con emociones negativas y comportamiento antisocial. Frecuentemente, padres y maestros, transmiten a los niños la idea que no están bien o que no les gusta el modo en que éstos se comportan, enfatizando una autoevaluación negativa, que terminaría por desalentar sentimientos positivos hacia el yo, al evaluarse como malo o inferior, el niño interpreta y distorsiona las interpretaciones externas sobre su conducta, desarrollando una concepción propia negativa. Cuando una persona trata de expresar un sentimiento verdadero, generalmente es reprimida y obligada a obviar este sentimiento, lo que implica quitar algún aspecto vital de la personalidad. (DiCaprio,1985,p. 328-329).

Las reacciones más superficiales a la incongruencia, son los sentimientos de restricción, cautela y estancamiento. Las más profundas y serias pueden ser sentimientos de ficción, superficialidad y de ausencia de personalidad, vacío. La negación y distorsión empeoran cualquier situación. (DiCaprio,1985,p. 332).

Cuando las experiencias están de acuerdo con las condiciones de valía adquiridas por la persona, son percibidas conscientemente; en cambio. Las que no son consistentes con las condiciones de valía, pueden ser distorsionadas y negadas en la consciencia. Entonces, cuando la incongruencia, entre el concepto de sí mismo y su consideración de una situación, es excesiva, puede presentarse un mal funcionamiento de las defensas. Rogers plantea que una consciencia inquisitiva de las experiencias puede ser conflictiva para el yo, por ende puede ser evitada, para no hacerla consciente y eliminar una potencial fuente de ansiedad,(Mischel,1990,p. 210) o de colapso psicológico. Un individuo bajo incongruencia debe restringir sus experiencias vitales ya sean interiores o exteriores. Si se traspasan las barreras defensivas, deberá enfrentarse a una situación que contradice su concepción del yo y no podrá negarla. Pero podría reaccionar mejorándose de la impresión y aumentando sus defensas, con la consecuencia de aumentar la distorsión de su personalidad. (DiCaprio,1985,p. 333).

A continuación, presentaremos un cuadro comparativo (DiCaprio,1985,p. 343), en donde se muestran algunas de las características de los yo integrales y de los incongruentes, con la finalidad de un entendimiento más cabal sobre la incongruencia:

Yo integral Yo incongruente
Autoconocedor Fuera de contacto con el yo
Firme sentido de identidad. Falta sentido de la identidad
Creativo. Espontáneo.Libre de restricciones Impulsos frustrados
Abierto a la experiencia Emociones negativas
Evita las apariencias.Se aleja de la introyección. Estructura propia distorsionada
Completa salida de potenciales Comportamiento antisocial
Confía en su organismo. Apreciación irreal de potenciales

Vivencia existencial

Para superar la incongruencia o no caer en ella, y alcanzar una personalidad y vida ideales, Rogers propone como clave el descubrimiento del yo real, en base al conocimiento de experiencias sensitivas y viscerales; ya que este conocimiento le permite a un individuo saber qué ocurre en su entorno y en sí mismos; un alejamiento de apariencias y obligaciones, evitando cualquier situación que no sea consistente con su yo real; participar en la experiencia, ya sea interna o externa; seguir los caminos que se sienten bien; ser auténtico, real y genuino; confiar en nuestro organismo (valoración organísmica), sentimientos, intuiciones, emociones y motivos; actuar sin demasiadas represiones. (DiCaprio,1985,p. 335-339)

"La persona que está abierta a todas sus experiencias puede considerar todos los componentes porque al menos están disponibles". (DiCaprio,1985,p. 339)


DISCUSION

Ventajas:

  • Su método centralizado en el cliente (paciente), se ha difundido ampliamente a campos tan distintos a la psicología, como lo son: negocios, industrias, ministerios y enfermería, entre otros. (DiCaprio,1985, p. 344).
  • El método rogeriano se puede utilizar no sólo de forma individual, sino también en dinámicas de grupo y de movimiento potencial humano. (DiCaprio,1985; p. 345).
  • Rogers ha abierto el campo de la psicología, el asesoramiento y la psicoterapia, a la investigación científica; todo esto mediante el procedimiento de grabación de sesiones y análisis de respuestas de clientes y terapeutas. (DiCaprio,1985; p. 345).
  • La teoría de Rogers da luces sobre varios de los principales puntos de la visión humanística y fenomenológica de la personalidad, en la que se enfatiza la realidad percibida por el individuo, sus experiencias subjetivas y la lucha organísmica por la autorrealización, el potencial de crecimiento y el logro de libertad. (DiCaprio,1985,p. 211-212).

Desventajas:

  • Rogers ha sido criticado y tachado como "ingenuamente optimista", debido a su planteamiento de un yo benigno que no se desdobla, y que sólo necesita ser aceptado. (DiCaprio,1985,p. 345).
  • Rogers enfatiza en los beneficios que otorga el estado de congruencia, pero no plantea caminos ni tareas específicos para lograr este estado, sino que solamente presenta términos generales e imprecisos. Ni autoexploración ni autoaceptación darían instantáneamente habilidades para satisfacer las necesidades. (DiCaprio,1985,p. 345).
  • Descarta, rechaza o disminuye la importancia e influencia de los impulsos biológicos específicos en la conducta humana.(Mischel, 1990, p. 212).


RESUMEN

El concepto propio es la base intrínseca de la conducta. Los individuos poseen una tendencia innata a la actualización con el fin de mantener y desarrollar el organismo. Cuando comienza a surgir el yo, nace con él la tendencia de autoactualización. La valoración organísmica es la tendencia a la evaluación de las experiencias por medio de una cualidad afectiva negativa o positiva; este proceso de valoración, se puede ver obstruido por las condiciones de valía o exigencias impuestas para obtener respeto. Cuando el concepto del yo es inconsistente con el yo real, se produce la incongruencia, cuya principal causa en la integración de normas y valores de otros individuos, a nuestro concepto individual, o introyección. Si la incongruencia fuese demasiado grande, podría presentarse una falla en las defensas y caer en un estado de ansiedad al verse enfrentado a los verdaderos sentimientos.

El niño tiene la necesidad de un respeto positivo. Si este pequeño individuo es cuidado y aceptado incondicionalmente, se da un respeto positivo incondicional. En cambio, si se le trata respecto de su cumplimiento de las condiciones de valía, se presenta un respeto positivo condicional, que favorece el proceso de incongruencia. Si el individuo adquiere condiciones de valía para obtener respeto positivo de sí mismo y de otros, podría presentarse una distorsión de del concepto del yo, y entorpecer el proceso de valoración organísmica.

Rogers plantea que el yo es la principal fuente de la conducta, entonces una distorsión del concepto del yo podría conllevar anormalidades o reacciones de distinto grado frente a la incongruencia; ya sean sentimientos de cautela, restricción, o si son más graves, sentimientos de ficción y superficialidad. Para alcanzar una personalidad ideal, Rogers propone una serie de tareas, entre la que se encuentran: descubrimiento del yo real, valoración organísmica, vivir la experiencia, ya sea interna o externa, alejarse de las apariencias, entre otras.


REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  • Beltrán Llera, J. (1994). Para comprender la Psicologia. Navarra: Verbodivino.
  • DiCaprio, N. S. (1985). Teorías de la Personalidad. México: Interamericana.
  • Maddi, S. R. (1972). Teorías de la personalidad: Un análisis comparativo. Buenos Aires: El Ateneo.
  • Mischel, W. (1990). Teorías de la Personalidad. México: McGraw-Hill