Programa de Prevención a nivel secundaria de menores infractores

Imagen de pei.ac01

Programa de Prevención a nivel secundaria de menores infractores

Leslie Albarrán Mijares, Nadiuska Fuenmayor Rodríguez, Adriana López Carrasco, Ana Magallanes Flores, Priscila Zamora González

Ma. Amparo Miranda Salazar

Introducción
La idea de que la falta o la insuficiente educación se asocian a muchos males sociales como son pobreza, violencia familiar y farmacodependencia, es antigua. Delos (1980) afirma que, desde la perspectiva sociológica, la causa de la delincuencia se debe a factores que dificultan el cumplimiento de las normas y metas socialmente valiosas, a través de los medios disponibles en la cultura. Es decir, cuando un individuo no encuentra una forma socialmente aceptad de acceder a los beneficios e la cultura en que vive, mediante el desarrollo de habilidades formadas en gran medida por la educación, busca llegar a ellos por la delincuencia.
En México, en 1926 al cambiar de nombre las escuelas correccionales por Tribunal de Menores, existía la idea de que la forma de rehabilitar a los jóvenes y niños delincuentes era mediante la educación. El Reglamento para la calificación de los menores infractores en el Distrito Federal, que regulaba la atención en su manual operativo, dictaba que el personal debería obtener los antecedentes generales, médicos, hereditarios, personales y el estudio social, con la finalidad de realizar el estudio analítico de las funciones intelectuales, la afectividad, la voluntad, constitución mental del menor, carácter y conducta, manifestaciones y tendencias instintivas que requerían educación.
La educación, en el discurso de la época era vista como panacea para muchos de loas males sociales, y las leyes reflejaban la aspiración de transformar la sociedad a través de acciones educativas. En 1935, la Ley Orgánica de la Educación tiene un apartado referente a la protección de los deficientes mentales y menores infractores del Estado; en su capitulo XVI, artículo 105, establecía cuatro grupos de clientela de la educación especial:
Más aun, al surgir en 1946 la Escuela Normal de Especialización, una de las opciones de salida, era y continúa siendo a la fecha, el de menor infractor. La educación del menor infractor describe una complicada red de instituciones diseñadas para iniciar a los delincuentes mas jóvenes en la cultura prevaleciente y en los intrincados patrones de practicas, supuestos y expectativas que forman la vida social (Moore, 1987). De esto se deduce que para que un individuo pueda aprender a comportarse dentro del contexto social y desarrollar las habilidades intelectuales y sociales necesarias para adatarse a su medio social, necesita recibir una adecuada educación.
Lamentablemente, la población adolescente encarcelada por delitos aumenta de manera vertiginosa en el país. Mientras que en 1998 se detectaron en Sonora 370 infractores (MI), tan solo en el primer trimestre de 1999 se habían presentado ya 536 ingresos a los centros de internamiento del Consejo Tutelar (Frías et al., 2000). En Yucatán, en la Escuela de Educación Social se incrementó el número de ingresos de 200 durante 1998 a 300 durante 1999. En el país, el Consejo Tutelar de Menores (2001) informa que entre Marzo de 2000 y Febrero de 2001 hubo 42,369 menores puestos a disposición de la justicia.
Caballero et al. (2000) señalan que la delincuencia juvenil es frecuente en muchas comunidades de bajos recursos, donde casi llega a verse como algo normal; en su muestra de habitantes del Distrito Federal indican que 97% refería un incremento de la delincuencia juvenil, y 44% tomaba regularmente medidas para protegerse de este tipo de delincuencia.
La prevención y el tratamiento adecuado y oportuno de la delincuencia juvenil parecen ser de suma importancia, y se hace necesario desarrollar nuevas estrategias, planes y programas a largo plazo, máxime si se tiene en cuenta que muchos de estos menores infractores podrían continuar presentando problemas de adaptación social durante todo el resto de su vida.
Los programas de rehabilitación deben estar encaminados, entre otras cosas, a intervenir sobre las problemáticas más frecuentes que presentan los menores infractores. Diversos autores (Asociación Psiquiátrica Americana, 1994; Kaufman, 1990; Kazdin y Buela- Casal, 1999 y Sattler, 1996) sostienen que los problemas mas frecuentes que presentan estos menores son abandono o retraso escolar, dificultades en las relaciones interpersonales, falta de habilidades sociales, baja autoestima, ausencia de un proyecto de vida, farmacodependencia, desintegración familiar y conductas sexuales inadecuadas.
CARACTERÍSTICAS DE LOS MENORES INFRACTORES
Conducta Social
Los MI presentan una alta frecuencia de conductas antisociales y delictivas. Seis-dedos (1988) define la conducta antisocial como la que viola las reglas sociales pero sin transgredir las leyes, y la conducta delictiva como aquella en que se violan las leyes establecidas.
La aparición de conductas antisociales en los MI, por lo general, empieza desde la infancia, manifestándose en conductas tales como el discutir con los adultos, no seguir instrucciones, llegar tarde a la escuela o salirse de ella, pelearse con los compañeros, etc. Se ha encontrado que muchos de estos adolescentes presentaron antecedentes de trastorno de conducta, siendo especialmente frecuente el ocasionado por el déficit de atención e hiperactividad y el trastorno negativista desafiante, en proporciones que oscilan entre 33% y 45% en poblaciones de varones y entre 11% y 30% en mujeres (Agüero, 1999).
Se ha encontrado en los MI dificultades en el desarrollo de su socialización, por lo que generan menos soluciones para los problemas interpersonales, se centran en los fines u objetivos más que en los pasos intermedios para obtenerlo, y ven menos las consecuencias asociadas con su conducta. (Silva et al,. 1999).
En la medida en que pasa el tiempo, especialmente cuando no existen intervenciones apropiadas, las conductas antisociales se van convirtiendo en delictivas. Una alta frecuencia de conductas antisociales se van convirtiendo en delictivas es lo que caracteriza a los MI. Muchos de ellos presentan, según los criterios establecidos por el Manual Diagnostico y Estadístico de la Asociación Psiquiátrica Americana (Asociación Psiquiátrica Americana, 1994), un trastorno de conducta disocial. Los jóvenes con trastornos de conducta disocial se caracterizan por poseer un comportamiento que viola, de manera repetitiva y persistente, las normas sociales importantes. Los comportamientos de este tipo pueden calificarse de la siguiente manera: a) agresión a personas y animales, b) destrucción de la propiedad, fraudulencia o robo, c) violaciones graves de normas familiares y escolares.
Según el Consejo Tutelar de Menores, en el periodo comprendido entre Febrero de 2000 y Marzo de 2001 las conductas delictivas mas frecuentes de los MI que ingresaron a las Escuelas de Educación Social fueron: 1) daño contra las personas en su patrimonio (70%), 2) daño contra la vida o la integridad corporal de las personas (11%), y 3) delitos contra la salud (10%).
Kazdin y Buela- Casal (1999) sostienen que los MI manifiestan un patrón de conducta antisocial y un deterioro significativo en el funcionamiento diario, tanto en el hogar como en escuela, además de una conducta que resulta incontrolable para los familiares y amigos. Esto hace evidente que el comportamiento de los MI se torna peligroso para la sociedad, ya que se caracteriza por violaciones importantes de las normas sociales e incluso de las leyes establecidas.
Aptitud Escolar
Los menores que presentan problemas de delincuencia juvenil muestran dificultades académicas manifiestas en la falta de habilidades intelectuales fracaso escolar, abandono de la escuela, dificultades de conducta en la misma (Frances, 1998; Sue, Sue y Sue, 1994). Algunos datos estadísticos obtenidos en México confirman estos rasgos en los MI; así por ejemplo, en una investigación realizada en Tamaulipas se aprecio que solo 20.2% de estos adolescentes se encontraba estudiando y 44.2% no termino la educación elemental (Misael, 1999). Otros datos que confirman los problemas académicos de estos jóvenes fueron los obtenidos en la Escuela de Educación Social de Yucatán, en donde se observa que de 200 menores con edades comprendida entre 12 y 16 años que ingresaron el año pasado, solo 50% había terminado sus estudios de primaria y 90% no había concluido la secundaria (Escuela de Educación Social del Estado de Yucatan, 1999).
Con frecuencia, los MI muestran en su escala de intereses, actitudes y valores que no son afines con lo que la escuela exige y ofrece; sus normas no son sentidas como propias, sino como parte de una autoridad externa no reconocida, y la educación no es percibida dentro de un proyecto de vida. Además, existe ausencia de habilidades sociales necesarias para el éxito académico, como escuchar, obedecer y seguir instrucciones, así como de autoafirmación, interacción y comunicación efectiva (Garrido, 1989; Mc Whirter et al., 1993). Una característica común de estos alumnos es que su conducta provoca extremas dificultades en sus relaciones con otras personas y se convierte en un obstáculo para su aprendizaje (Brennam, 1990).
Ambiente Familiar
Casi todos los autores están de acuerdo con la idea de que las características y la dinámica de la familia juegan un papel importante en la etiología de la delincuencia juvenil. Francés (1998) describe una serie de características de la familia del delincuente juvenil: son familias no completas; se caracterizan por dificultar la evolución afectiva del menor, siendo los obstáculos mayores el alcoholismo y las drogas consumidas por los padres, así como el abandono; son familias con dificultades en los procesos de identificación, las cuales no permiten que los hijos adolescentes puedan adoptar un modelo de conducta en la vida adulta; asimismo, son familias con falta de bases educativas y problemas económicos.
Cerca de 73% de estos menores manifiesta haber sido victima de violencia o negligencia por parte de la familia, incluso referían, usualmente, haber sufrido abuso sexual como parte de esta violencia (Florida Departement of Juvenile Justice, 2001). Esto es importante, ya que existen informes de que los jóvenes que sufren violencia familiar tienden a su vez a ser violentos (American Psychological Association, 2001). En resumen podemos concluir que en la familia del MI existe siempre algún grado de disfuncionalidad que dificulta su adecuado desarrollo afectivo e intelectual.
Perfil Psicológico
La personalidad del delincuente según Francés (1998) se caracteriza por: a) una inmadurez que es excesiva para su edad, lo cual le impide un desenvolvimiento racional en su vida; b) un vacio de si mismo, que se representa por la no asunción de su propia historia personal, el hecho de vivir en el aquí y el ahora, la falta de expectativas y el no aprender de sus errores; y c) inseguridad, especialmente respecto a las personas que no encajen en su tipo. Se han encontrado también en los MI puntajes altos en las escalas de neocriticismo y psicoticismo (Chico, 1999), así como impulsividad e inconformidad con las reglas sociales.
Por su parte, las teorías psicoanalíticas establecen diferentes causales individuales de la delincuencia en los adolescentes. Según Roman (1997), son tres los mecanismos psíquicos del acto delictuoso: a) la inconsciencia de los motivos, ya que los delincuentes desconocen las verdaderas razones que los impulsan a su accionar criminal: b) el masoquismo, que se observa en el hecho de que escogen situaciones que les pueden ocasionar prejuicios, y en la normalidad con que se conducen después de conseguir ser castigados, y c) el sentimiento de culpabilidad, ya que se plantea que el delito es sentido como una liberación psíquica porque provoca que el sentimiento de culpabilidad, ya que se plantea que el delito es sentido como una liberación psíquica porque provoca que el sentimiento de culpabilidad inconsciente se apoye en algo real y reciente.
En investigaciones llevadas a cabo sobre violencia juvenil se encontró que las características mas frecuentes de estos jóvenes son la presencia de impulsividad, dificultades de aprendizaje y bajo coeficiente intelectual (American Psychological Association, 2001).
Se estima que alrededor de 51% de los MI presentan serios problemas de salud mental y 60% algún problema emocional. Entre 50% y 70% muestran serios problemas de abuso de sustancias y de 6% a 28% ha presentado intentos de suicidio (Florida Department of Juevenille Justice, 2001).
En Estados Unidos, los jóvenes con rasgos antisociales se perciben a si mismos, en muchos casos, como fuertes y populares (Rodkin et al., 2000). Se deduce que la conducta antisocial puede convertirse, en las escuelas y para el propio muchacho, en una fuente de obtención de popularidad social y de mejoramiento de la autoestima. Esto conlleva a que muchas de estas conductas sean difíciles de abandonar por los jóvenes si no se les permite desarrollar habilidades alternativas para lograr popularidad, por medio de conductas pro sociales.
Algunos menores con problemas de comportamiento antisocial presentan un déficit en las respuestas de preocupación por los otros que empieza a manifestarse desde la edad escolar. Esta despreocupación se hace mas evidente en la relación con los padres, principalmente con las necesidades de la madre (Haszting et al., 2000)

OBJETIVO DEL PROGRAMA
El objetivo de los talleres es el de crear conciencia en los alumnos de secundaria de escuelas marginadas acerca de los riesgos que se corren a diario en la vida social, familiar y escolar, así como mostrarles lo que sucede con los menores infractores y ayudarles a prevenir cierto tiempos de conducta que se desglosan en el programa, y la importancia de la educación en los menores así como el inculcar practicas y valores que fomenten una cultura distinta a lo que se viven en la mayoría de contextos sociales de escasos recursos, buscando así la mejora en la calidad de vida de los integrantes de la comunidad y la promoción de un proyecto de vida benéfico para los mismos.

JUSTIFIACIÓN
Hawkins y Weis (1985) plantean que la prevención de la delincuencia comienza por el desarrollo de un vínculo positivo del niño con la escuela, a través de oportunidades para que este desarrolle las habilidades sociales, cognitivas y conductuales necesarias para actuar adecuadamente en el ambiente escolar. Por lo anterior, resulta fundamental promover el desarrollo de habilidades académicas básicas que faciliten una buena adaptación a la escuela y se traduzca en un rendimiento académico aceptable en aritmética, escritura y lectura, habilidades que Mc Whirter et al. (1993) llaman “de supervivencia”. Otras habilidades académicas también importantes para un buen logro escolar son aprender a seguir ordenes en el salón de clases y mantener buenas relaciones con los maestros y compañeros en el salón de clases (Woolfok, 1995).
Los programas educativos deben fomentar las habilidades académicas e intelectuales, la motivación del menor hacia el estudio, y las expectativas de este sobre su desempeño académico, así como el involucramiento de los padres en la crianza de los hijos, incrementando sus expectativas respecto a la educación de sus niños (Escamilla, 1999; Sattler, 1996). La escuela debería jugar un factor importante en la prevención de la delincuencia mediante programas que eviten el fracaso escolar, el cual se debe, muchas veces a retrasos en el desarrollo, discapacidades del aprendizaje, problemas emocionales, o falta de habilidades académicas. Cramer y White (2000) sostienen que los programas educativos pueden mejorar las condiciones de los confinamientos juveniles haciendo hincapié en el desarrollo cognitivo, las habilidades conductuales y el entrenamiento vocacional.
Se sabe que la motivación del estudiante hacia el estudio influye en el rendimiento académico; asi, por ejemplo, Good y Brophy (1996) describen varias condiciones que favorecen el desarrollo de la motivación del estudiante: ambiente de apoyo, nivel apropiado de desafío/ oportunidad, objetivos de aprendizaje significativos, enseñanza del establecimiento de objetivos, evaluación del desempeño, y autor reforzamiento. Diversos autores sostienen que las dificultades en los aspectos motivacionales y las bajas expectativas de los estudiantes son factores que contribuyen fuertemente, al bajo logro escolar del estudiante, en especial en los niveles secundaria y preparatoria (Escamilla, 1999, Sánchez, 1998).
En resumen, las intervenciones educativas de prevención de la delincuencia pueden dividirse en dos grandes grupos: las individuales y las que se realizan en el nivel del sistema. En las intervenciones individuales entrarían los programas para mejorar la alimentación, chequeos médicos para compensar y tratar estados físicos que puedan influir en el rendimiento académico y por ultimo la educación remedial que busca apoyar a los alumnos con dificultades en el aprendizaje. Pos su parte, las intervenciones en el nivel del sistema pueden dividirse en: programas pre escolares, entrenamiento cognitivos- conductuales que buscan el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales para mejorar el desempeño educativo y el manejo de las relaciones interpersonales de estos jóvenes.
Target al que va dirigido: Maestros y padres de familia de 3 escuelas secundarias publicas dentro de la zona de Naucalpan de Juárez.
• Escuela secundaria Dr. Gustavo Baz Prada
• Escuela secundaria técnica #13 Gral. Lázaro Cárdenas
• Escuela secundaria Francisco Gonzales Bocanegra
DESARROLLO DEL PROGRAMA
BLOQUE 1
ADICCIONES.
La adicción es una enfermedad caracterizada por un conjunto de signos y síntomas, en las que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.
Los adictos son aquellas personas que dependen perjudicialmente de las sustancias psicoactivas como el alcohol, la marihuana, la cocaína y los solventes inhalantes.
El término droga se utiliza para referirse a aquellas sustancias que provocan una alteración del estado de ánimo y son capaces de producir dependencia.
CLASIFICACION:
• Estimulantes: cocaína, anfetaminas.
• Depresores o sedantes: alcohol, barbitúricos (butisol, amytal, etc.).
• Narcóticos: opio, morfina, heroína.
• Alucinógeno: LSD, marihuana, peyote, hongos.
• Solventes: Thinner, pegamento, gasolina, aerosol, quita esmalte.
ALCOHOLISMO
Los efectos del alcohol son inmediatos debido a que es absorbido casi instantáneamente, pasando directamente al torrente sanguíneo. Al llegar al cerebro, narcotiza las neuronas dificultando primero e impidiendo luego la comunicación entre ellas. Esto se produce en primer término en las regiones del cerebro encargadas del razonamiento y otros procesos complejos.
Se asocian íntimamente al consumo y abuso de bebidas alcohólicas: muerte súbita; dipsomanía; cáncer: bucal, de esófago, de estómago, de páncreas, de hígado; cirrosis hepática; coma alcohólico; y otras
MARIHUANA (cannabis sativia)
Los síntomas característicos de intoxicación son: ansiedad, irritabilidad, temblores e insomnio.
Provoca: cáncer, trastornos reproductivos, trastornos inmunológicos y trastornos respiratorios.
La marihuana es la droga ilícita de uso más difundido. Es una mezcla café verdosa de flores, tallos, semillas y hojas secas, generalmente se fuma en forma de cigarrillo (porros, canutos, churros), o en pipa.
El químico activo principal en la marihuana THC. Las membranas de ciertas células nerviosas en el cerebro contienen receptores de proteína que captan el THC. Una vez que el THC se une al receptor, lanza una serie de reacciones celulares que llevan a la euforia.
INHALANTES.
• adhesivos: colas, tolueno, xileno, acetona, benzoles, benzaldehido
• aerosoles-spray-gases: propelentes, óxido nitroso
• cementos plásticos: hexano
• solventes de pinturas y relacionados: petróleo, butano, trementina, aguarrás
• líquidos para limpieza: benzol, éter de petróleo
• anestésicos: éter etílico puro
• combustibles: bencina, naftas
• thinner: hidrocarburos halogenados
• vasodilatadores: nitrito de amilo, nitrito de butilo; y muchas otras más.
El uso continuado provoca dependencia psíquica, el inicio de la intoxicación es inmediato,
Falta de atención, alteración de la memoria, disminución de la capacidad de abstracción y razonamiento, personalidad antisocial, agresividad, depresión, ataques de pánico, ansiedad y alucinaciones con trastorno en el juicio crítico y la percepción. Se presentan ataxia, oraciones incoherentes y precipitadas, diplopía, náuseas y vómitos. La interrupción de la inhalación, como así también una intensa aspiración, pueden provocar la muerte.
COCAINA.
La cocaína estimula el sistema nervioso central, actuando directamente sobre el cerebro. Sus efectos fisiológicos inmediatos son: sudoración, aumento en la potencia muscular, midriasis, incremento de actividad cardiaca y presión sanguínea, dilatación de los vasos sanguíneos periféricos, convulsiones, aumento en el ritmo respiratorio y de la temperatura corporal. Estos síntomas pueden provocar la muerte por paro cardíaco o fallas respiratorias.
El uso por vía inyectable expone al adicto a infecciones de SIDA, hepatitis B y C, tétanos y otras enfermedades infectocontagiosas.
La cocaína es una droga extremadamente adictiva, cuyos efectos se perciben en un lapso de 10 segundos y duran alrededor de 20 minutos.
Los efectos psíquicos son: euforia, inestabilidad, aumento de la comunicación verbal y de la seguridad en uno mismo, inquietud, anorexia e insomnio.
EXTASIS
Es una droga sintética psicoactiva con propiedades alucinógenas de gran potencial emotivo y perturbador psicológico.
Los efectos del estimulante se diluyen provocando trastornos psicológicos, confusión, problemas con el sueño (pesadillas, insomnio), pérdida de memoria, deseo incontenible de consumir nuevamente drogas, depresión, violencia, ansiedad grave, psicosis y paranoia.
Destruye las neuronas productoras de serótina, que regulan directamente la agresión, el estado de ánimo, la actividad sexual, el sueño y la sensibilidad al dolor.
HEROÍNA
La heroína se procesa de la morfina que es el ingrediente activo primario del opio. Sus nombres más comunes en español son "pasta", "H", "polvo blanco", "junk" y "goma".
En años recientes, el uso de la heroína ha cambiado. Antes, el uso más común de la droga era por vía de inyección intravenosa, pero ahora los usuarios la inhalan, aspiran o fuman. A pesar de que la heroína disponible es más pura, en las calles se vende "cortada" con otras drogas o sustancias como el azúcar, almidón, leche en polvo o quinina. La gente que la compra usualmente no sabe ni la potencia de la droga ni las sustancias con las que se ha combinado, lo cual aumenta el riesgo de una sobredosis o muerte.
Causar enfermedades al hígado y los riñones.
Incrementar el riesgo de contraer infecciones como la hepatitis B y C y el VIH/SIDA al compartir equipos de droga inyectable. También a los usuarios de droga inyectable se les pueden debilitar las venas y pueden sufrir infecciones bacteriales de los vasos sanguíneos y las válvulas cardíacas. Disminuir la respiración y el ritmo cardíaco.
SINDROME DE ABSTINENCIA.
Un síndrome de abstinencia es un conjunto de síntomas que afectan a un individuo cuando se ve privado bruscamente de algún tóxico o droga que anteriormente había consumido con regularidad y de la que tiene dependencia física.
Tanto la calidad de los síntomas, como su intensidad y duración, dependerán del tipo de droga al que nos refiramos, del tiempo que la persona lleve consumiendo la sustancia, así como también de su estado físico y psicológico en el momento de la abstención.
SÍNTOMAS.
• Los síntomas del síndrome de abstinencia de narcóticos dependen de la gravedad de su adicción.
• 0: ansiedad y deseos muy fuertes de obtener la droga
• 1: ojos lagrimosos, descarga de agua por la nariz y bostezos
• 2: los síntomas anteriores más pupilas dilatadas (agrandadas), pérdida del apetito, temblores, sofocones de calor y de frío, y dolor en todo el cuerpo
• 3: temblores severos, sofocones de calor y de frío, dolores, fiebre, alta presión sanguínea, aceleración del pulso y de la respiración
• 4: diarrea, vómitos, baja presión sanguínea y deshidratación.
• Cuando la adicción es severa, también se pueden producir los siguientes síntomas adicionales: pérdida de peso eyaculación u orgasmo espontáneo.

BLOQUE 2
BULLING.
Es una palabra proviene del vocablo holandés que significa acoso.

El primero que empleó el término "bulliing" en el sentido de acoso escolar en sus investigaciones fue Dan Olweus, quien implantó en la década de los '70 en Suecia un estudio a largo plazo que culminaría con un completo programa anti-acoso para las escuelas de Noruega.
Anteriormente esta palabra no era tan comentada, pero debido al incremento alarmante en casos de persecución y agresiones que se están detectando en las escuelas, lo que lleva a muchos escolares a vivir situaciones verdaderamente aterradoras, es que ahora se está hablando más del tema.
El bullying está presente en casi cualquier lugar, no es exclusivo de algún sector de la sociedad o respecto al sexo, aunque en el perfil del agresor sí se aprecia predominancia en los varones. Tampoco existen diferencias en lo que respecta a las víctimas.
El agresor acosa a la víctima cuando está solo, en los baños, en los pasillos, en el comedor, en el patio. Por esta razón los maestros muchas veces ni por enterados están.
Sin embargo no se trata de un simple empujón o comentario, se trata de una situación que si no se detiene a tiempo puede provocar severos daños emocionales a la víctima.
Esta práctica que se vuelve frecuente en los niveles de secundarias y preparatorias públicas o privadas de México, en otras partes del mundo se está adaptando a la tecnología dando como resultado el cyber bullying, es decir, el acoso a través de
Internet específicamente en páginas web, blogs o correos electrónicos.
TIPOS
• Sexual: Es cuando se presenta un asedio, inducción o abuso sexual.
• Exclusión social: Cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro.
• Verbal: Insultos y menosprecios en público para poner en evidencia al débil.
• Psicológico: En este caso existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y amenazas al otro.
• Físico: Hay golpes, empujones o se organiza una paliza al acosado.
CAUSAS Y CONSECUENCIAS
Personales: Un niño que actúa de manera agresiva sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en la escuela o en la familia. Adquiere esta conducta cuando es frecuentemente humillado por los adultos.
Se siente superior, ya sea porque cuenta con el apoyo de otros atacantes o porque el acosado es un niño con muy poca capacidad de responder a las agresiones.

Familiares: El niño puede tener actitudes agresivas como una forma de expresar su sentir ante un entorno familiar poco afectivo, donde existen situaciones de ausencia de algún padre, divorcio, violencia, abuso o humillación ejercida por los padres y hermanos mayores; tal vez porque es un niño que posiblemente vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades o por el contrario es un niño sumamente mimado.
Todas estas situaciones pueden generar un comportamiento agresivo en los niños y llevarles a la violencia cuando sean adolescentes.
En la escuela: Cuanto más grande es la escuela hay mayor riesgo de que haya acoso escolar, sobre todo si a este factor se le suma la falta de control físico, vigilancia y respeto; humillación, amenazas o la exclusión entre personal docente y alumnos.
Por otro lado los nuevos modelos educativos a que son expuestos los niños como la ligereza con que se tratan y ponen en práctica los valores, la ausencia de límites y reglas de convivencia, han influenciado para que este tipo de comportamiento se presente con mayor frecuencia.

CONSECUENCIAS PARA LOS AGRESORES
Pueden convertirse posteriormente en delincuentes, la persona se siente frustrada porque se le dificulta la convivencia con los demás niños, cree que ningún esfuerzo que realice vale la pena para crear relaciones positivas con sus compañeros.
Consecuencias para la víctima
Evidente baja autoestima, actitudes pasivas, pérdida de interés por los estudios lo que puede llevar a una situación de fracaso escolar, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, lamentablemente algunos chicos, para no tener que soportar más esa situación se quitan la vida.

COMO SE COMPORTA UN AGRESOR Y LA VICTIMA
Quienes ejercen el bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro logrando con ello tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años.
• El niño o varios de ellos, comúnmente en grupo, constantemente tienen actitudes agresivas y amenazantes sin motivo alguno contra otro u otros niños.
• Es, o son provocativos, cualquier cosa es para ellos motivo de burlas.
• Su forma de resolver conflictos es por medio de la agresión.
• No es nada empático, es decir no se pone en el lugar del otro.
COMPORTAMIENTO DE LA VICTIMA
• Quienes ejercen el bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro logrando con ello tenerlo bajo su completo dominio a lo largo de meses e incluso años.

• El niño o varios de ellos, comúnmente en grupo, constantemente tienen actitudes agresivas y amenazantes sin motivo alguno contra otro u otros niños.
• Es, o son provocativos, cualquier cosa es para ellos motivo de burlas.
• Su forma de resolver conflictos es por medio de la agresión.
• No es nada empático, es decir no se pone en el lugar del otro.
COMO DEBEN ACTUAR LOS PADRES
• Tienes y debes acercarte a tu hijo, platica con él.
• Relaciónate más con los amigos de tu hijo y observa qué actividades realizan.
• Una vez que hallas creado un clima de comunicación y confianza con tu hijo, pregúntale el porqué de su conducta.
• Si comprobaste que tu hijo es un acosador, no ignores la situación porque seguramente se agravará, calmadamente busca la forma de ayudarlo.
• Jamás debes usar la violencia para reparar el problema. Violencia genera violencia, ¿donde está la solución? Tampoco culpes a los demás por la mala conducta de tu hijo.
• Nunca dejes de demostrarle amor a tu hijo, pero también debes hacerle saber que no permitirás esas conductas agresivas e intimidatorios, deja muy claro además las mediadas que se tomarán a causa de su comportamiento y en caso de que continúe de esa manera.
• Cuando se detecta un caso de bullying, los padres del niño deben trabajar conjuntamente con la escuela para resolver el problema de una forma inmediata.
• Habla con los profesores, pídeles ayuda y escucha todas las críticas que te den sobre tu hijo. Mantente informado de como la escuela está tratando dicho caso y los resultados que se están obteniendo.
• A través de la comunicación con tu hijo podrás darte cuenta de sus gustos y aficiones, canaliza su conducta agresiva por ese lado; si por ejemplo le gusta el futbol inscríbelo en un club deportivo, si le gusta tocar algún instrumento llévalo para que tome clases.
• Crea un ambiente en tu hogar donde el chico se sienta con la confianza de manifestar sus insatisfacciones y frustraciones sin agredir. Enséñale buenos modales.
• Debes enseñarle a tu hijo a reconocer sus errores y a pedir disculpas a quienes les haya hecho daño, elogia esas buenas acciones.

¿QUE HAGO SI MI HIJO ES LA VICTIMA?
• Investiga minuciosamente lo que está ocurriendo, platica con sus compañeros más cercanos, maestros, amigos y familiares.
• Platica con tu hijo y hazle sentir que puede confiar en ti, así él se sentirá cómodo al hablar contigo acerca de todo lo bueno y lo malo que esté viviendo.
• Hablen del tema. Escucha a tu hijo, deja que se desahogue.
• Si efectivamente comprobaste que lo están acosando, mantén la calma y no demuestres preocupación, el niño tiene que ven en tu rostro determinación y positivismo.
• Comprométete a ayudar a tu hijo, y muy importante, hazle saber que él no es el culpable de esta situación.
• No trates de resolver el problema diciéndole a tu hijo que se defienda y tome venganza, esto empeoraría más la situación, es mejor que discutan como pueden responder asertivamente a los acosadores y practica respuestas con tu hijo.
• Debes ponerte en contacto con el maestro de tu hijo y con la dirección de la escuela para ponerlos al tanto de lo que está ocurriendo, pídeles su cooperación en la resolución de los hechos.
• En caso de que el acoso continúe, tendrás que consultar a un abogado.
• Si tu hijo se encuentra muy dañado emocionalmente por toda esta situación, busca la asesoría de un psicólogo para ayudarle a que supere este trauma. Pero jamás te olvides que la mejor ayuda, en esos casos, es la de su familia.

¿QUE DEBEN HACER LOS MAESTROS?
• Identificar a la víctima y el agresor.
• Si ha detectado a la victima verifique preguntando a su padres si el niño presenta dificultad para conciliar el sueño, dolores en el estómago, el pecho, de cabeza, náuseas y vómitos, llanto constante, etc. Si es necesario investigue y observe más al niño.
• Siga al niño a una distancia prudente a los lugares donde comúnmente esta sin vigilancia, seguramente se encontrará con el chico que lo está acosando.
• En las paredes de los baños o las puertas de éstos, los niños suelen escribir burlas y agresiones, revíselas.
• Platique con los compañeros más cercanos de los niños (acosador y víctima), pueden darle información valiosa.
• Tenga consciencia de que tanto el agresor como la victima sufren, y por lo tanto necesitan ser atendidos y tratados.

¿COMO PREVENIR EL BULLYNG?
En la familia
La familia es la principal fuente de amor y educación de los niños; a partir de ella el niño aprende a socializarse basado en lo valores, normas y comportamientos enseñados en casa; evitemos que nuestro hogar se convierta en un escenario hostil o por el contrario demasiado permisivo, tenga por seguro que esto siempre llevará a que los niños adquieran conductas agresivas.
Otro papel de la familia es estar informada constantemente, hay cursos en donde se orienta a los padres sobre cómo mantener alejados a sus hijos del bullying; éstos se basan normalmente en el amor y la comunicación entre padres e hijos, la observación para detectar inmediatamente cualquier conducta anormal en el chico, estar al pendiente de las actividades de su hijo, la existencia de límites y normas, así como el vigilar que se cumplan.
Estos cursos le dan atención especial a la inteligencia emocional, es decir enseñan a los padres como ayudarles a sus hijos a controlar sus emociones y comportamientos hacia los demás de tal manera que puedan convivir sanamente.
En la escuela
La disciplina que se mantenga en el salón y la escuela en general es fundamental para la construcción de una buena conducta.
Es importante la supervisión de los alumnos dentro y fuera de los salones, en los patios, baños, comedores, etc.
Establecer claramente las reglas de la escuela y las acciones que se tomarán en conductas como el bullying.
Actuar rápido, directa y contundentemente en el caso de que se presente alguna sospecha de acoso escolar.
La escuela debe estar abierta a las quejas y sugerencias del alumnado y padres de familia, se sugiere la colocación de un buzón.
Realizar cursos o conferencias para padres y maestros donde se puedas tratar temas como el bullying.
Adicionar o reforzar el tema de educación en los valores en el curso de los estudiantes.
Los maestros pueden apoyarse en los alumnos para identificar casos de acoso, deben ser muy inteligentes y saber quién puede darles información valiosa.
Instituciones gubernamentales
Así como existen líneas gratuitas para hablar o preguntar sobre métodos anticonceptivos, depresión, el sida, alcoholismo, etc., debe haber líneas abiertas para que los niños puedan hablar y denunciar conflictos que viven dentro y fuera del hogar.
Debe haber mayores campañas para informar a los padres sobre esta situación, la forma en que puede detectarse, tratarse y prevenirse.
Medios de comunicación y sociedad en general
Los niños son muy dados a ver programas de acción y violencia y aunque no lo creamos éstos influyen demasiado en su comportamiento. Los medios masivos de comunicación deben ser más consientes de ello y controlar más los contenidos que emiten o publican.
La sociedad en general también puede ayudar a prevenir y atacar el acoso entre los niños, vigilando y no dejando pasar este tipo de situaciones porque pensamos se trata de una simple broma.
Cuando un niño se burla, amenaza o pega a otro niño, se debe intervenir para que eso no se repita.

BLOQUE 3
Influencia de la educación de padres a hijos
La educación puede definirse como el proceso de socialización de los individuos. Al educarse, una persona asimila y aprende conocimientos. La educación también implica una concienciación cultural y conductual, donde las nuevas generaciones adquieren los modos de ser de generaciones anteriores.
La educación de los hijos comienza con las propias historias personales de cada uno de los padres, se transmite no solamente cuando se tiene conciencia del acto mismo formador, sino en todo acto de la vida humana; así los niños aprenden, más de lo que ven, por eso suele ser importante que es lo que ensenas y qué ejemplo se da. . Se basan en las enseñanzas adquiridas en su familia de origen, en sus propias experiencias de vida y en la presencia de un contexto social adecuado.
Las primeras, se refieren al apego, la empatía, los criterios de crianza, la participación en redes sociales y el uso de los recursos que brinda la comunidad.
Las segundas, corresponden a los recursos emotivos, cognitivos y conductuales que permiten a los padres cumplir con las funciones parentales
Queda también la tarea constante de enfrentar los medios de que la sociedad dispone para influir en los hijos. Antiguamente, las generaciones jóvenes se integraban en la sociedad a través de sus familias. Hasta hace poco cuando la adolescente cumplía 15 años se consideraba esto como la ingreso a la sociedad y con ello un cierto nivel de entrada al mundo.
De lo que construyan los padres día a día, darán a sus hijos una positiva autovaloración, autoestima; actitud frente a la realidad y al mundo que los rodea, la seguridad en sus propias capacidades y decisiones, la calidad de relación que establezcan en su vida con sus semejantes, el manejo de la libertad, la visión global de la vida y su posibilidad de ser seres positivos que construyan una nueva sociedad.
La importancia de las funciones parentales, reside en que no se trata sólo de nutrir y cuidar a los hijos, sino también de brindarles la protección y la educación necesaria para que se desarrollen como personas sanas, buenas y solidarias.
Explica Pontón: “la parentalidad tiene que ver con un proceso eminentemente psicológico que supone un trabajo que los padres hacen sobre sí mismos”.
De acuerdo a investigaciones en los últimos tiempos, se ha concluido que el bienestar infantil es el producto de un complejo proceso, basado en una práctica de buenos tratos en la cual interactúan al menos 3 factores que se entrelazan entre sí:
1. las necesidades básicas infantiles- son múltiples y cambian a medida que crecen son evolutivas. Los padres para dar satisfacción a las mismas, deben disponer no sólo de recursos y capacidades, sino también de suficiente plasticidad como para que sus repuestas se adecuen a cada etapa del desarrollo de los hijos.
Los niños requieren, para crecer y alcanzar un desarrollo saludable, satisfacer dos tipos de necesidades: materiales y psicosociales
a. La satisfacción de las necesidades afectivas, le permite al niño/a establecer vínculos con sus padres y otras personas significativas en su vida (familiares, maestros, amigos). A partir de estos lazos será capaz de crear relaciones saludables con su entorno humano y natural, y de pertenecer a una red social. Si el niño recibe el afecto que necesita será capaz de dar y recibir afecto.

b. El buen trato implica también, que los padres faciliten al niño el desarrollo de sus capacidades de aprendizaje y obtención de conocimientos (necesidades cognitivas) mediante estimulación adecuada, experimentación y refuerzos positivos.
Debe ser estimulado y ayudado a desarrollar su percepción, sus sentidos, su memoria, su atención, su lenguaje, su pensamiento lógico y sobre todo, su capacidad de pensar y reflexionar para que acepte el desafío de crecer y aprender. También es indispensable que el niño pueda experimentar y descubrir bajo control el mundo que lo rodea, para aprender a relacionarse con su medio, adquirir libertad y seguridad. Los niños se animan a explorar su entorno y a tener nuevas experiencias a partir de la seguridad que les brinda la presencia de sus padres o adultos significativos que lo protegen.
A la parentalidad que satisface las necesidades básicas de los niños/as, en base a competencias parentales adecuadas y en un contexto social nutriente, se la llamó parentalidad bientratante (Jorge Bradury, 2003)
2. las competencias o capacidades parentales- estos son los recursos que tienen los padres para podérselos otorgar a los hijos.
3. el contexto social circundante- Hoy los medios de comunicación, la televisión, el internet llegan a los hijos desde muy pequeños y la labor formativa de los padres se hace más urgente, más inmediata y constante.
Para que de adecuadamente la educación es necesario:

1. Comunicación- es más básica y vital para que se den las relaciones humanas.
2. Consideración- los niños necesitan sentirse apreciados, reconociendo sus méritos, competencias favoreciendo su autoestima una identidad positiva, desarrollo de proyectos, capacidad de asumir compromisos y afrontar dificultades.
Los niños necesitan estructuras jerárquicas que le brinden educación. Los padres ocupan en la estructura familiar una posición jerárquica superior a la de sus hijos, porque a ellos les cabe la responsabilidad de su cuidado y educación. Por ende, son quienes deben establecer las normas que guiarán la conducta de sus hijos
Repercusiones de una no adecuada educación.
Los niños educados en ambientes democráticos siguen manteniendo las características positivas detectadas y si los padres han mantenido exigencias de conducta madura y consistente exigencia de cumplimiento de reglas, la capacidad de los niños para tomar iniciativas, asumir el control de situaciones y esforzarse en las actividades cotidianas, es aún mayor.
Si en la familia, durante la etapa preescolar el niño ha resuelto la problemática de conquistar un lugar propio, no interfiriendo las relaciones entre sus padres u otros miembros adultos de su grupo familiar , lo que le conduce a no tener una relación de competencia (en la que compite con uno de ellos en tanto gana el favor del otro) ; es decir, supera con ayuda de los padres, una relación lineal con estos; por una relación triangular, llega a la escuela con todos los poros abiertos para aprender todo lo nuevo que le espera. La competencia legítima es con sus iguales para ganar un lugar entre ellos y situarse de un modo auténtico en el grupo escolar; así puede lograr mejores habilidades sociales que lo sitúan en el lugar de los niños que tienen éxito en la escuela.
Generalmente los padres que puedan lograr esta triangulación son los que facilitan el tránsito hacia el nuevo espacio escolar.
En otros terrenos, como es el de la influencia en el comportamiento agresivo, sí se da un cambio evolutivo.
El control estricto sin explicación de las normas se asociaba durante los años preescolares con niño dóciles, no agresivos; este patrón continúa siendo así solo si se ve acompañado de niveles razonables de afecto, ya que, si esto no sucede, si junto a un comportamiento autoritario se da falta de afecto, comienzan a aparecer comportamientos antisociales; en concreto, el castigo, especialmente el castigo físico, encuentra una conexión particularmente acusada con la agresividad del niño, en cuanto que estos pueden ver en sus padres agresivos un modelo de comportamiento por imitar, siendo a veces frecuente que se manifiesten como dóciles en el contexto de la familia, pero agresivos en otros ambientes (en la escuela, con los iguales).
Y es a lo que no se pretende llegar, por eso es que se brindas elementos básicos que se puedan transmitir de padres a hijos, para evitar este tipo de conductas que desgraciadamente van en aumento, si se adquiere lo antes descrito es posible que no se den este tipo de actos o situaciones que derivan en los menores infractores.
BLOQUE 4
“LAS EMOCIONES SENSIBILIZAN AL SER HUMANO PARA SU CRECIMIENTO O PARA SU DESTRUCCIÒN ¡MAESTRO!...QUE QUIERES PARA TUS ALUMNOS.”

La mayoría de los jóvenes estudiantes de los CBTis y CETis a nivel nacional, se encuentran en la edad denominada adolescencia, por lo que es importante que los trabajadores que prestamos nuestro servicio en el subsistema de la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial, tomemos conciencia de los cambios que en esta etapa sufren los estudiantes, para darles una orientación que los conduzca a tener un aprovechamiento escolar satisfactorio y apoyarlos para que superen las limitaciones u obstáculos que se les presenten por causa de dichos cambios.

El período de la adolescencia se caracteriza por un aumento de la emotividad. El aumento de la emotividad puede tener trascendencia. La excitación y la tensión nerviosa generalizadas que acompañan a la emocionabilidad, con frecuencia se extienden a situaciones que no tienen relación con su fuente de origen y afectan intensamente la conducta del individuo en algunas situaciones. Por ejemplo, el adolescente que sufre la experiencia de un romance cuyo final no es feliz, se haya nervioso y en tensión, no solo en las situaciones relacionadas con el romance sino en las relaciones familiares, sociales y escolares.

Factores que provocan el aumento de la emotividad.

Con frecuencia, el aumento de la emotividad se manifiesta en la tensión nerviosa general o en hábitos nerviosos específicos. El comerse las uñas es una de las formas de conducta más comunes vinculadas a la tensión emocional. Un estudio de los hábitos nerviosos en los jóvenes nos sirve para ilustrar la mayor emotividad registrada en el período final de la adolescencia, clasificados en cuatro categorías:

Las emociones en la adolescencia

1. Orales.- Chuparse el pulgar, comerse las uñas, morderse los labios.
2. Nasales.- Meterse los dedos, rascarse o arrugar la nariz.
3. Hirsutales.- Tirarse o retorcerse el cabello, rascarse la cabeza.
4. Faciales.- Tocarse la cara, manosearse la cara o apoyar la cabeza sobre la mano.

Los factores que predisponen al adolescente a una intensa emotividad son:
• Relaciones familiares desfavorables.
• Restricciones provocadas por la supervisión paterna.
• Obstáculos que impiden que el adolescente actúe como él quiere.

• Situaciones en las cuales el individuo se siente inadaptado. La conducta mas seria que la sociedad espera.
• Adaptación a nuevos ambientes.

• Adaptación social al sexo opuesto.

Fracasos escolares.
• Conflictos con la familia o los amigos.

Problemas vocacionales.
• Dudas religiosas.

Estados emocionales del adolescente

Una disposición o un estado de ánimo es una emoción manifiesta o prolongada. El hecho de que los jóvenes guarden y oculten sus sentimientos, hacen que permanezcan en el interior por horas y días, situación que no ocurriría si la presión emocional acumulada la liberara.
Así, cuanto mejor sea el control emocional del adolescente, tanto más sombrío será su estado de ánimo.

Algunos estados emocionales del adolescente y causas que los ocasionan

MIEDO: El miedo que siente un adolescente, depende en muchas ocasiones de la edad y se clasifica a grandes rasgos en:
1. Miedo a ciertos objetos materiales.
2. Miedo a las relaciones sociales.
3. Miedo relativo a sí mismo.

PREOCUPACIONES: La preocupación es un tipo de temor que proviene más de causas imaginarias que reales. Los motivos de preocupación en los adolescentes son:

Trabajos escolares
• Peligros de orden físico.
Exámenes y tests
• Situación económico-social

Calificaciones
• Capacidad

Problemas escolares

ANSIEDAD: Se le denomina ansiedad al estado emocional en el cual el estímulo perturbador no precede ni acompaña al propio estado, sino que se anticipa al futuro.

IRA: Los estímulos que provocan la ira en los adolescentes son principalmente de orden social.

Las causas más comunes de la ira son:
1. Ser objeto de burlas.
2. Ser tratados injustamente.
3. Verse despojado de sus pertenencias.
4. El que se les mienta.
5. El que se les mande.
6. El que no les salgan las cosas bien.
7. Tratamiento cruel a niños o animales domésticos.
8. Interrupción de actividades habituales (estudio, sueño).
9. Planes frustrados.
10. Los actos de gobierno.

DISGUSTO: Es una forma de irritación que tiene su origen en el ámbito social.
Ejemplos:
• Los castigos por cosas que no han cometido.
• La gente que hace trampas o cosas injustas.
• La gente que insulta y miente.
• Fricciones con los padres.
• Los castigos en la escuela o en el hogar.

FRUSTRACIÓN: Son todos los obstáculos que existen en el ambiente o en sí mismo, que impiden satisfacer un deseo o alcanzar la meta que se ha fijado. Kuhlen ha propuesto una clasificación de las circunstancias frustratorias que incluye las siguientes cuatro categorías:

1. Deficiencias biológicas.- Defectos físicos o torpeza intelectual.
2. Hábitos o aptitudes inapropiadas.- Debido a las nuevas situaciones que enfrenta el adolescente.
3. Carencias o riesgos del ambiente.- Precaria economía, normas y reglamentos que interfieren en sus deseos.
4. Conflictos entre motivos opuestos incompatibles.- Adolescente que se le prohíbe salir con un grupo de amigos, por la mala reputación del grupo.

CELOS: Pueden ser provocados por cualquier situación en que intervenga gente por la cual el individuo sienta un afecto profundo. También las actitudes de posesión originan los celos.

Reacciones típicas de los celos:
A) Ataque físico.
B) Sarcasmo.
C) Ridículo.
D) Hablar despectivamente del opositor.
E) Llanto.

ENVIDIA: Es una emoción que se asemeja a los celos, pero difiere de éstos en que no es el individuo el que estimula esta emoción, sino las posesiones materiales de dicho individuo.

CURIOSIDAD: Deseo dirigido hacia el conocimiento de las cosas que nos llaman la atención. La curiosidad puede ser excitada por factores de motivación objetiva (publicidad) o por factores subjetivos (conflicto con el objeto).

AFECTO: Es una reacción emocional determinada por relaciones agradables.
En la infancia, el niño le puede tener afecto a objetos y animales domésticos, mientras que en la adolescencia la emoción se asocia primordialmente con personas, nunca con juguetes u objetos animados y solos ocasionalmente con animales domésticos.

PESAR: Sentimiento de pena, que en la adolescencia es muy frecuente que se dé debido a acciones negativas de los jóvenes.

FELICIDAD: En la adolescencia, como en la infancia, esta emoción se halla influida en gran parte por el estado físico general del individuo, aunque la buena salud por sí sola no es capaz de hacer feliz al adolescente. Sin embargo, si este se halla predispuesto a la felicidad por encontrarse en un buen estado físico, cuatro tipos de situaciones pueden provocar esta emoción en grado variable de intensidad.

1. Buena adaptación intelectual.- Felicidad por sus estudios.
2. Percibir un elemento cómico.- Disfrutar riéndose de los demás (humor).
3. Liberación de energía acumulada.- Sensación de bienestar.
4. Sentimientos de superioridad.- Tener todo.

Efecto de las emociones sobre la adaptación del adolescente.

Cualquier experiencia que resulte vivida para una persona y que vaya acompañada de intensas emociones, es probable que ejerza profunda influencia sobre sus actitudes, valores y conductas futuras. Las emociones, como todos los demás estados psíquicos, tienen sus características positivas y negativas.

Función y éxito de la catarsis en el control emocional.

Para satisfacer las exigencias sociales, así como para eliminar los efectos perjudiciales de las emociones sobre las actitudes, la conducta y el bienestar general, es esencial poseer el dominio de las emociones y de sus expresiones. La consecuencia del dominio emocional constituye un índice de madurez psíquica.

De todo lo anterior, se deriva una conclusió fundamental, el docente debe entender y comprender que el trabajar con adolescentes es, aparte de desarrollar los conocimientos, habilidades y destrezas; identificar la personalidad de cada uno de los adolescentes para orientarlos en el aspecto emocional, de tal manera de coadyuvar también en su formación.

Anexos
Cuestionarios
1. ¿En qué medida crees que tus padres influyen en ti?
2. ¿Cuales serian elementos necesarios para el buen desarrollo de un hijo?
3. ¿Si hay una buena educación que se puede elementos positivos tendrá el hijo?
4. ¿Qué factores consideras que influyen en el desarrollo y educación del hijo?
5. Menciona algunas repercusiones de una no adecuada educación
6. ¿Cuáles son los factores que provocan el aumento de la emotividad en el adolescente?
7. ¿Cuáles son los factores que predisponen al adolescente a una intensa emotividad?
8. ¿a que se refieren los estados emocionales del adolescente?
9. ¿Cuáles son los estados emocionales del adolescente?
10. ¿Cuáles son los efectos de las emociones sobre la adaptación del adolescente?
Tríptico
Una buena educación implicaría:

 Las necesidades básicas infantiles
 Las competencias o capacidades parentales
 El contexto social circundante

Impartido por:

Adriana López
Leslie Albarrán
Nadiuska Fuenmayor
Ana Magallanes
Priscila Zamora

Influencia de la educación de padres en los hijos.

Diciembre-2011
¿Qué es la educación?
La educación es cuando la persona asimila y aprende conocimientos, implica una concienciación cultural y conductual.

Es indispensable que los padres den hacia los hijos una positiva autovaloración, autoestima; actitud frente a la realidad y al mundo que los rodea, la seguridad en sus propias capacidades y decisiones, la calidad de relación que establezcan en su vida con sus semejantes, el manejo de la libertad, la visión global de la vida y su posibilidad de ser seres positivos que construyan una nueva sociedad.

Si no se da una adecuada educación puede darse:
 Agresividad del niño
 Tener conductas desadaptativas
 Baja autoestima
 No identificación social

Cuestionario final
1.- ¿Qué fue lo que te pareció más relevante?
2.- ¿Cuáles son las características de los menores infractores?
3.- Menciona los síntomas de las adiciones.
4.- Menciona al menos 3 de los tipos de agresión que se mencionaron.
5.- ¿Cómo se puede prevenir el bulling?
6.- ¿Qué se entiende por educación?
7.- En tus propias palabras describe qué harías si te encontraras en alguno de los casos mencionados.

Bibliografía
Humberto de Spinola BR. Rendimiento académico y factores psicosociales en los ingresantes a la carrera de medicina - UNNE. Revista Paraguaya de Sociología 1990;78:143-167.
Cascón I. Predictores del rendimiento académico en alumnos de primero y segundo de BUP. In: Disponible en URL: http://www3.usal.es/~inico/investigacion/jornadas/jornada2/comun/c19.html]. 2000; 2000.
Andrade M, Miranda C, Freixas I. Rendimiento académico y variables modificables en alumnos de 2do medio de liceos municipales. Revista de Psicología Educativa, 2000;6(N.º 2):ver en URL: http://www.unesco.cl/pdf/publicac/rendimiento.pdf.
Braverman R. Tipología Familiar Relacionada con Aspectos Psico-sociales-pedagógicos. Mèxico: UNAM; 1986.
González E. Jóvenes trabajadores, con bajo rendimiento escolar, en La hora Nacional. 5 de noviembre de 2002. La Hora Disponible en URL: http://www.lahora.com.gt/02/11/05/paginas/nac_1.htm#n1 2002.
Revista Educación y Pedagogía, No. 38 (2004). “La calidad de la educación. Hacia un concepto de referencia”Rodrigo Jaramillo Roldán

Imagen de Andres28

Muy buen artículo. Me ha

Muy buen artículo. Me ha resultado muy útil, pondré en práctica esta metodología en mi trabajo desde hoy. Un saludo y gracias

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
If you have a Gravatar account, used to display your avatar.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img> <h2> <h3>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato