FACTORES QUE ORIGINAN LA ESQUIZOFRENIA INFANTIL

Imagen de pei.ac01

FACTORES QUE ORIGINAN LA ESQUIZOFRENIA INFANTIL
Barrón Hernández Alba Lucía, Beltrán Trigueros Estefanía, Medina Muñoz Berenice, Santana Pérez Karen Danae Asesores: José Manuel Bezanilla Juan Elías Campos García

UNIVERSIDAD DEL VALLE DE MÉXICO
CAMPUS HISPANO

Resumen

La esquizofrenia infantil data sus orígenes en el siglo XX, con la introducción de textos, que incluyen síntomas muy similares a la esquizofrenia que sufre un adulto, y estos son por mencionar algunos:
Desordenes cognoscitivo, que es la incapacidad de concentración adecuada para cierta actividad. Retraimiento emocional, desorganización en las ideas o comportamiento, al igual que dicha enfermedad se caracteriza por un nulo o poco lenguaje común, y primordialmente la incapacidad de distinguir lo real de la fantasía.
Las descripciones de diferentes estudios o posibles factores determinantes, están enfocados a 4 aspectos: El primero de carácter genético, el segundo está enfocado a las anormalidades fisiológicas. El tercero enfoque psicosocial, entendiendo como el ambiente donde se desarrolla el niño; y considerado como factor predominante y estrechamente ligado al enfoque psicoanalítico, como agente detonante la neurosis.
Con estos estudios llegamos a la conclusión de que es muy difícil diagnosticar a un niño con esquizofrenia infantil, ya que a medida de que los niños crecen sufren de cambios esporádicos de ánimo y comportamiento que forman parte del desarrollo integral del niño. Solo un profesional, podrá evaluar y diagnosticar correctamente al niño.

Cuando hablamos de una sociedad funcional nos referimos a que sus integrantes son autosuficientes y comúnmente solidarios. Para que esto sea posible debe tener un óptimo desarrollo desde su nacimiento y durante la etapa de la infancia ya que es aquí donde el hombre obtendrá las bases para crecer y desarrollarse como persona.
El término desarrollo se refiere a la continuidad de cambios sistemáticos en el individuo que ocurren desde la concepción hasta la muerte. Las condiciones biológicas del niño no crean cualidades psíquicas, pero si las condiciones necesarias para su formación, es decir, si un niño presenta problemas de asfixia durante su nacimiento es probable que su desarrollo se vea afectado por algún daño a nivel cerebral. Cuando se habla de desarrollo psicológico se incluyen: el desarrollo cognoscitivo, afectivo, sexual y social.
La infancia es la etapa comprendida entre el nacimiento y los seis o siete años.
El desarrollo del infante se debe entender desde dos procesos fundamentales: el de la maduración, que es el tipo de procesos que ocurren biológicamente empezando por el material hereditario, el fortalecimiento de nuestras piernas para caminar, los procesos que ocurren para alcanzar la maduración sexual, la reproducción, el envejecimiento hasta la muerte; y el de los procesos de aprendizaje o de las experiencias con el que se producen cambios en nuestra forma de pensar, sentir y ver la vida. Aunque son dos enfoques diferentes van ligados uno con otro, un ejemplo claro es en el que un niño de dos años quiera caminar y que si necesidad y motivación por caminar sea mucha pero si su desarrollo motor no es el adecuado no podrá siquiera dar un paso.
Freud propone un conjunto de etapas que se vinculan a desarrollo de los instintos sexuales, en los que otorga primacía a los aspectos afectivos. En su obra “Tres ensayos sobre la Teoría de la Sexualidad” (1905) Freud caracteriza cinco periodos: la fase oral, la fase anal, la fase fálica, la fase de latencia y la fase genital.
1. La fase oral corresponde al primer año de vida y tiene como objetivo la satisfacción de las necesidades libidinales a través de la boca, zona erógena y táctil que constituye la principal fuente de placer. El niño pasa tiempo comiendo y chupando. La solución adecuada de esta fase sirve de base al desarrollo de la capacidad de relacionarse con los demás y del sentido de confianza en sí mismo.
2. De uno a tres años, en la fase anal el niño adquiere movilidad y el control de esfínteres el cual se convierte en su principal motivación. El niño trata de adquirir autonomía sin excesiva vergüenza. Las alabanzas de los padres generan en el niño confianza y sentimientos de autonomía, mientras que las experiencias punitivas o represivas conducen a que le niño retenga las heces, lo que se traducirá –en opinión de Freud- en sentimientos de obstinación y, posteriormente, de mezquindad. La solución adecuada en esta etapa se vincula al desarrollo de la autonomía personal.
3. Después, en la fase fálica que comprende de los tres a los cinco años de edad, el interés del niño se orienta hacia las zonas y funciones genitales. Aparecen las fantasías eróticas, el placer de la masturbación, y los sentimientos agresivos los cuales se centran en los órganos genitales. En este periodo aparece el llamado “Complejo de Edipo” cuya solución se deriva de un proceso de identificación del niño con sus padres, la aparición del “superyó” y en cierta medida, la orientación sexual del sujeto. En el caso del varón, al estar fuertemente identificado con la madre, comienza a percibir al padre como un rival dominante, el niño teme a la castración, y la ansiedad que este hecho le provoca lo hace renunciar a sus deseos de poseer a la madre, como resultado de lo cual se identifica con el padre con el propósito de continuar siendo objeto de amor de la madre, al asemejarse a este.
Por su parte, en la mujer, el llamado “Complejo de Electra” (Jung, 1912) se produce a causa de que la niña siente envidia del padre al no poseer pene como este, considerando a la madre como responsable de su castración. Es por esta razón que transfiere su afecto al padre. No obstante, la madre sigue constituyendo una figura básica para la satisfacción de sus necesidades; situación que genera una ambivalencia afectiva, por lo que finalmente la niña vuelve a identificarse con ella.
4. La fase de latencia abarca de los cinco a los once o trece años y se presenta como un periodo de relativa inactividad de los impulsos sexuales, de integración y consolidación de los logros del desarrollo alcanzados en las fases anteriores. La sexualidad deja de ejercer sus presiones de manera directa, ya que el niño se encuentra inmerso en sus relaciones en la escuela y el juego, es por esta razón que sus procesos cognitivos se desarrollan aceleradamente. El crecimiento de estatura conocido en la literatura especializada como “primer y segundo estirón” (el primero ocurre alrededor de los siete años y el segundo en la pubertad), brinda al niño mayores posibilidades de dominar el ambiente y ser independiente.
5. Finalmente, arribamos a la fase genital correspondiente a al periodo que transcurre desde los 11 ó 13 años hasta la juventud. En esta fase se renueva la lucha entre el “ello”, y el “yo” ya que los cambios biológicos vuelven a poner la sexualidad del niño en el centro de su atención.
Para poder comprender de mejor manera lo que ocurre en el desarrollo psicosexual propuesto por Freud y ya mencionado anteriormente debemos tomar en cuenta “La Primera Tópica del Aparato Psíquico” (Freud, 1915) en la cual se habla de la presencia de tres instancias psíquicas:
1. Sistema Conciente. Freud no se esfuerza demasiado por caracterizar la conciencia, dado que la adecua a lo que los filósofos y el mismísimo "saber popular" consideran al respecto. "Cuando se habla de conciencia, todo el mundo sabe inmediatamente, por experiencia, de qué se trata." La conciencia está asociada a la percepción y cumple una función selectiva, recibiendo y filtrando los estímulos provenientes tanto del mundo exterior como del interior. De toda la información que se ofrece a nuestra percepción, somos concientes momentáneamente de ciertos elementos y de otros no.
2. Sistema Preconciente. Es una instancia cuyos contenidos no están en la conciencia pero son susceptibles de acceder a ella.
3. Sistema Inconsciente. Constituye el gran descubrimiento freudiano. El inconsciente es un sistema psíquico cuyos contenidos no tienen acceso a la conciencia, al menos no fácilmente, porque han sido reprimidos y encuentran una resistencia cada vez que intentan acceder a la conciencia. Estos contenidos inconscientes son representantes de las pulsiones que tienen vedado el acceso al sistema preconciente – conciente.
Para terminar de entender las propuestas de Freud como complemento de la primera tópica tenemos “La Segunda Tópica Freudiana” (1923) donde expone su segunda hipótesis estructural acerca del psiquismo, en la cual presenta también tres instancias:
El Ello. Constituye el polo pulsional de la personalidad. Contiene las pulsiones inconscientes, en parte innatas y en parte reprimidas. El Ello es totalmente inconsciente.
El Súper-Yo. Se forma por la interiorización de las exigencias y prohibiciones parentales. Su tarea es comparable a la de un juez respecto al yo. Son funciones del Súper-Yo la conciencia moral, la auto-observación y la formación de ideales. El Súper-Yo es el asiento de los valores, la discriminación entre lo que está bien y lo que está mal. Es, por ende, una instancia netamente cultural y tiene "partes" concientes, preconcientes e inconscientes.
El YO. El núcleo del YO se asocia al sistema percepción-conciencia, pero no se limita a eso, dado que Freud adjudica al Yo la tarea defensiva de la represión, y la represión es inconsciente.
Tal como señalan Laplanche y Pontalis en su "Diccionario de Psicoanálisis", el Yo "se encuentra en una relación de dependencia, tanto respecto a las reinvindicaciones del Ello como a los imperativos del Súper-Yo y a las exigencias de la realidad". Si bien es una instancia que se exhibe como mediadora y como representante de los intereses de la totalidad de la persona, Freud puntualiza que la autonomía del Yo es ficticia.

Esquizofrenia
Él término de esquizofrenia fue introducido por el psiquiatra suizo Bleuler en 1911 pero este trastorno ya fue identificado por el psiquiatra alemán Kraepelin en 1896 bajo el nombre de "demencia precoz", queriendo significar que las personas afectadas, necesariamente sufren graves deterioros cognitivos y comportamentales, similares a las demencias experimentadas por algunas personas ancianas, pero en este caso se daría en una edad juvenil.
Sin embargo Bleuler observó que no era así en todos los casos y consideró más apropiado dar el nombre de esquizofrenia como una escisión en la asociación de ideas o como una retirada de la realidad y la vida social. El término de esquizofrenia en sí significa " mente partida".
La esquizofrenia es un trastorno fundamental de la personalidad, una distorsión del pensamiento. Los que la padecen tienen frecuentemente el sentimiento de estar controlados por fuerzas extrañas. Poseen ideas delirantes que pueden ser extravagantes, con alteración de la percepción, afecto anormal sin relación con la situación y autismo entendido como aislamiento.
El deterioro de la función mental en estos enfermos ha alcanzado un grado tal que interfiere marcadamente con su capacidad para afrontar algunas de las demandas ordinarias de la vida o mantener un adecuado contacto con la realidad. El psicótico no vive en este mundo (disociación entre la realidad y su mundo), ya que existe una anegación de la realidad de forma inconsciente. No es consciente de su enfermedad.
La actividad cognitiva del esquizofrénico no es normal. Hay incoherencias, desconexiones y existe una gran repercusión en el lenguaje, pues no piensa ni razona de forma normal.
El comienzo de la enfermedad puede ser agudo, es decir, puede comenzar de un momento a otro con una crisis delirante, un estado maniaco, un cuadro depresivo con contenidos psicóticos o un estado confuso onírico. También puede surgir de manera insidiosa o progresiva.
De acuerdo con Esther Moreno (2001) la edad de aparición de la esquizofrenia está comprendida entre los 15 y los 45 años, aunque suelen comenzar al final de la adolescencia, también hay casos de aparición en la infancia, que suelen enmascararse con problemas escolares o mal comportamiento.
La prevalencia de esta enfermedad se sitúa entre el 0.3% y el 3.7% dependiendo de la zona del mundo donde estemos. Se ha observado una cierta prevalencia hereditaria, si uno de los padres padece esquizofrenia el hijo tiene un 12% de posibilidades de desarrollar dicho trastorno y si ambos padres son esquizofrénicos el niño tiene un 39% de probabilidades. Un niño con un hermano con este desorden tiene un 8% de probabilidades; por lo tanto las causas de la esquizofrenia son tanto bioquímicas como ambientales.
La esquizofrenia se puede presentar principalmente asociada a los Trastornos Relacionados a Sustancias. Del 30 al 40% de los esquizofrénicos presentan problemas de abuso de alcohol, del 15 al 25% problemas tonel cannabis, del 5 al 10% abusa o depende de la cocaína. También se incluye el abuso a la nicotina; las drogas y el alcohol permiten reducir los niveles de ansiedad y depresión provocados por la esquizofrenia.

Criterios diagnósticos
No existe un cuadro clínico único, sino que hay múltiples síntomas característicos: síntomas emocionales, cognitivos, de personalidad y de actividad motora.
La sintomatología debe estar presente durante un mes y persistir durante al menos seis meses.
Síntomas positivos: exceso o distorsión de las funciones normales como:
• Alucinaciones: percepciones que no existen y pueden ser auditivas, visuales, táctiles, olfativas o gustativas (las dos primeras son las más comunes)
• Ideas delirantes: alteraciones del pensamiento, ideas falsas e irreductibles al razonamiento argumental.
• Lenguaje desorganizado e incoherente: suelen ser ideas de persecución, de grandeza, religiosas, de celos e hipocondríacos.
• Comportamiento gravemente desorganizado: agitación, incapacidad de organizarse y de mantener la higiene personal ó catatónico con una disminución de la actividad psíquica y motora hasta llegar a una falsa total de atención y rigidez.
Síntomas negativos: parecen reflejar una disminución o pérdida de las funciones normales.
Los síntomas negativos comprenden restricciones:
• Embotamiento afectivo: no reacción ante estímulos emocionales.
• Pobreza del habla (alogia)
• Abulia –Apatía: La abulia se manifiesta como una falta de energía, de impulso. La apatía es la falta de interés.
• Anhedonia – insociabilidad: La Anhedonia es la dificultad para experimentar interés o placer por las cosas que antes le gustaba hacer o por las actividades normalmente consideradas placenteras, puede mostrar incapacidad para crear relaciones próximas e intimas apropiadas para su edad, sexo y estado familiar, Relaciones con amigos y semejantes restringidas. Hacen poco o ningún esfuerzo para desarrollar dichas relaciones.
El curso de la enfermedad se caracteriza por fases de agudización y fases de remisión de los síntomas, aunque algunos enfermos presentan un curso estable. A medida que pasa el tiempo los síntomas negativos se acentúan más mientras que los positivos van remitiendo.
También se produce una despersonalización donde los fenómenos psíquicos como la percepción, la memoria o los sentimientos aparecen como extraños a uno mismo: síndrome del espejo.
Fisiológicamente se puede observar un aumento del tamaño de los ventrículos cerebrales en los enfermos esquizofrénicos. También existe un exceso de la actividad de los neurotransmisores dopaminérgicos.
La esquizofrenia afecta a las personas en el área social y laboral. Suelen tener problemas en las relaciones interpersonales, en el trabajo e incluso presentan dificultades en el cuidado de sí mismos.
Para su diagnóstico requiere de una exploración clínica y neurológica completa.
Según el Manual de Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM–IV–TR) la esquizofrenia se subdivide según la sintomatología predominante en el momento de la evaluación:
• ESQUIZOFRENIA PARANOIDE
Preocupación por una o más ideas delirantes, de grandeza o persecución.
Alucinaciones auditivas frecuentes.
No hay lenguaje desorganizado, ni comportamiento catatónico, tampoco presenta afectividad aplanada o inapropiada.
Pueden presentar ansiedad, ira, tendencia a discutir o violencia.
• ESQUIZOFRENIA DESORGANIZADA
Lenguaje y comportamiento desorganizado.
Afectividad aplanada o inapropiada.
Pueden presentar ideas delirantes que giran alrededor de un tema incoherente.
Suele ser de inicio temprano.
• ESQUIZOFRENIA CATATÓNICA
Marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad motora o actividad motora excesiva.
Negativismo extremo, o mutismo.
Copia lo que dice y hace otra persona.
Peculiaridades del movimiento voluntario con posturas extrañas, movimientos esteriotipados.
• ESQUIZOFRENIA SIMPLE
No presenta alucinaciones ni delirios pero el enfermo pierde sus capacidades, no se da abasto.
• ESQUIZOFRENIA HEBEFRÉNICA
Tiene un comienzo temprano (entre los 12 y 13 años) en principio parece retraso mental.
Sufre alteración de la conducta.
Afectividad aplanada y delirios.

• ESTADOS RESIDUALES O DE DEFECTO
Predominan los síntomas negativos, ocurre cuando se cronifican las alteraciones anteriores.
Pronóstico
Del 20 al 30% de los pacientes logran llevar una vida relativamente normal, el otro 20 y 20% experimentan síntomas moderados y el 40 al 60% restante lleva una vida perturbada por el trastorno.
Factores de buen pronóstico:
• Edad tardía de comienzo
• Comienzo agudo de la enfermedad
• Existencia de factores precipitantes: drogas
• Ausencia de embotamiento afectivo
• Factores precipitantes de la enfermedad claramente identificables
• Si la persona presentaba buena adaptación social, sexual y laboral antes de la aparición de la enfermedad.
• Ambiente social y familiar favorable
• Buen cumplimiento de tratamiento
• Antecedentes familiares de los trastornos de humor
• Confusión y síntomas atípicos
• El subtipo de mejor pronóstico es la Esquizofrenia Paranoide.
Factores de mal pronóstico:
• Inicio en edad temprana
• Comienzo progresivo o insidioso de la enfermedad
• Prevalencia de síntomas negativos
• Aislamiento social o pocos sistemas de apoyo social
• Trastorno previo de la personalidad
• Embotamiento afectivo
• Historia familiar de esquizofrenia
• Larga evolución antes del primer contacto médico
• Abuso de drogas
• Presencia de anomalías cerebrales claras (ventrículos dilatados)
• Cuando la enfermedad no remite en tres años y hay múltiples recaídas
• La esquizofrenia de tipo Desorganizado es la de mayor gravedad.

Esquizofrenia en la infancia
Ha habido grandes discusiones respecto a si la esquizofrenia en la infancia es igual que el padecimiento en un adulto, o si es un patrón reactivo que se establece especialmente ante un clima emocional frío en el hogar durante los dos primeros años de vida.
ETIOLOGÍA: hay que decir que las causas son oscuras. Las teorías acerca de la etiología van desde una causa psicógena basada en trastornos durante la primera relación madre-hijo, hasta un concepto determinista enraizado en la genética.
Bender (1967) piensa que el trastorno resulta “un retardo en el desarrollo de los procesos biológicos, a partir del cual la conducta subsecuente evoluciona hacia la angustia y secundariamente hacia mecanismos neuróticos de defensa”. Para esta autora el proceso patológico fundamental es una encefalopatía difusa.
A pesar de que la etiología todavía se discute, cada vez se extiende más la creencia de que la esquizofrenia resulta de la interacción entre los factores constitucionales y factores psicológicos. Tal vez la esquizofrenia infantil no es una entidad clínica separada y bien delimitada, sino más bien un grupo de síndromes clínicos que se relacionan entre sí y se superponen.
Goldfarb y otros colaboradores (1974) han encontrado que la gama de niños que se diagnostican como esquizofrénicos incluye a varios grupos generales. Por una parte están aquellos en quienes predominan los signos de alteraciones neurológicas o neurofisiológicas, y que han crecido en el seno de una familia que proporciona fuentes adecuadas para las identificaciones y para lograr la habilidad en la comunicación y en la evaluación correcta de los valores sociales. Por otra parte, está en el grupo de niños que muestran pocos signos de defecto neurológico, pero que crecen en el seno de familias anormales que les proporcionan raíces inadecuadas para el desarrollo de la identificación personal, de la comunicación y de la claridad perceptual y conceptual. Estos niños presentan alteraciones en el funcionamiento del yo. Falla el desarrollo de una clara imagen corporal, de una identidad sexual y de la habilidad para concebir con claridad el tiempo y espacio. Tienden a usar de preferencia la información sensorial proporcionada por el tacto, gusto y olfato, dejando a un lado los receptores de distancia (oído y vista) así limitan su capacidad para anticiparse y generalizar; y su habilidad para encontrar una identidad personal.
DIAGNÓSTICO. No se han establecido en forma definida los criterios diagnósticos para la esquizofrenia infantil. Sin embargo Bender señala que algunos niños esquizofrénicos son regresivos, retardados, bloqueados, inhibidos, mudos, autísticos, retraídos, físicamente asténicos, insociables e incapaces de establecer relaciones. Otros se desarrollan demasiado rápido, tienen un brillo intelectual exagerado, son activos en exceso, precoces en el desarrollo del lenguaje y tienen un pensamiento extremadamente abstracto.
Por otro lado, Goldfarb (1974) propuso una variedad diagnóstica de alteraciones en las relaciones sociales, en la comunicación, en los contactos interpersonales y en la capacidad de cuidar de sí mismo.
La información del cuadro original fue modificada para sintetizar las características más importantes de los niños esquizofrénicos. (Cuadro 1)
El grado uno se refiere a un nivel de alteración muy grave donde el niño no puede diferenciar entre personas importantes y por consecuencia no existe contacto alguno con otras personas y mucho menos una comunicación verbal o gestual. Descuida casi por completo su cuerpo y no es educable.

Cuadro 1 Criterios para diagnosticar a niños esquizofrénicos
NIVEL DE ALTERACIÓN DEFINICIÓN GRADO
Muy grave El niño no puede diferenciar entre personas importantes, no establece contacto con nadie; no se comunica ni con palabras ni con gestos, hace movimientos con la boca, descuida casi por completo su cuerpo, no es educable.
1
Grave Preferencia por ciertas personas pero a menudo las identifica equivocadamente aún siendo importantes, contacto interpersonal limitado, comunicación con palabras y gesticulaciones menores a la de un niño de 3años de edad, educabilidad mínima.
2
Moderado Hay reconocimiento de personas que considera importantes y responde a ellas, muestra conducta destinada a establecer contacto, el habla y la comunicación esta por arriba de un niño de tres años.
3
Leve Excentricidad leve y no tiene amigos, pero funciona en forma aceptable en la escuela, en relación con el ambiente externo ya no manifiesta conducta extravagante o estrafalaria en relación con la gente pero presenta defensas neuróticas (conducta obsesiva o fóbica)
4
Normal
La observación ordinaria confirma la normalidad.
5
(Cuadro 1 de Goldfarb W: Growth and change of schizophrenic children: a longitudinal study. Nueva York, John Wiley & Sons, 1974)

En el grado dos, el nivel de alteración es grave pero el niño muestra preferencia por ciertas personas aunque a menudo no las identifica correctamente aún siendo importantes. El contacto interpersonal es limitado; existe comunicación con palabras y gesticulaciones pero esta es menor a la de un niño de tres años de edad. Tiene un grado de educabilidad mínimo.
En el siguiente grado que corresponde a un nivel de alteración moderado el niño puede reconocer a las personas que considera importantes y responde a ellas, también muestra una conducta destinada a establecer contacto y su comunicación es mayor a la de un niño de tres años.
El nivel de alteración leve se caracteriza por un grado de excentricidad leve donde el niño no tiene amigos pero funciona de forma aceptable en la escuela; puede mantener una relación no extravagante con el medio externo pero presenta defensas neuróticas como conducta obsesiva o fóbica.
Por último tenemos el grado cinco que es un nivel de alteración normal y en este punto se puede decir que la observación ordinaria al individuo confirma la normalidad.
Mientras mayor es el niño, más se parece el cuadro clínico al de un adulto. En el niño, podemos ver no solo aislamiento y pérdida del contacto con la realidad y del afecto, sino también alucinaciones e ideas delirantes; estos dos últimos síntomas no se presentan antes de los ocho años de edad.
Dewdney (1963) ha señalado que la gran mayoría de los niños esquizofrénicos que él ha visto, expresan sensaciones de despersonalidad de tal intensidad que el paciente experimenta una amenaza a la existencia misma de su cuerpo y de su persona.
Los niños con frecuencia atacan a otros niños para obtener la percepción del contacto, y así tranquilizarse respecto a la presencia de sus propios cuerpos; estos niños relatan que cuando se quedan viendo fijamente a los ojos de otra persona a menudo perciben una distorsión específica y aterradora de la cara de otra persona. En muchos casos, el niño describe la distorsión como si el otro individuo se convirtiera, de manera espantosa, en un “zombie”, un “hombre lobo” o un “cadáver viviente”.
La figura distorsionada es la de un perseguidor. Dewdney comparó esta distorsión de la cara del otro, con la identidad desconocida del doble en el fenómeno de Capgras.
En general, el cambio de la cara que el niño contempla fijamente consiste en aumento en el tamaño de los ojos, un cambio en la relación entre el iris y las escleróticas, la ilusión de que el cráneo se alarga y se engruesa, y la disminución de la perspectiva en profundidad.

(Figura 1. dibujos de niños esquizofrénicos)

Dibujos de niños esquizofrénicos, que muestran cómo las caras se distorsionan cuando el niño las ve fijamente (tomados por Dewdney DA: A specific distorsion of the human percpet in childhood schizophrenia. Psychiate 47:82-94, 1973.)

Los problemas psicológicos que el niño intenta encarar con su reacción esquizofrénica son los que naturalmente acompañan a la niñez, son propios de esa edad y, por lo tanto, son diferentes de los de la adolescencia o de la edad adulta.

Psicodinamia de la esquizofrenia
Las expresiones, infinitamente diversas del trastorno en la personalidad constituye la reacción esquizofrénica, son las expresiones de un mal desarrollo de las funciones yoicas y superyoicas.
Existen anormalidades en la percepción, en el pensamiento y en la acción, incluyendo trastornos en la comunicación, en el afecto, y en la capacidad para evaluar, hacer juicios, resolver problemas y así adaptarse a la realidad. En el esquizofrénico también hay signos de inhibiciones opresivas y restricciones para expresar agresión e impulsos coercitivos sexuales y de dependencia, y signos de superyo abrumador.
Gran parte de la psicopatología podría entenderse como el resultado de deficiencias, fallas y distorsiones en las transacciones familiares que impiden que en el esquizofrénico incipiente se establezcan modelos significativos y confiables de funcionamiento de la personalidad.
El esquizofrénico debe haber sufrido deficiencias posteriores en las relaciones objeto extrafamiliares, relaciones que, si hubieran sido normales, hubieran podido modificar la influencia de las transacciones de los progenitores en la estructura del superyo distorsionado.
Kernberg (1984) sugiere que, psicodinámicamente, el proceso disociativo ocurre debido a una falla parcial en el desarrollo de una sensación de separación primaria y de autonomía, tal vez por un defecto constitucional, que impide tolerar angustia, o debido a frustraciones reales excesivas, con las consiguientes expresiones aumentadas de agresividad social.
Para este autor es característico que el individuo limítrofe muestre una capacidad limitada para evaluar a otras personas o para sentir empatía hacia ellas. Sus relaciones son en extremo ambivalentes y superficiales, ya que el enfermo tiene que protegerse de sus propios impulsos agresivos y amorosos hacia otros. Posee capacidad limitada para expresar angustia en forma de preocupación o culpa en sus relaciones con las demás personas, y tampoco puede abarcar los posibles estados emocionales del prójimo.
Causas de la esquizofrenia: Las investigaciones han obtenido resultados parciales importantes, que se sitúan en campos muy diversos. Por eso podemos decir con bastante seguridad que no existe una causa concreta para que algunas personas sufran esta enfermedad. Actualmente se le atribuye la responsabilidad a todo un conjunto de causas.
Estas causas se definen en diversos modelos conceptuales:
Modelo vulnerabilidad-estrés
Consiste en la existencia de vulnerabilidad psíquica que produce esquizofrenia (Moreno, Esther, 2001). La primera responsabilidad se debe a determinadas condiciones hereditarias. Se sabe que en algunas familias las esquizofrenias son frecuentes, mientras que en otras no. Debido a esta predisposición una persona puede ser vulnerable a sufrir la enfermedad pero esto no es una condición ecuánime para desarrollarla. Como desencadenante de la enfermedad debe sumarse una carga emocional especial (estrés). Los síntomas patológicos de la esquizofrenia deben entenderse como un intento de escapar de alguna manera a esta carga excesiva.
¿Cuáles son estas cargas? Pueden ser acontecimientos de la vida estresantes, normalmente imprevisibles, como la muerte de una persona próxima, el servicio militar, la pérdida de un puesto de trabajo, etc. Un acontecimiento feliz, como el nacimiento de un niño, una boda, es decir situaciones que supongan un cambio en la vida. Sobre todo una carga emocional permanente puede significar una exigencia excesiva para una persona vulnerable: actitud excesivamente preocupada de la familia o pareja cohíbe a la persona y disminuye su autonomía, hay casos en que la persona que sufre de esquizofrenia es retraída; debido a ello provocan que los demás quieran ayudarle. Otra actitud sería cuando los miembros de la familia tienden al rechazo encubierto, es decir no se habla del problema pero se manifiesta en los actos y expresiones, el afectado se critica y desvaloriza. Las cargas emocionales excesivas desencadena los primeros brotes, pero también los brotes posteriores son provocados por situaciones de estrés aunque sean de carga leve.
Hay que mencionar la existencia de otros modelos médicos como por ejemplo: el modelo genético, neuroquímica, alteraciones cerebrales, alteraciones funcionales, electrofisiológicas y neuropsicológicas, complicaciones en el parto, infecciones por virus.
Por el momento, ninguna de estas causas posibles se ha demostrado como definitiva y las investigaciones prosiguen para confirmarlas.
De igual forma tenemos los resultados de los investigadores Paul Hammersley, de la University of Manchester y John Read, de la New Zealand Psychological Society (2010), señalaron que un gran número de estudios realizados no han dejado lugar a dudas de que el abuso infantil puede producir esquizofrenia. En su comunicación ante el congreso, John Read señaló que las intervenciones clínicas deberían conceder al menos la misma importancia al tratamiento de las secuelas de factores sociales, tales como la pobreza y el trauma, que a las intervenciones químicas y eléctricas. Asimismo, que la incidencia de la psicosis puede reducirse a través de programas similares a los dirigidos a la prevención primaria de la depresión, el suicidio, etc.
Añade John Read (2010) finalmente que la premisa según la cual la identificación de diferencias cerebrales automáticamente implicaría la primacía biogenética en la etiología de la psicosis, resulta inadecuada, dado que el ambiente puede causar dichas diferencias cerebrales.
Para ambos investigadores, estas conclusiones pueden considerarse un “terremoto” que cambiará radicalmente la profesión psiquiátrica. Los especialistas deben dejar de lado la visión simplista del paradigma de la biogenética y dar igual importancia en el desarrollo de la enfermedad a los traumas sufridos en la infancia y en la vida adulta, que contribuirían de forma directa e indirecta a la etiología de los síntomas característicos de la esquizofrenia.
La genética no es determinante
Hammersley y Read (2010) señalan que los profesionales deben saber que dos tercios de las personas diagnosticadas con esquizofrenia han sufrido abusos físicos o sexuales durante la infancia, lo que convierte el abuso en la mayor causa de la enfermedad. De hecho, aseguran, muchos de los síntomas de la esquizofrenia tienen su origen en el trauma y en sus síntomas post-estrés.
Evidentemente, ni todos los esquizofrénicos han padecido abusos ni todos aquellos que sufrieron abusos durante la infancia desarrollan la enfermedad. Es cierto que los genes juegan un papel, pero las evidencias muestran que por sí solos no causan la enfermedad, aseguran los expertos.
En un estudio reciente se comparó a 56 niños adoptados cuyas madres biológicas eran esquizofrénicas, con 96 niños adoptados cuyos padres biológicos no sufrían esta enfermedad. Las familias fueron observadas durante la crianza de los hijos adoptados, y los niños, al convertirse en adultos, fueron evaluados psiquiátricamente. Se descubrió que un riesgo genético combinado con un cuidado deficiente durante el crecimiento puede hacer que se desarrolle la esquizofrenia, pero que la tendencia genética por sí sola no condena a la enfermedad.
Los investigadores señalaron por tanto que si los pacientes creen que su enfermedad es un destino genético irrevocable que requiere soluciones físicas, aceptarán rápidamente la prescripción de medicamentos para la esquizofrenia, cuando quizá necesiten otro tipo de tratamiento. Sin embargo, señalaron que el componente genético, una vez desarrollada la enfermedad, sí aumenta las dificultades de recuperación.
Amplitud de miras
Según Hammersley (2010), no es que se pretenda echar la culpa de todo a las familias, al trato que reciben los hijos durante la infancia, pero lo cierto es que sus investigaciones, así como su trabajo con la organización británica Hearing Voices Network, de ayuda a las personas que oyen voces en su cabeza, ha puesto de relieve que la experiencia de oír voces dentro de la cabeza –uno de los síntomas de la esquizofrenia- suele estar asociado con traumas infantiles. Los profesionales deben darse cuenta, dice Hammersley, de que el abuso en niños produce un gran número de adultos psicóticos.
El doctor Read (2010) señala asimismo que este hecho debería ser contemplado de manera general en los centros de atención a enfermos esquizofrénicos o psicóticos. Se debe investigar y preguntar a los pacientes si ha habido abusos en sus vidas, no se deben recetar automáticamente –sin estudiar cada caso a fondo- medicamentos anti-psicosis, y las terapias psicológicas deben ofrecerse más a menudo.
Daños en el hipocampo, anomalías en los sistemas neurotransmisores (especialmente el de la dopamina, relacionada con las emociones) o atrofia cerebral son algunas de ellas. Por tanto, hay que tener en cuenta sin lugar a dudas el papel del trauma en los diagnósticos, y dejar de lado los tratamientos puramente químicos y descontextualizados, ajenos a la vida de cada paciente.
Cada vez se extiende más entre la comunidad médica la convicción de que la enfermedad guarda estrechas relaciones con el entorno familiar y social de los pacientes. Tal como explicamos en otro artículo, según la Asociación Americana de Psiquiatría las relaciones familiares forman parte de la génesis de algunas enfermedades, lo que demanda una terapia combinada de medicamentos y relaciones familiares para el tratamiento de la depresión o la ansiedad.
Tomando en cuenta todo lo anteriormente dicho, el objetivo de la presente investigación es describir los factores asociados al desarrollo de la esquizofrenia infantil mediante un proceso documental, llegando así a establecer los factores tanto orgánicos como socio-culturales que intervienen en el desarrollo de esta.

DESARROLLO
Anteriormente se abordaron conceptos de esquizofrenia y las características que dan lugar a sus diferentes tipos. A continuación describiremos el concepto de esquizofrenia infantil y los factores que intervienen en su desarrollo tomando en cuenta diversos enfoques teóricos siguiendo a profundidad las aportaciones de la teoría psicoanalítica.

BREVE RECORRIDO POR EL CONCEPTO DE ESQUIZOFRENIA
La esquizofrenia por lo general es crónica, y la mayoría de la gente con el trastorno tiene serias dificultades para desempeñarse en la sociedad. Esto es especialmente cierto en cuanto a su capacidad para relacionarse con los demás; no suelen establecer o mantener relaciones significativas y, por consecuencia, muchos nunca se casan o tienen hijos.
De acuerdo con un estudio realizado por Jablensky en 1995, la tasa de prevalencia de vida de la esquizofrenia es más o menos equivalente para hombres y mujeres, y se calcula que se da entre 0.2 y 1.5 por ciento de la población en su conjunto, lo que significa que el trastorno afectará aproximadamente a uno por ciento de la población en algún momento. La expectativa de vida es ligeramente menos que para el promedio, en parte debido a la elevada tasa de suicidio entre quienes la padecen (Potkin, Albers y Richmond, 1993)
Las investigaciones nos sugieren que los niños que desarrollan la esquizofrenia posteriormente, manifiestan algunos signos anormales antes de presentar los síntomas característicos (Fish, 1987)
Aún cuando la edad de aparición de la esquizofrenia varia, por lo general no se percibe hasta la edad adulta entonces, si los factores causales se presentan de manera muy temprana, ¿por qué el trastorno se manifiesta sólo en forma posterior?
Hay probabilidades de que una lesión cerebral muy temprana en el periodo de desarrollo cause esquizofrenia en forma posterior (Weinberger, 1987). Sin embargo, en lugar de tener por consecuencia un deterioro progresivo inmediato, el daño quizá permanezca latente hasta una etapa posterior del desarrollo, cuando aparecen los primeros signos de la esquizofrenia.
Al analizar el curso de la esquizofrenia, tiene que considerarse la tasa de reincidencia. Por desgracia, mucha gente que mejora después de un episodio esquizofrénico experimenta de nuevo los síntomas en forma posterior. En realidad la mayoría de los esquizofrénicos fluctúa entre los niveles graves y moderados de deterioro a lo largo de su vida, según los estudios realizados por Harrow, Sands, Silverstein y Goldberg en 1997.
Es cierto que en la actualidad, los factores que propician el desarrollo de la esquizofrenia aún no están completamente determinados pero encontramos que varios autores coinciden en las causas de la esquizofrenia infantil.
Para Jablensky (1995) la esquizofrenia es universal y afecta a todos los grupos raciales y culturales estudiados hasta nuestros días; sin embargo, el curso y los estudios de la esquizofrenia varían de una cultura a otra. Por ejemplo, en Colombia, India y Nigeria, hay más personas que mejoran o que se recuperan en forma significativa que en otras naciones (Leff, Sartorius, Jablensky, Korten y Emberg, 1992).
En cuanto a las influencias genéticas encontramos que tal vez los genes sean los responsables de hacer que algunos individuos sean vulnerables a la esquizofrenia.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores han utilizado dos métodos: el estudio de gemelos idénticos y fraternales, y el estudio de niños adoptados cuyo padre o madre natural o adoptiva sea esquizofrénico.
En 1938 Franz Kallmann publicó un importante estudio sobre familias de personas que padecían esquizofrenia; examinó a miembros de familias de cerca de 1000 personas a las que se les había diagnosticado el trastorno en un hospital psiquiátrico de Berlín. Kallmann demostró que la gravedad de la afección de los padres influyó en la probabilidad de que los hijos sufrieran de esquizofrenia: mientras más severa era la esquizofrenia de los padres, más probabilidades tenían los hijos de desarrollarla.
Existe otra observación que resulta importante: en las familias se vieron todas las formas de esquizofrenia (por ejemplo, catatónica, paranoide); al parecer no se hereda una predisposición, digamos, a la esquizofrenia paranoide, sino más bien quizá una predisposición general al trastorno que se manifiesta de igual modo o de manera distinta de la del progenitor.

Historia del concepto de esquizofrenia infantil.
La historia de la psiquiatría del niño comienza para el siglo XVII nutriéndose de información de la psiquiatría general, pedagogía, pediatría y sistemas filosóficos. Pero se logro pleno reconocimiento hasta el siglo XX. La aparición de los primeros textos científicos datan para el año 1887, abordando los trastornos infantiles como muy diferentes que a los adultos. Separa la psicosis en dos grandes grupos de acuerdo con las causas que la generan: físicas y psicológicas. Describiendo términos como la melancolía, demencia aguda, paranoia, suicidio. Mencionando tanto las causas biológicas, como los factores ambientales, y en modo muy especial relacionándolo con la delincuencia juvenil. (Nissen, 1986; Dauete y Lobert, 1987).
Kanner (1943) las define como un "autismo precoz del niño " o "autismo infantil primario", de carácter idiopático, que diferencia de la esquizofrenia infantil. El niño se presenta aislado del medio externo, especialmente durante el primer año de vida. Los estudios neurológicos, electroencefalográficos y de laboratorio que se habían realizado en dicha oportunidad no registraron anomalías orgánicas.
Asperger reconoce un cuadro distinto al individualizado por Kanner, en que las alteraciones comienzan alrededor de los 4-5 años, presentando por lo menos dos de las siguientes características:
1. impedimento para expresar sentimientos de alegría,
2. falta de reciprocidad social y afectiva.
3. marcado impedimento en el uso de múltiples conductas no verbales (mirada cara a cara, expresión facial, posturas corporales y gestos en la interacción con los otros).
4. patrones de conducta, intereses y actividades restrictas, repetitivas y estereotipadas.
Margaret Mahler describe otra forma de esquizofrenia infantil - psicosis simbiótica-manifestándose en el niño con conductas de extrema imposibilidad de separarse de su madre. Su funcionamiento yoico presenta una fusión con el yo y el cuerpo de ella, no pudiendo establecerse diferenciación alguna.
Para 1909, Sancte de Sanctis, aporta el concepto de demencia precocísima, mencionando que el cuadro aparece en el 3 año de vida con síntomas de manierismo, estereotipos gestuales y del lenguaje, deterioro progresivo. En 1911, Bleuler determina el rasgo característico, no es el hundimiento global e irreversible de las funciones intelectuales, sino de la disgregación de la personalidad, creando el término de esquizofrenia. (Lutz, 1937).

Síntomas de la esquizofrenia infantil
Los síntomas más comunes de esquizofrenia infantil se caracterizan por alucinaciones que les causa ver u oír cosas que en verdad no existen. Puede que hasta tengan ideas paranoicas y extrañas que les hagan creer que la gente está tramando contra ellos o leyéndoles la mente. Otros síntomas que pueden tener estos niños incluyen:
• Problemas prestando atención
• Trastornos del habla, memoria, y raciocinio
• Expresión inapropiada de emociones o aplanamiento afectivo
• Pobreza en las destrezas sociales y en el cuidado personal
• Ánimo deprimido
Es importante recordar que a medida que los niños crecen, es natural que tengan frecuentes cambios de ánimo y de comportamiento que son parte del crecimiento y desarrollo normales. Sólo una evaluación hecha por un profesional de salud mental puede determinar si el niño está desarrollando esquizofrenia infantil.

ENFOQUES TEÓRICOS Y ESTUDIOS
A continuación describiremos los resultados que se han obtenido en diferentes investigaciones y enfoques teóricos que han abordado el estudio de la esquizofrenia infantil.
ESTUDIOS DE GEMELOS
En la población general el riesgo de esquizofrenia oscila entre el 1 y 2 %. Para los medios hermanos, la cifra es casi del 7% y para los hermanos del 10 al 15%. Para los niños que tienen padres o madres esquizofrénicas el porcentaje es aproximadamente del 10 al 15%, pero en los casos en que ambos padres sean esquizofrénicos el riesgo para sus hijos varia del 40 al 68%.
Los estudios de gemelos son los primeros intentos para determinar si la herencia es importante en la esquizofrenia.
En uno de los estudios más extraordinarios “experimentos de la naturaleza” se ha estudiado a cuádruples idénticas que tenían esquizofrenia. Apodadas las “Genian” (término griego que significa “gen atroz”), a estas mujeres David Rosenthal y sus colegas del Instituto Nacional de Salud Mental le dieron seguimiento por muchos años (Rosenthal, 1963). En cierto sentido estas mujeres representan la compleja interacción que hay entre la genética y el ambiente. Las cuatro compartían la misma predisposición genética y todas fueron educadas en la misma casa particularmente disfuncional; sin embargo, el momento de la aparición de la esquizofrenia, los síntomas y el diagnóstico, el curso del trastorno, y, en última instancia, los resultados difirieron en forma significativa de una hermana a otra.
Solemos pensar que los hermanos, y en especial los multillizos, son educados del mismo modo. La impresión es que los “buenos” padres exponen a sus hijos a ambientes favorables, y los “malos” los someten a experiencias inestables. No obstante, incluso los hermanos idénticos pueden tener experiencias prenatales y familiares muy distintas.
Por ejemplo, Hester, una de las hermanas Genian, fue descrita por sus padres trastornados como alguien que se masturbaba en forma habitual, y tenía más problemas sociales que sus hermanas conforme todas iban creciendo. Hester fue la primera en experimentar síntomas graves del trastorno, a los 18 años, y su hermana Myra no fue hospitalizada sino hasta seis años después. Este caso desacostumbrado demuestra que incluso los hermanos que son muy cercanos en cada aspecto de su vida pueden tener aún experiencias considerablemente distintas en lo físico y lo social a medida que crecen, lo que tal vez tenga por consecuencia resultados muy diferentes.

MECANISMOS HEREDITARIOS
En el estudio de la herencia se comparan las predicciones basadas en el modelo teórico con la frecuencia con que se observan las diversas características. Los dos tipos más importantes de modelos son: la transmisión de rasgos heredados por un gen (monogenéticas), y por más de un gen (poligenéticas). El tercer es el de la heterogeneidad genética.
Las teorías monogenéticas están basadas en la idea de que lo que se trasmite en in locus un gen del par puede dominar al otro. Una característica recesiva no aparecerá, a menos de que los miembros del par sean recesivos.
El número de casos de esquizofrenia en parientes de esquizofrénicos fue siempre menor de lo que se calculaba con base en la teoría monogenética.
Las teorías poligenéticas dan por sentado que cierta cantidad de genes de diferentes lugares deben interactuar para producir un rasgo.
La esquizofrenia es el efecto acumulativo de varios genes, cuando este efecto se sobrepasa cierto límite, el individuo se vuelve esquizofrénico.
La teoría de la heterogeneidad genética sostiene que se necesita más de un gen, pero que el efecto no es acumulativo debido a que cada gen produce efectos separados y diferentes. Los investigadores contemporáneos están empezando a realizar estudios conjuntos de las posibles predisposiciones heredadas y las variables ambientales. Entre estos factores ambientales figurar la posible desigualdad del ambiente de los gemelos idénticos antes del nacimiento.

ESTUDIOS DE ADOPCION
En varios estudios se ha examinado la prevalencia de la esquizofrenia en los niños que tuvieron madres esquizofrénicas, pero que no fueron criados por ellas. Los sujetos en uno de estos estudios fueron niños nacidos entre 1915 y 1945 de madres esquizofrénicas confinadas en un hospital psiquiátrico de Oregon (Heston, 1966). Fueron criados en instituciones o en hogares adoptivos, sin contacto con sus madres o con las familias de las madres. Estos niños mostraron mucha más psicopatología que los niños que fueron criados en las mismas condiciones, pero que no tenían madre o padre psicótico.
Nuevamente se ha popularizado la antigua idea de que la esquizofrenia es un espectro de trastornos. El concepto de espectro de trastornos significa que un grupo de enfermedades psicopatológicas comparten las mismas causas genéticas.
Niños adoptados por esquizofrénicos
Wender y cols. (1974) descubrieron que casi el doble de los niños con herencia esquizofrénica se vuelve esquizofrénico. Demuestra que ser criado por un padre adoptivo esquizofrénico no aumenta las posibilidades de esquizofrenia.
El método de parientes adoptados lo ejemplifica un estudio realizado por un equipo de investigadores de Estados Unidos y Dinamarca. Buscaron en el registro nacional de Dinamarca a personas con esquizofrenia que habían sido adoptadas (Kety, Rosenthal, Wender, Schulsinger y Jacobsen, 1978; Lowing, Mirsky y Pereira, 1983; D. Rosenthal et al., 1968). Luego, examinaron a estos adoptados y los compararon con adoptados sin esquizofrenia. Aunque este estudio se ha analizado de muchas maneras la conclusión general es que los hijos de esquizofrénicos que fueron adoptados por familias sin esquizofrenia aún tienen una tasa mucho más elevada que el promedio de padecer el trastorno.

LAS TEORIAS BIOQUIMICAS
Si la idea central del enfoque genético fuera “no hay pensamiento desviado sin un gen desviado”, la del enfoque biológico podría ser la siguiente “no hay pensamiento desviado sin una molécula desviada”. Las lesiones orgánicas cerebrales algunas veces ocasionan la conducta esquizofrénica.
Una teoría bioquímica es la de Heath (1960) y sus colaboradores, quienes creen que la esquizofrenia es una enfermedad genéticamente determinada. Según su teoría, los genes producen cambios en el metabolismo de ciertos compuestos químicos naturales que producen en la sangre una proteína específica llamada taraxeina. De acuerdo con las teorías la taraxeina ocasiona cambios en la actividad fisiológica de ciertas partes del cerebro. Cuando los colaboradores de Heath inyectaron taraxeina a unos voluntarios tos desarrollaron una conducta esquizofrénica.
Los investigadores recientes reflejan un enfoque novedoso y mucho más refinado ante las diferencias biológicas. En vez de buscar una sustancia anormal propia únicamente de los esquizofrénicos, el interés se centra ahora en buscar anormalidades en el funcionamiento neurofisiológico.
Disfunciones de las transmisiones neuronales
En la actualidad se considera que los neurotransmisores son importantes por lo menos en algunos tipos de trastornos emocionales.
En los trastornos emocionales la investigación se ha centrado en la norepinefrina: en la esquizofrenia la investigación actual se ha centrado en la dopamina. La idea de que la dopamina tenía algo que ver proviene de la investigación de la psicosis toxica por anfetaminas que es muy parecida a algunos tipos de esquizofrenia, especialmente a la de tipo paranoico agudo.
Hay tres ideas básicas respecto al papel que desempeña la dopamina en la esquizofrenia, cada una de ellas lleva consigo una de las siguientes posibilidades:
• Incremento de la dopamina en las terminales nerviosas
• Incremento en la sensibilidad de los receptores de dopamina
• Reducción de las sustancias que inhiben el efecto de la dopamina.
Las observaciones clínicas hechas por Davis (1974) apoyaron la investigación basada en la idea que de un excedente de dopamina produce síntomas psicóticos en los esquizofrénicos.
Davis descubrió que una pequeña dosis aumenta considerablemente la conducta psicótica de los esquizofrénicos, sin embargo, cuando se les administro a personas normales, les produjo una leve euforia, pero sin síntomas psicóticos.

ENFOQUE ORTOMOLECULAR
Los partidarios del enfoque ortomolecular creen que algunos desequilibrios y deficiencias bioquímicas son propias de varios subgrupos de pacientes esquizofrénicos. Es posible que el ambiente molecular o biológico de las células del paciente determine si los factores genéticos se expresaran o no como esquizofrenia abierta.
Según la teoría de la psiquiatría molecular, los esquizofrénicos pueden sanar con dosis masivas de vitaminas y con regímenes alimenticios especiales (Pauling, 1968, 1974).

ANORMALIDADES PSICOLFISIOLOGICAS
La respuesta electrotérmica (los cambios en la actividad eléctrica de la piel) ha sido estudiada como un posible indicio del motivo por el que los esquizofrénicos difieren de los no esquizofrénicos en su excitación.
En varios estudios se observo que los esquizofrénicos crónicos muestran regularmente hiperactividad en el sistema nervioso simpático, como lo indica la respuesta galvánica de la piel, la conductibilidad de la palma o de la piel y el ritmo cardiaco.
Al observar los movimientos oculares se identifico el modo anormal de seguir l objetos, también se presenta en la gente que tiene lesiones y daños cerebrales y algunas intoxicaciones por drogas.
ENFOQUE COGNOSCITIVO
Ya que el trastorno del pensamiento es casi una característica distintiva en la esquizofrenia, gran parte de las investigaciones se han enfocado en el funcionamiento cognoscitivo de los esquizofrénicos
Los esquizofrénicos parecen diferir de los demás en el grado de excitación, así como en la cantidad de atención que prestan a los estímulos. Esto significa que el esquizofrénico funciona bajo un nivel de tensión y puede ser particularmente susceptible a la desorganización cuando se encuentra bajo estrés.
Los niños con esquizofrenia infantil se caracterizan por la inhabilidad de concentrarse, desorganización de las ideas o del comportamiento, retraimiento emocional, inhabilidad para interpretar las señales sociales, y cansancio excesivo, todo lo cual afecta su habilidad de aprender y desenvolverse en la escuela.
La atención
Parece que los esquizofrénicos ponen más atención en el ambiente de diferentes maneras: por una parte pueden darse cuenta de la cantidad de detalles en una situación, que ya no pueden entenderla en su totalidad; por otra parte pueden también enfocar su atención en un detalle insignificante y pasar por alto todo lo demás. Ejemplo de esto es: un esquizofrénico pueden pasar por alto la presencia de una persona y se concentren únicamente en un ojo, una oreja.
Esta experiencia puede ser similar a lo que se presenta como privación sensorial, y que puede ser factor casual de las alucinaciones.
David Shakow (1977) describió estas características de la conducta esquizofrénica como un conjunto de conductas segmentadas. La atención puede estar dirigida hacia algunas partes y no la totalidad del estímulo.
Otra característica poco común de los esquizofrénicos es su reacción ante las ilusiones ópticas. Los esquizofrénicos con pensamiento y percepción sumamente fragmentados no percibirán la ilusión debido al minucioso escrutinio que hacen las figuras.
El lenguaje
Los esquizofrénicos se caracterizan por usar un lenguaje poco común, por lo general, la demás gente no comprende.
Bertram Cohen y sus colaboradores realizaron una serie de experimentos que les permitió afirmar que el repertorio de respuestas de los esquizofrénicos no es desviado, pero que, en determinada situación, esto tiene menos capacidad para eliminar las respuestas tan inapropiadas que las personas normales.
En experimentos de asociación de palabras también se estudia esta propensión de los esquizofrénicos e responder con asociaciones comunes que a veces no encajan con la realidad. (Rattan y Chmpan, 1973) Ejemplo:
Brote significa lo mismo que:
Rifle (se relaciona)
Alfombra (no hay relación)
Retoño (correcto)
Ninguna de las anteriores
Escalar significa lo mismo que:
Alfiler (no hay relación)
Gritar (no hay relación)
Trepar (correcto)
Ninguna de las anteriores
Conclusión: La asociación común salta, en apariencia, a la mente del esquizofrénico, y éste no selecciona como lo haría una persona cuya mente funcione bien.

EL ENFOQUE DEL APRENDIZAJE
Varios investigadores afirman que las motivaciones internas de los esquizofrénicos y sus formas peculiares de pensar y de resolver problemas son fruto de un aprendizaje. Es característico de las interpretaciones de aprendizaje suponer que el cambio de conducta ocurre gradualmente como respuesta a los eventos ambientales.
Para el psicólogo del aprendizaje, la rehabilitación del esquizofrénico requiere el control de los reforzamientos relacionados con el desarrollo de esas respuestas poco usuales. Se ha observado que los esquizofrénicos son sensibles a las recompensas y a los castigos; que son capaces de aprender respuestas que reducen o eliminan el dolor y evitar el castigo.
Como resultado de reforzamientos cotidianos, los esquizofrénicos no se apegan a las reglas sociales convencionales. Como el individuo ha sido privado, o se han privado, de las recompensas de una relación social significativa, sus alucinaciones pueden haber llegado a ser estimulantes, es por ello que continúan haciéndolo.

LOS ENFOQUES PSICOSOCIALES
Desde el punto de vista psicodinámico, el esquizofrénico tiene pensamientos irracionales y conducta extraña cuando se da cuenta de que sus deseas e ideas son inaccesibles para él. Cuando el pensamiento llega hasta la conciencia, el individuo sufre una regresión ocasionada por un temor generalizado hacia el mundo. Según este enfoque, estos temores fueron causados, por relaciones interpersonales frustradas durante los primeros años de vida, y por la falta de lazos emocionales con la gente. Simplemente el esquizofrénico pasa su vida sin esperar el calor de la sociedad. Las áreas peligrosas en sus relaciones son la sexualidad, la agresión y la dependencia.
Generalmente la esquizofrenia se describe como un trastorno del pensamiento: tiene dos aspectos básicos: Incapacidad de pensar y comunicarse en términos convencionales y el uso de pensamientos poco realistas como defensa contra la ansiedad. La Pseudocomunidad es una estratega que se le atribuye a los paranoicos, que quiere decir, es la reconstrucción de la realidad, habitada por individuos reales e imaginarios.
Según Areti (1974, 1969), son necesarios dos principios cognoscitivos para interpretar el pensamiento esquizofrénico. El principio de la Concreción activa, esto es que aunque el esquizofrénico puede pensar en términos abstractos, no puede mantener esos pensamientos cuando le provocan demasiada ansiedad. Y el principio Von Domarus, mientras que la persona normal interpreta los eventos con base en sus características objetivas, el esquizofrénico los interpreta de un podo idiosincrásico, y poco realista. (Von Domarus, 1994)
La familia
Con base en las teorías freudianas, surge la idea que las relaciones familiares determinan en gran parte el que la persona muestre una conducta desadaptada el tipo de tal conducta. El trabajo que Freud realizó no eran personas no psicópatas, Y no fue sino hasta 1948, año en que se publico el trabajo de Frieda de Fromm-Richmann sobre la madre esquizofrénica, cuando los investigadores empezaron a tomar importación a la familia y sus interacciones.
Frieda describió un tipo de conducta de las madres a sus hijos que en su opinión estaba relacionada con el desarrollo de la esquizofrenia. Esta madre fomenta el Infantilismo en sus hijos al indicarles que es lo que deben de hacer y pensar. Y en términos muy generales la sobreprotección. Esta idea se refleja en la hipótesis de la doble ligadura descrita por Greorgy Batenson 1956. Según la cual, los padres transmiten a sus hijos mensajes y órdenes que requieren respuestas contradictorias. Así al niño le ve mal si trata de complacerlos, y también si no lo hace.
Theodore Lidz, 1967 es otro investigador que ha observado las relaciones entre el niño y su familia, así como las relaciones entre la madre y el niño. Acuñó a dos conceptos, que según cree, caracteriza al matrimonio de los padres esquizofrénicos. La crisis marital, en la que se da cuando un padre, intenta poner al hijo en contra de la madre, o viceversa. Y la deformación marital, es cuando uno de los dos padres muestra grave psicopatología y el otro lo acepta y ve como normal. Lidz concibe a la esquizofrenia como un fenómeno cultural, y considerado que la familiares el acepto ambiental más importante.

LA SOCIEDAD Y LA ESQUIZOFRENIA
Más de 50 estudios realizados en Canadá, Dinamarca, Finlandia, Gran Bretaña, Noruega, Suecia, Taiwan y E.U. han reportado que los diagnósticos de esquizofrenia son más frecuentes entre personas de clase baja que entre los de clase media y alta. Quizás el diagnostico este relacionado con el tipo de contacto terapéutico que tenga la persona. Muchas terapeutas que tratan a las personas de clase alta se muestran renuentes a diagnosticar esquizofrenia debido a las consecuencias que esto acarraría al paciente.
Turner y Wagnenfeld, 1967 describieron que se dan clases bajas porque es el resultado de poca habilidades para enfrentarse a la vida no que sus pocas habilidades resulten del estrés de vivir en clase baja.
La teoría de la diátesis y el estrés, da por sentado que se necesita una combinación de herencia y estrés para producir esquizofrenia. (Rogler y Hollingshead, 1965)

ENFOQUE PSICOANALÍTICO
Plantear un abordaje de los trastornos esquizofrénicos desde el marco del psicoanálisis y en concreto desde la teoría desarrollada por Sigmund Freud es hablar necesariamente de la psiconeurosis.
El término neurosis fue introducido por primera vez en 1777 por William Cullen quien la define como una afección psicógena con síntomas caracterizados en la expresión simbólica de un conflicto psíquico y que tiene su origen en la historia infantil del que la padece.
Para el psicoanálisis (Freud, 1895) los síntomas neuróticos son: trastornos de la conducta, de sentimientos e ideas que se generan como defensa contra la angustia.
El carácter neurótico del Yo se puede distinguir por la falta de buenas relaciones y de equilibrio interior satisfactorio.
Freud menciona que en la primera infancia, cuando se da la emergencia de pulsiones sexuales es probable que se genere un trauma el cual desencadene una represión la cual se convierta en neurosis infantil.
Tras haber establecido la etiología sexual de las neurosis, Freud emprendió la tarea de distinguirlas según sus aspectos clínicos y sus mecanismos.
De un lado, situó a la neurastenia y a la neurosis de angustia, cuyos síntomas provienen directamente de la excitación sexual sin intervención de un mecanismo psíquico (la primera ligada a un modo de satisfacción sexual inadecuado, la masturbación, y la segunda, a la ausencia de satisfacción) (Sobre la justificación de separar de la neurastenia un determinado síndrome en calidad de «neurosis de angustia» 1895). A estas neurosis, a las que agregará luego la hipocondría, llamará neurosis actuales.
Cuadro 2. Características de la neurosis
NEUROSIS
ACTUALES PSICOSIS DE DEFENSA
(REPRESIÓN)
Neurastenia Neurosis de angustia Inconciliables con el
Yo Obsesiones y fobias
Satisfacción sexual inadecuada: masturbación Ausencia de satisfacción -Histeria
-Excitación
*Terreno corporal *Terreno psíquico

Del otro lado, situó a las neurosis en las que interviene un mecanismo psíquico de defensa (la represión), a las que denomina psiconeurosis de defensa. En ellas la represión se ejerce sobre representaciones de orden sexual que son «inconciliables» con el yo, y determina los síntomas neuróticos: en la histeria, la excitación, desligada de la representación por la represión, es convertida en el terreno corporal; en las obsesiones y la mayoría de las fobias, permanece en el terreno psíquico, para ser desplazada sobre otras representaciones (Las neuropsicosis de defensa, 1894).
Freud observa luego que una representación sexual sólo es reprimida en la medida en que ha despertado la huella anémica de una escena sexual infantil que ha sido traumatizante; postula entonces que esta escena actúa après-coup de una manera inconsciente para provocar la represión (Nuevas puntualizaciones sobre las neuropsicosis de defensa, 1896). La «disposición a la neurosis» parece depender entonces de acontecimientos sexuales traumatizantes realmente ocurridos en la infancia (en particular, la seducción). Después, Freud reconocerá el carácter poco constante de la seducción real, pero mantendrá que la neurosis tiene su origen la primera infancia.
Para 1914, Freud divide a las psiconeurosis en:
• Narcisistas (expresión en desuso que corresponde a la psicosis) en la cual la libido inviste al Yo y no es movilizable por la vía analítica.
• De transferencia (Introducción del narcisismo, 1914) donde se encuentra la histeria, la neurosis obsesiva y la histeria de angustias; todas ellas caracterizadas por la libido que es investida en objetos fantasmáticos y es fácilmente transferible al psicoanalista.
De acuerdo con Freud, el Edipo es el complejo nuclear de las neurosis; en este, la tarea del hijo consiste en desprender de su madre sus deseos libidinales para volver a ponerlos en un objeto ajeno real para así lograr que la madre se reconcilie con el padre, el complejo de Edipo se resuelve debido a la angustia de castración que sufre el niño si esto no sucede entonces se dará una neurosis.
Por su parte, Lacan afirma que lo patógeno es la discordancia entre lo que el sujeto percibe del padre real y la función paterna simbólica (El mito individual del neurótico, 1953), con esto se puede entender que por padre real nos referimos a lo que realmente es el padre y lo que representa en esa familia, y por la función paterna simbólica entendemos el rol social que se le asigna y las diferentes atribuciones que la misma sociedad le pone según para ser un buen padre. El problema es que tal discordancia es inevitable y por lo tanto es peligroso atribuir la neurosis a lo que los padres le hicieron o no le hicieron sufrir al niño. Se vuelve a encontrar aquí la cuestión que se le había planteado a Freud desde sus principios, a propósito de la cual terminó concluyendo que, en la neurosis, lo que importa es la «realidad psíquica».
Retomando la expresión mito individual, Ch. Melman insiste en la importancia de la historización en la constitución de la neurosis. Resalta que hay un rechazo de la situación general común: rechazo de la aceptación de la pérdida del objeto, que, desde entonces, es atribuida no a una exigencia del padre sino a una historia estimada como original y exclusiva (y que forzosamente no lo es: insuficiencia del amor materno, impotencia del padre real, trauma sexual, nacimiento de un hermano o hermana, etc.). Allí donde el mito edípico, mito colectivo, abre una promesa, el mito individual del neurótico hace perenne un daño. Y si bien hay también allí una fijación al padre, es por el reclamo que se le dirige de reparar ese daño.
Así, no sólo al padre y a la madre el neurótico permanece atado, sino, más ampliamente, a una situación original que su mito individual organiza. Ch. Melman observa que esta situación está estructurada como un libreto y que este libreto va a repetirse a lo largo de toda la vida imponiendo sus estereotipias y su fracaso a las diversas circunstancias que se presentarán.
Esta captura en un libreto es propia de la neurosis. En la psicosis, no hay drama edípico que pueda ser representado. En la fobia, que es de un tiempo anterior a la neurosis, hay repetición de un elemento idéntico que es el elemento fobígeno, pero que no se inscribe en un libreto. En cuanto a la perversión, se caracteriza por un montaje inmutable que tiene como objetivo dar acceso al objeto sin acordar un lugar ni una historia a personajes específicos. De este modo, «lo real establecido en la infancia va a servir de modelo para todas las situaciones por venir, la vida se presenta como un sueño sometido a la ley del corazón [expresión de Hegel retomada por Lacan] Y al desprecio de una realidad forzosamente distinta, y el conflicto sigue siendo el de antaño» (Ch. Melman, Seminario 1986-87, inédito). El punto fundamental, en razón de sus consecuencias clínicas, es que el libreto desemboque en el fracaso: «La manera en que el neurótico aborda lo real muestra que reproduce, incambiada, la situación del fracaso originario».
La psicosis es la perturbación del nexo entre el Yo y el mundo exterior (Freud, 1923).
En la amentia de Meynert -la confusión alucinatoria aguda, acaso la forma más extrema e impresionante de psicosis-, el mundo exterior no es percibido de ningún modo, o bien su percepción carece de toda eficacia; esta no solo se rehúsa a admitir nuevas percepciones, también resta el valor psíquico (investidura) al mundo interior, que hasta entonces subrogaba al mundo exterior como su copia; el yo se crea, soberanamente un nuevo mundo exterior e interior, y hay dos hechos indudables: que este nuevo mundo se edifica en el sentido de las mociones de deseo del ello, y que el motivo de esta ruptura con el mundo exterior fue una grave frustración {denegación} de un deseo por parte de la realidad, una frustración que pareció insoportable.
Acerca de otras formas de psicosis, las esquizofrenias, se sabe que tienden a desembocar en la apatía afectiva, es decir, la pérdida de toda participación en el mundo exterior. Con relación a la génesis de las formaciones delirantes, algunos análisis nos han enseñado que el delirio se presenta como un parche colocado en el lugar donde originariamente se produjo una desgarradura en el vínculo del yo con el mundo exterior. Si esta condición (el conflicto con el mundo exterior) no es muy grave, se puede concluir que de acuerdo con el cuadro clínico de la psicosis, los síntomas permanecen ocultos con el intento de curación o reconstrucción. De todos modos, la etiología común para el estallido de una psiconeurosis o de una psicosis sigue siendo la frustración, el no cumplimiento de uno de aquellos deseos de la infancia, eternamente indómitos, que tan profundas raíces tienen en nuestra organización comandada filogenéticamente. Esa frustración siempre es, en su último fundamento, una frustración externa; en el caso individual, puede partir de aquella instancia interna (dentro del superyó) que ha asumido la subrogación del reclamo de la realidad. Ahora bien, el efecto patógeno depende de lo que haga el yo en semejante tensión conflictiva: si permanece fiel a su vasallaje hacia el mundo exterior y procura sujetar al ello, o si es avasallado por el ello y así se deja arrancar de la realidad, Pero esta situación en apariencia simple se complica por la existencia del superyó, quien, en un enlace que aún no logramos penetrar, reúne en sí influjos del ello tanto como del mundo exterior y es, por así decir, un arquetipo ideal de aquello que es la meta de todo querer-alcanzar del yo: la reconciliación entre sus múltiples vasallajes.
Así pues, los diferentes tipos de psicosis en niños pueden ser entendidos como distorsiones psicopatológicas de las fases normales del desarrollo del Yo y de sus funciones dentro de una relación primaria madre-hijo.

CONCLUSIONES

Con base en lo anteriormente mencionado, podemos concluir:
• La esquizofrenia es un trastorno de la personalidad con una alteración en la percepción y pensamiento que se manifiesta por medio de alucinaciones y delirios en cuanto a la interacción del individuo enfermo con el mundo exterior. Fisiológicamente se puede observar un aumento en el tamaño de los ventrículos cerebrales y un exceso en la actividad de los neurotransmisores dopaminérgicos.
• El diagnóstico de la esquizofrenia infantil se basa en los mismo criterios para diagnosticar a un adulto pero se debe poner mayor énfasis en: la capacidad cognoscitiva del niño (desarrollo del lenguaje, memoria, habilidad de raciocinio entiendo ésta como la capacidad de diferenciar el mundo interior del mundo exterior; y atención.)
• La dificultad de dar un diagnóstico de esquizofrenia infantil consiste en que el niño no se encuentra estrictamente regido por el superyó lo cual nos indica que existe una mayor espontaneidad e imaginación regida por el ello.
• Debido a que en la infancia la construcción de la psique se encuentra en proceso se debe tener cuidado en los síntomas que presente el pequeño pues hasta cierto punto es “normal” y entendible que el niño tenga amigos imaginarios y se cree un propio mundo de fantasía; el problema se crea cuando este tiene dificultad para relacionarse con los demás y no muestra apego y/o afecto hacia sus padres.

• Siguiendo a fondo la teoría psicoanalítica podemos decir que la esquizofrenia se debe a la perturbación del nexo que existe entre el yo y el mundo exterior debido a alguna frustración que se vivió en la infancia; presentando como síntoma los delirios que vienen siendo un parche que se coloca en el lugar donde hubo una ruptura con el nexo ya mencionado.
• Con base a los estudios realizados por diferentes autores y los enfoques teóricos que analizamos en esta investigación, encontramos que el factor predominante es la familia.
• El estudio de la esquizofrenia infantil debe profundizarse más en el aspecto familiar entendiendo a la familia como el núcleo genético y social de donde dependerá el desarrollo o no de la enfermedad en los integrantes de la misma.

Referencias
Barlow, David H., Durand Mark, Psicología Anormal -Un Enfoque Integral-
Segunda edición, Thomson Learning

Bender, L (1968) Teoría y Tratamiento de la Esquizofrenia en la Infancia, biblioteca
de la Historia de la Investigación del Autismo, el Conductismo y Psiquiatría
http://www.neurodiversity.com/library_bender_1968.html

De la Fuente, R. (1998) Psicología Médica
Nueva Edición

Mardomingo, M., Psiquiatría del niño y del adolescente
http://books.google.com/books?id=l1prN154iFgC&pg=PA13&lpg=PA13&dq=%22ESQ...

Moreno, Esther (2001), Esquizofrenia, Psicología online
http://www.psicologia-online.com/.../esquizofrenia1/index.shtml

Quiroga, Alejandro, Psicoanálisis
http://psicopag.galeon.com/psicoanalisis.htm

Sigmund Freud / Obras Completas de Sigmund Freud. Standard Edition.
Ordenamiento de James Strachey / Volumen 19 (1923-25). El yo y el ello y otras
Obras / Neurosis y psicosis. (1924 [1923])
Neurosis y psicosis. (1924 [1923])

Imagen de Raquel

Hola. He leido atentamente

Hola. He leido atentamente este trabajo que resulta muy interesante pero amplio tal vez para mi que soy una persona no muy entendida en el tema.
quiero comentar la historia de mi hermano, quien tiene hoy 26 años. El es el menor de 8 hermanos, con una diferencia de edad de10 años con el menor de los 7 anteriores. Mi mama lo dio a luz a los 43 años. nacio por cesarea y a los 3 meses comenzo a tener crisis, que nos dijeron eran connvulsiones, eran muchas por dia, caracterizadas por temblores pero nunca vi se le trabara la lengua o se dieran vuelta los ojos, el diagnostico fue que presentaba de una lesion cerebral que para controlar dichas crisis debian inyectarle una medicacion que en uruguay no habia teniamos que traerla de Gualeguaychu, muy costosas y a veces traiamos de a una, a medida que el dinero aparecia, recuerdo que le decian ACTH, ni idea lo que significaba, se que decian que podia controlar las crisis pero podria ocasionar trastornos en el futuro. se le administraron varias hasta que se pudo, ahora bien un dia no tuvimos mas posibilidades de adquirirlas x lo que se dejo de administar, las crisis no volvieron y los medicos al examinarle a traves de los diferentes examenes, destacaron la ausencia de la lesion...llamese milagro para la flia. Ahora bien hasta que punto el ACTH pudo afectarle como se decia la conducta , la motricidad o movilidad o el intelecto?
El fue un niño especial sobreprotegido por sus hermanos mayores por su sufrimiento pero la vida continuo y cada uno tomo su rumbo.
el quedo solo con papa y mama, era un niño raro, si se lastimaba, se clavo algo en el pie, en vez de llorar o avisar se escondia debajo de las mesas, cortaba cables con tijeras al punto de quedarse pegado a la corriente, y tenia y tiene una obsesion por la corriente, rompe todo lo que es artefacto electrico tratando de buscar no se que.
En su etapa escolar fue buen alumno, intelectualmente sus conocimientos fueron buenos hasta que a los 11 años murio papá y a partir de alli la situacion empeoro. Mama dedicada al trabajo trato de suplir sus necesidades a traves de cosas materiales, que por cierto solo rompia, ropa,calzados, etc.tambien como forma de sobrellevar la perdida, pero el cada dia se sumergia mas en su ausencia, se encerro aun mas en si mismo y la respuesta en la escuela cambio, ya no tenia interes..solo caminaba sin molestar a nadie alrededor de los compañeros y no trabajaba, el ultimo año fue peor...ya no estaba presente en la clase aunque estuviera alli. Las maestras no pudieron ayudarle y lo vio la sicologa de primaria, y dijo que no lo podian ayudar xq el no se abria y no hablaba. El hasta cierta edad se comunicaba con la flia vagamente e incoherentemente, haciendo preguntas incoherentes y repetitivas. En la actualidad se le ha dicho a mi madre que es ezquizofrenico... pero no sabemos como ayudarlo..el no es agresivo..pero hoy en dia, habla solo todo el tiempo, le pega a las paredes o al aire , afirma que nacio en otro pais y no le podemos contradecir xq lo ofende.
raya las pardes todo el tiempo se tapa los oidos y da pataleos en el piso, insulta...pero al aire, a veces reconoce que lucha contra "cosas" que no sabe explicar pero despues se desdice o todo lo que lo vemos hacer dice que el no lo hace. Mira la television en los canales sin señal y pasa el dia mirando igual...y dialogando solo. ya casi no se comunica. Mira hacia los costados todo el tiempo y no quiere que lo llevemos al medico.
Ayer una de mis hermanas llamo al meico y vinieron a buscarlo pero no quiere ir, promete atenderse pero cuando los medicos se van no hay quien lo saque de la casa. el dice que puede solo.
Creo que no consumio drogas peo no puedo afirmarlo, la relacion con mi madre es de mutua dependecncia, hemos cuestionado lo que ella dice acerca de el...como ser que el no puede hacer esto o aquello, al punto que nunca quizo ponerlo hacer un curso de nada aunque lo sugirieramos. El no hace nada en todo el dia, pero aprendio a tocar guitarra solo y es sorprendente lo que hace.
Se que me he desarrollado mucho en el tema pero para que tal vez puedan comprender la situacion,Mi pregunta es si lo de el es ezquisofrenia, es psicosis, si esto puede ser una consecuencia de aquella lesion en el cerebro o la consecuencia de la aplicacion de el ACTH, el factor residual del mismo en su organismo....La verdad que estoy muy limitada para ayudarlo xq mi madre hay cosas que no quier hacer como internarlo y si el no quiere tratrse ella no lo obliga, pero hay un sufrimiento en el y en ella xq a veces enloquece y la desetabiliza, generalmente desde que papa fallecio jamas volvio a dormir x las noches eso hace que la calidad de vida de ella sea muy escasa y la de el tambien. Nunca intento quitarse la vida aunque a veces descubri que tomo blisters de pastillas para dormir ,,,pero mama asegura que el no se queria matar... Es muy dificil no se si me explico y es la primera vez que lo hablo. Que pueden decirme al respecto? Desde ya muchas gracias por leerme.

Imagen de Introvertido paranoide

efectivamente es un caso de

efectivamente es un caso de esquizofrenia que como tu lo dicess la causas fue la droga que le suministraba y la afeccion cerebral que tubo lo que pueden hacer en este caso es medicarlo y llevarlo a un centro de reposo ya que el no es conciete que tiene esta enfermedad mental estas personas son incapas de sentirse enfermo ya que sunfren una desfragmentacion no conciben la realidad

Imagen de posible esquizofrenia

hola ,soy brock madre de un

hola ,soy brock madre de un joven de 16 años de edad el tiene conductas como :hace movimientos atras y adelante cuando se enfrenta a una conversacion o juega frente al tv ,masca sus uñas ,se come sus dedos , se irrita cuando no le sale algo bien ,cuando entro a su habitacion mientras duerme salta de la cama con una expresion a la defensiva se aisla con frecuencia ,cuando pequeño fue maltratado por su padre ,nacio con hiperactividad y defisis atencional ,eso destapo la intolerancia del padre lo cual era mas facil para el padre castigarlo fisicamente sera que eso tambien le afecto ami niño?disculpen pero no se que hacer ante esta situacion ,el neurologo me recomendo urgente llevarlo a un psiquiatra . gracas c.b.n.

Imagen de posible esquizofrenia

hola ,soy brock madre de un

hola ,soy brock madre de un joven de 16 años de edad el tiene conductas como :hace movimientos atras y adelante cuando se enfrenta a una conversacion o juega frente al tv ,masca sus uñas ,se come sus dedos , se irrita cuando no le sale algo bien ,cuando entro a su habitacion mientras duerme salta de la cama con una expresion a la defensiva se aisla con frecuencia ,cuando pequeño fue maltratado por su padre ,nacio con hiperactividad y defisis atencional ,eso destapo la intolerancia del padre lo cual era mas facil para el padre castigarlo fisicamente sera que eso tambien le afecto ami niño?disculpen pero no se que hacer ante esta situacion ,el neurologo me recomendo urgente llevarlo a un psiquiatra . gracas c.b.n.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
If you have a Gravatar account, used to display your avatar.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <img> <h2> <h3>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato